Hugo Delgado: Homenaje al periodismo

94

El Premio Nobel de la Paz 2021 fue otorgado a periodistas independientes de Rusia y Filipinas. La filipina, María Ressa, y al ruso, Dmitry Muratov, fueron reconocidos por el Comité Noruego  por sus «esfuerzos para salvaguardar la libertad de expresión que es una precondición para la democracia y la paz duradera».

María Ressa, reseña la BBC de Londres (8 de octubre de 2021), que es cofundadora del sitio noticioso Rappler, fue elogiada por el comité por «usar la libertad de expresión para denunciar el abuso de poder, el uso de violencia y el creciente autoritarismo en su país de origen, Filipinas»,  bajo el gobierno de Rodrigo Duterte. Ha sido arrestada, amenazada  y acusada de distintos delitos. Ha sido reconocida  en mayo 2021 con el Premio Mundial de la Libertad de Prensa Unesco – Guillermo Cano, uno de los más prestigiosos reconocimientos periodísticos del mundo y en 2018 fue nombrada personalidad del año por la revista Time.

Dmitry Maratov es  cofundador del diario independiente Novaja Gazeta, durante décadas ha defendido la libertad de expresión en Rusia bajo crecientes condiciones adversas, informa regularmente  sobre acusaciones de corrupción y abuso oficiales en Rusia. Seis de sus reporteros han sido asesinados, incluyendo Anna Politkovskaya.

Nobel de la Paz a dos periodistas que denuncian abusos del poder

El Nobel de la Paz es un reconocimiento al periodismo y la libertad de expresión. Básicamente porque el cambiante mundo exige más y mejor ejercicio que interprete la realidad y las necesidades fundamentales de la sociedad del siglo XXI. Es una relación  histórica vital para oxigenarla constantemente. José Luis Cebrián (La democracia y el descalabro de las instituciones, El País 19-11-2018) dice: “Se necesita una opinión pública informada, hoy manipulada por las redes sociales, y garantizar el ejercicio de la libertad individual”. Aunque no se ponen en duda los beneficios de Internet y su carácter inicialmente democrático, muchos creen que la democracia está amenazada por las nuevas tecnologías”.

Los ritmos, esquemas y normas de comportamiento en Internet afectan los hábitos reflexivos y deliberativos de la Ilustración, fundamentales para la democracia, afirma Cebrián. “Y aunque la Red sea la consecuencia de una construcción lógica, sus efectos se incrustan en el universo de los sentimientos. De modo que la verdad se ve combatida por la posverdad (fake news); las noticias, por los hechos alternativos, y el razonamiento, por la expresión de las emociones”.

Las redes son una amenaza para la democracia representativa, a afirma Cebrían, pero también es justo reconocer que ella tiene sus culpas: su corrupción, el deterioro de sus instituciones, la mediocridad de sus líderes, el cortoplacismo impuesto por los objetivos electorales y el creciente menosprecio de los derechos y libertades individuales y colectivas. La democracia liberal sobrevivirá si trata a quienes gobiernan como ciudadanos, garantizando la igualdad de derechos  sin discriminación; elecciones periódicas con votaciones libres y secretas; separación de los tres poderes clásicos partiendo del precepto de Montesquieu, y rendición periódica de cuentas. Para ello es perentoria la formación de una opinión pública informada, hoy manipulada por las redes sociales, y garantizar el ejercicio permanente de la libertad individual.

El periodismo tiene vigencia en la sociedad del siglo XXI. Desde la psicopolítica, dice el filósofo alemán de origen coreano, Byung-Chul Han (El País 09-10-2021), debe analizar ese mundo que consigue que “los ciudadanos aceptemos rendirnos mansamente a la seducción del sistema. Con panem et circenses (pan y circo) se refiere Juvenal a la sociedad romana en la que no es posible la acción política. Se mantiene contentas a las personas con alimentos gratuitos y juegos espectaculares”.

Infografía] Premio Nobel de la Paz para los periodistas Ressa y Muratov –  Boyacá 7 Días

Han  enfatiza queMichel Foucault define la filosofía como una especie de periodismo radical, y se considera a sí mismo periodista. Los filósofos deberían ocuparse sin rodeos la actualidad. Yo la intento interpretar con los pensamientos, porque son ellos “los que nos hacen libres”. Ante el reto de entender la transformación del mundo hace énfasis en que “tenemos que domar, civilizar y humanizar el capitalismo. Eso también es posible. La economía social de mercado es una demostración. Pero nuestra economía está entrando en una nueva época: la sostenibilidad.

Si el mundo hoy, tal como lo dice Han, lo “percibimos a través de las informaciones”, es necesario entender que él va más allá de ese concepto, haciendo necesario redimir la vivencia presencial para recuperarlo y hacer del hombre y la sociedad una estructura más sana y compenetrada con los elementos humanos. Al asumir tamaño reto, el periodismo demanda mayor formación, capacidad de  comprensión y compromiso con la verdad y la ética.

Venezuela no está divorciada de las reflexiones de Han o Cebrián, temas como la debilidad institucional, la corrupción, el poder tergiversado, la exclusión, la desigualdad, la violación de los derechos humanos y el rezago tecnológico, son retos que el periodismo nacional asume diariamente.

Para entender  una de esas distorsiones, Ender Arenas (Sobre la corrupción, 9 de octubre de 2021), señala: En Venezuela, la corrupción ha actuado como una mediación organizadora del hecho estatal, cuestión que es fácil de constatar en la historia venezolana. El Estado y sus gobiernos han cementado su unidad porque su “legitimidad” se basa en el reparto de beneficios y dadivas.

Otro fenómeno es la  relación con el poder en Venezuela, Neuro Villalobos en Los espíritus burlones de la política (7-10-2021) escribe que a Maduro, “el jefe de su pandilla lo ungió basado en su jerarquía y poder, lo cual lo impulsó a ser el capo de las mafias gobernantes, pero, con una diferencia, su concepción del poder es hedonista, lo que le importa es el placer de mandar, la erótica del poder que manifiestan algunos, en las que todas las perversiones del ser humano están permitidas.

Pero  este fenómeno también ocurre con otro socio de la izquierda de Latinoamérica: el dictador de Nicaragua, Daniel Ortega, que también va a elecciones en el venidero mes de noviembre.  Dice uno de sus perseguidos y antiguo aliado, el escritor Sergio Ramírez (09-10-2021) al analizar lo ocurrido allá: “Todo régimen termina agotándose. Mientras un régimen más concentra poder, más se debilita. Parece paradójico, pero así es. Mientras un régimen más cierra los caminos, más concentra poder, más abusos comete, menos posibilidades de que un país respire, más se está cerrando sus propias puertas”.

Siguiendo con el tema electoral, para el periodismo nacional es un reto dimensionar la contienda que se avecina el 21N, más cuando el régimen arreció la presión sobre los  medios de comunicación y los periodistas críticos.  En su editorial del 09-10-2021, el sancionado periódico opositor, El Nacional, advierte que “quedaron en veremos la revisión imparcial del registro electoral y de las dichosas máquinas, las inhabilitaciones y pare usted de contar. Es por esta razón que estos comicios siguen teniendo el sello de antidemocráticos, aunque la oposición las valide de cierto modo con su participación”.

Sectores del periodismo venezolano ejercitan esa constante de “búsqueda de la verdad”, analizando los distintos tópicos distorsionantes de su realidad, pero también hay que reconocer la deshonestidad de medios y profesionales de la comunicación que prestan su pluma para defender los abusos de poder del régimen o los intereses de las hordas empeñadas en proteger sus negocios o deshonestas alianzas, disfrazadas de con máscaras de demócratas u opositores.

Irónicamente, luego de conocerse el veredicto del Comité del Nobel, uno de los enemigos acérrimos de Muratov, el Kremlin del autócrata Vladimir Putin, lo felicitó. Su portavoz, Dmitry Peskov, expresó: «Él trabaja persistentemente de acuerdo con sus propios ideales, está dedicado a ellos, tiene talento y es valiente» (BBCMundo 8 de octubre de 2021). El verdugo saludando a su víctima.

@hdelgado10