Confirmado!!! Aliado de Maduro extraditado a EEUU por cargos de lavado de dinero

126

Un fugitivo de alto rango cercano al gobierno socialista de Venezuela fue puesto en un avión a Estados Unidos para enfrentar cargos de lavado de dinero, confirmó el sábado un alto funcionario estadounidense.

Alex Saab estaba en un vuelo fletado por el Departamento de Justicia desde Cabo Verde, donde fue arrestado hace 16 meses mientras hacía una parada en el camino a Irán para lo que el gobierno de Nicolás Maduro describió más tarde como una misión diplomática humanitaria.

El funcionario habló con la condición de no ser identificado.

La llegada de Saab a Estados Unidos complicará las relaciones entre Washington y Caracas, posiblemente interrumpiendo las incipientes conversaciones entre el gobierno de Maduro y sus oponentes respaldados por Estados Unidos que tienen lugar en México.

Maduro criticó el mes pasado a Estados Unidos por el «secuestro» y la «tortura» de Saab, un empresario de Colombia que, según los fiscales, amasó una fortuna manejando y negociando en nombre del gobierno socialista, que enfrenta fuertes sanciones estadounidenses.

Las autoridades estadounidenses han estado apuntando a Saab durante años, creyendo que tiene numerosos secretos sobre cómo Maduro, la familia del presidente y sus principales asesores desviaron millones de dólares en contratos gubernamentales para alimentos y vivienda en medio del hambre generalizada en la rica Venezuela.

Sin embargo, sus defensores, incluido el gobierno de Maduro y los aliados de Rusia y Cuba, consideran que su arresto es ilegal y sostienen que Saab fue un enviado diplomático del gobierno venezolano y, como tal, posee inmunidad de procesamiento mientras se encuentra en asuntos oficiales.

El argumento no logró persuadir al Tribunal Constitucional de Cabo Verde, que el mes pasado autorizó su extradición después de un año de disputas por parte del equipo legal de Saab, que incluye al ex juez español Baltasar Garzón y BakerHostetler, una de las firmas más grandes de Estados Unidos.

Los fiscales federales en Miami acusaron a Saab en 2019 por cargos de lavado de dinero relacionados con un supuesto plan de soborno que se embolsó más de $ 350 millones de un proyecto de vivienda para personas de bajos ingresos para el gobierno venezolano.

Por otra parte, Saab había sido sancionado por la administración anterior de Trump por supuestamente utilizar una red de empresas fantasmas que se extienden por todo el mundo – en los Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Hong Kong, Panamá, Colombia y México – para ocultar enormes ganancias de no licitar, sobrevalorado contratos de alimentos obtenidos mediante sobornos y comisiones ilegales.

Algunos de los contratos de Saab se obtuvieron mediante el pago de sobornos a los hijos adultos de la primera dama venezolana Cilia Flores, alegó la administración Trump. Comúnmente conocidos en Venezuela como «Los Chamos», jerga para «los niños», los tres hombres también están siendo investigados por fiscales en Miami por presuntamente formar parte de un plan para desviar $ 1.2 mil millones de la compañía petrolera estatal de Venezuela, dos personas conocidas con la investigación de Estados Unidos dijo a The Associated Press.

Pero aunque en privado los funcionarios estadounidenses han descrito durante mucho tiempo a Saab como un testaferro de Maduro, no se lo identifica como tal en los documentos judiciales.

La administración anterior de Trump había hecho de la extradición de Saab una prioridad máxima, y ​​en un momento incluso envió un buque de guerra de la Armada al archipiélago africano para vigilar al cautivo.

A su vez, el gobierno de Maduro se ha opuesto con vehemencia al enjuiciamiento de Saab como un intento velado de cambio de régimen por parte del gobierno de Estados Unidos.

El caso de alto perfil amenaza con paralizar las negociaciones patrocinadas por Noruega destinadas a superar la larga crisis económica y el tira y afloja político de Venezuela. El mes pasado, el gobierno nombró a Saab para su equipo de negociación y otros enviados llegaron a México con carteles que decían «Liberen a Alex Saab».

JOSHUA GOODMAN/AP

@APJoshGoodman