Reuters: Líder disidente de las FARC habría sido asesinado en Venezuela

134

Un alto comandante perteneciente a un grupo de ex rebeldes colombianos que se rearmó tras un acuerdo de paz de 2016 murió en una emboscada en Venezuela, informaron medios colombianos el domingo.

Hernán Darío Velásquez, conocido como El Paisa, es un exmiembro de las ahora desmovilizadas guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Él y varios otros comandantes conocidos dijeron en 2019 que se estaban rearmando y formando una facción llamada Segunda Marquetalia.

Velásquez fue asesinado en un ataque de mercenarios que buscaban sacar provecho de las recompensas disponibles por su captura, informaron medios colombianos, incluido el periódico El Tiempo.

El Tiempo, citando fuentes oficiales de alto nivel, dijo que el ejército colombiano no estuvo involucrado de ninguna manera en la operación, que dijo que tuvo lugar en el estado de Apure.

Ni el Ministerio de Defensa de Colombia ni el Ministerio de Información de Venezuela respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Un portavoz del presidente colombiano, Iván Duque, dijo que la oficina estaba buscando información sobre la supuesta muerte de Velásquez, mientras que el comandante de las fuerzas armadas y el jefe de la policía nacional dijeron que no tenían información.

El gobierno de Duque acusa al presidente venezolano Nicolás Maduro de albergar y proteger a los disidentes de las FARC, pero Caracas ha negado repetidamente las acusaciones.

El ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano, culpó a una disputa por el control del tráfico de drogas entre el ejército venezolano y los grupos armados ilegales por los desplazamientos masivos de venezolanos a Colombia a principios de este año.

Un aviso rojo de la Interpol, que funciona como un tipo de orden de arresto internacional que obliga a los países miembros, incluido Venezuela, a arrestar y extraditar a presuntos delincuentes, se volvió a emitir para Velásquez a principios de este año.

El comandante de Segunda Marquetalia, Iván Márquez, dijo a medios locales la semana pasada que el gobierno de Colombia debe sostener conversaciones con todos los grupos armados para buscar «una paz completa» para el país andino.

Los grupos disidentes cuentan con unos 2.400 combatientes en sus filas, según el gobierno, y luchan contra las bandas criminales y entre ellos por el acceso a la minería ilegal y la producción de cocaína.

Julia Symmes Cobb/ Reuters