Reuters: Venezuela acelerará el cambio de criptomonedas a medida que regresen las sanciones petroleras

47

La petrolera estatal venezolana, PDVSA, planea aumentar el uso de moneda digital en sus exportaciones de crudo y combustible a medida que Estados Unidos vuelve a imponer sanciones petroleras al país, dijeron tres personas familiarizadas con el plan.
La semana pasada, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos dio a los clientes y proveedores de PDVSA hasta el 31 de mayo para cerrar transacciones bajo una licencia general que no renovó debido a la falta de reformas electorales. La medida hará más difícil para el país aumentar la producción y las exportaciones de petróleo, ya que las empresas tendrán que esperar autorizaciones individuales de Estados Unidos para hacer negocios con Venezuela.

Desde el año pasado, PDVSA había estado trasladando lentamente las ventas de petróleo al USDT, una moneda digital también conocida como Tether cuyo valor está vinculado al dólar estadounidense y diseñado para mantener un valor estable. El regreso de las sanciones petroleras está acelerando el cambio, una medida para reducir el riesgo de que los ingresos de las ventas queden congelados en cuentas bancarias extranjeras debido a las medidas, dijeron las personas.


«Tenemos diferentes monedas, según lo que se establece en los contratos», dijo la semana pasada a Reuters el ministro de Petróleo venezolano, Pedro Tellechea, añadiendo que en algunos contratos las monedas digitales podrían ser el método de pago preferido.

El dólar estadounidense es la moneda preferida para las transacciones en el mercado petrolero mundial. Si bien están surgiendo en algunos países, los pagos en criptomonedas no son frecuentes.


El año pasado, PDVSA se vio sacudida por un escándalo de corrupción después del descubrimiento de unos 21.000 millones de dólares en cuentas por cobrar no contabilizadas por exportaciones de petróleo en los últimos años, en parte relacionadas con transacciones anteriores que involucraban otras criptomonedas.


Las exportaciones de petróleo del país han aumentado bajo el gobierno de Tellechea, quien asumió el Ministerio de Petróleo de Venezuela tras el escándalo. Alentadas por las licencias estadounidenses que permiten las ventas, las exportaciones alcanzaron unos 900.000 barriles por día en marzo, la cifra más alta en cuatro años.


LENTO PERO SEGURO
Al final del primer trimestre, PDVSA había trasladado muchos acuerdos petroleros al contado que no implicaban swaps a un modelo de contrato que exigía el pago anticipado de la mitad del valor de cada carga en USDT.

PDVSA también exige que cualquier nuevo cliente que solicite realizar transacciones petroleras mantenga criptomonedas en una billetera digital. El requisito se ha aplicado incluso en algunos contratos antiguos que no establecen específicamente el uso de USDT, dijo una de las personas.


En octubre, cuando Washington emitió la licencia de seis meses que permitía a las casas comerciales y antiguos clientes de PDVSA reanudar sus negocios con Venezuela, la mayoría de ellos recurrió a intermediarios para cumplir con los requisitos de las transacciones digitales.


«Las transacciones en USDT, como PDVSA exige que sean, no pasan por el departamento de cumplimiento de ningún comerciante, por lo que la única forma de hacer que funcione es trabajar con un intermediario», dijo un comerciante, refiriéndose a lo inusual que sigue siendo pagar por petróleo en monedas digitales.


PDVSA ha dependido de intermediarios para sus propias ventas de petróleo, especialmente a China, desde que Estados Unidos impuso en 2020 sanciones secundarias a Venezuela, interrumpiendo su relación con grandes socios comerciales.


MENOS EFECTIVO
Depender cada vez más de intermediarios para las transacciones podría ayudar a PDVSA a eludir las sanciones, pero significará que una porción menor de los ingresos del petróleo terminará en sus bolsillos.


El Ministro Tellechea dijo la semana pasada que el país espera continuar firmando contratos y ampliaciones de proyectos de crudo y gas durante el período de cierre de 45 días establecido por EE.UU., y pedirá a los clientes potenciales que soliciten licencias específicas después de eso.


Los analistas petroleros esperan que incluso si Washington emite rápidamente autorizaciones individuales, la producción, las exportaciones y los ingresos petroleros de Venezuela pronto alcanzarán un techo.


Tellechea rechazó esa opinión, diciendo que PDVSA tiene «una gran fortaleza en el comercio» y está preparada comercialmente para abordar el regreso de las sanciones de Washington.

Marianna Párraga y Deisy Buitrago