Kaled Yorde: Deconstrucción de la civilización occidental (Parte II y última)

184

A) En la terminología de Lyotard todas estas formas de ver las cosas -la mitología, la historia, la religión, la política, la ciencia, el arte, la filosofía, los propios filósofos ABC (Aristoteles, Buda y Confucio)- son sólo «metarrelatos» ó «grandes relatos». Para el filósofo francés y la generacion de posmodernistas que él y Derrida engendraron, estos relatos son cuentos grandilocuentes y exagerados que nos inventamos para intentar conferir un sentido a nuestra vida y al mundo que nos rodea. Y, ¿qué hay de malo en ello? – se pregunta Lyotard? Él lo explica así: » En la sociedad y cultura contemporáneas, la sociedad posindustrial, la cultura posmoderna, estos grandes relatos han perdido toda credibilidad, sea cual fuere el modo de unificación que utilicen, sean relatos especulativos o emancipadores. Esto en Venezuela se le llama despectivamente meter «cuentos chinos», vacíos de verdad alguna. (Está opinión de los «cuentos chinos» que se agrega es de quien escribe este articulo).


De esa manera Lyotard descalifica todas las formas posibles de ver las cosas, salvo sus propias ideas, desde luego, su forma «anti-forma», la cual llama «grandes relatos» y aduciendo que no tienen ninguna credibilidad.


Este es el mantra que millones de estudiantes en Occidente llevan décadas repitiendo
inmersos como están en un adoctrinamiento politico que pasa por la educación superior en las uníversidades: «No hay ninguna forma creíble de entender ni explicar nada»!
Ninguno de los credos acuñados hasta la fecha desprecia tanto la verdad y la realidad como éste, y ninguno de los mantra inventados hasta la fecha podría hundir más el alma humana en una ciénaga de caos y confusión.

En realidad lo que Lyotard les está diciendo a más de mil millones de cristianos es que el cristianismo no tiene ninguna «credibilidad»; les está diciendo a más de mil millones de musulmanes que el Islam no tiene ninguna «credibilidad»; les está diciendo a más de mil millones de hinduistas que la filosofia vedica no tiene ninguna «credibilidad»; les está diciendo a más de mil millones de chinos que lo que enseñó Confucio no tiene ninguna «credibilidad».


Lyotard está diciéndole a todos los científicos aristotélicos del mundo que la ciencia no tiene ninguna «credibilidad»; a todos los capitalistas del mundo que el capitalismo no tiene ninguna «credibilidad»; a todos los ciudadanos de todos los Estados democráticos modernos del mundo que la democracia y el modernismo no tienen ninguna «credibilidad».

B) «El POSMODERNISMO degrada todas las perspectivas compartidas, censura todas las aspiraciones comunes y destruye todos los intentos de unir a la humanidad.» (Lou Marinoff).
Lyotard explica lo siguiente: «El sentimiento de lo sublime no es la universalidad moral ni la universalización estética; sino, más bien, la destruccion de una por la otra en la violencia de su diferendo…
Por «diferendo», el señor Lyotard entiende las diferencias conceptuales y linguisticas que dividen a las personas, con una insistencia fanática en que ningún paradigma es «más verdadero» que otro en teoría y en que ningún sistema funciona «mejor» que el otro en la práctica. (¿Notan los amables lectores el manejo que hace el filósofo de marras en aras de la colonización del lenguaje y el palabrerío de corte filosófico posmodernista para darle una pincelada de intelectualidad y academisismo a semejante teoría, tan absurda como disparatada?


«El Posmodernismo de Lyotard, Derrida y sus adlateres, es un metaparadigma de artificios, tras el cual acecha agazapado y frustrado pero implacable, un TROTKISTA decidido a no cejar en su intento de destruir Occidente». ( Lou Marinoff)
Así pues, Lyotard denuncia los avances científicos, tecnológicos, politicos y socio-economicos más importantes de la historia de la humanidad, y los llama » síntomas «.
¿Cuál vendría a ser esa enfermedad que asoma sus síntomas? – se pregunta Lou Marinoff, autor del maravilloso libro El ABC DE LA FELICIDAD-. Según Lyotard, «es la historia integra del imperialismo cultural desde los albores de la civilización occidental»! Ya, con lo que hasta ahora dice Lyotard, se nota la costura, el pelaje negro del lobo marxista versión Trotskista del Posmodernismo que se infiltro en el sistema educativo superior y medio de este país y el resto de Occidente, en su vil propósito de lavado de cerebros para degenerar a la juventud, castrandola de valores y de fundamentos éticos- morales y familiares de la tradición judeo- cristiana

C)El POSMODERNISMO concibe la civilizacion occidental como una «enfermedad», precisamente porque todas las pruebas objetivas demuestran de forma concluyente que el paradigma de Occidente moderno ofrece a sus ciudadanos más libertad, más oportunidades y más esperanzas que ningun otro paradigma del mundo. La modernidad de Occidente es el motor de la globalizacion, con mucha gente que la aplaude y otros que la vituperan y condenan.

D)El POSMODERNISMO es la descomposion de los valores de rectitud e integridad; el vademécum de los anti- valores ; se trata de un cáncer a nivel intelectual y educativo que relativiza la moral y el amor por la patria y su soberania. Unos de sus primeros nefastos efectos es el odio que sienten los jóvenes hacia sus paises y familias( padres y parientes cercanos) ; otro es el incentivo de la desobediencia, la inconformidad, rebeldía sin causa, drogadiccion y libertinaje sexual. Es toda una enfermedad que sin diagnosticar, hace estragos en el ADN cultural de Occidente. Como bien lo sabía el marxista- comunista radical italiano Antonio Gramski, » uno puede destruir una civilización sin hacer ni un sólo disparo, adueñandose de sus instituciones culturales.»
El compañero de Lyotard en su propósito de destruir la cultura occidental fue Derrida, francés también.
Derrida desarrolló la herramienta de la «deconstruccion» a través del desmantelamiento del pensamiento y el lenguaje, ladrillo por ladrillo. ¿ No notan los amables lectores la tendencia del momento de cambiar palabras y expresiones al nombrar las cosas? ¿Creen ustedes que esto es pura casualidad o una tendencia de moda pasajera?
Derrida hizo con las ideas y palabras exactamente lo que Lyotard había hecho con los paradigmas: Las despojó de su significado. Hoy todo es igual: Lo bueno y lo malo, el error y el acierto; defectos y virtudes. Todos pueden quebrantar las leyes, cometer infracciones de toda índole, irrespetar a los demás, a ser impudicos,.por estar de moda la banalazacion del mal.
Textualmente Derrida acota: «El lenguaje no tiene ningún significado en absoluto y se refiere a las cosas con la única finalidad de crear estructuras de poder, mediante las que sus creadores pueden ejercer un dominio jerárquico, como por ejemplo, la HEGEMONIA PATRIARCAL DEL VARON BLANCO HETEROSEXUAL.


En el léxico coloquial venezolano a esto se le dice: Cojan pelotas!!

@kaledyorde