EEUU afirma que extradición de Saab no tiene razones políticas

80
AP Photo/Carolyn Kaster

El portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Ned Price, rechazó que la extradición de Alex Saab de Cabo Verde a Estados Unidos tenga que ver con las negociaciones entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana e instó, por tanto, a Caracas a reanudar los contactos.

«Es difícil para los regímenes autocráticos comprender cómo funcionamos (…). La aplicación de la ley es independiente de la política. Los cargos penales contra Alex Saab son muy anteriores y no tienen relación con las negociaciones políticas» entre el régimen y la oposición.


«El régimen de Maduro ha dejado muy claro que está poniendo una vez más sus intereses por encima de los del pueblo venezolano. Ponen el caso de un individuo por encima del bienestar de millones de venezolanos», argumentó.

En cualquier caso, Price subrayó que Washington apoya las negociaciones de México. Además, el portavoz del Departamento de Estado se refirió a los seis antiguos ejecutivos de la empresa Citgo, filial estadounidense de la petrolera estatal venezolana PDVSA, puestos bajo custodia por cargos de corrupción poco después de conocerse la extradición de Saab. Se trata de ciudadanos estadounidenses que llevan cuatro años «erróneamente retenidos».

«El régimen de Maduro los mantiene detenidos como una palanca política (…). Instamos al régimen a ponerlos de inmediato en libertad», emplazó.

«Detener y retener a individuos por un mero beneficio político es una práctica que no debe tener lugar en el mundo moderno», resaltó.

Alex Saab, presunto testaferro del dictador venezolano Nicolás Maduro, compareció este lunes por primera vez ante un tribunal federal de Miami para ser notificado formalmente de ocho acusaciones de lavado por varios cientos de millones de dólares provenientes de negocios corruptos con Caracas.

En una breve audiencia por Zoom, el magistrado John O’Sullivan dijo que Saab permanecerá detenido por ahora y fijó una nueva audiencia judicial para el 1 de noviembre. El procedimiento tuvo lugar dos días después de la extradición de Saab desde Cabo Verde, que tensó aún más las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos.

Saab participó desde la prisión federal donde está detenido.

Después de ser extraditado el sábado, el régimen de Maduro anunció que suspendía su participación en el proceso de diálogo con la oposición, avalado por Estados Unidos y que ocurría en la capital de México. Las conversaciones debían reanudarse el domingo y el régimen venezolano había pedido que Saab fuera incorporado a la mesa de diálogo como uno de sus diplomáticos.

La oposición pidió la víspera que las conversaciones se reanuden.

Europa Press