Wall Street atraviesa la crisis más fuerte en décadas

45
A trader looks at his screens during a trading session at Frankfurt's Stock Exchange, as markets react on the coronavirus disease (COVID-19), Germany, June 12, 2020. REUTERS/Kai Pfaffenbach

Después de lo que fue un jueves negro, los principales índices estadounidenses continúan desplomándose este viernes y, al parecer, esto está lejos de acabar.

El mercado de valores estadounidense está atravesando la crisis más fuerte en décadas. Tanto es así que el índice S&P 500 registró los peores cuatro primeros meses de un año desde 1939 y, según Bank of America, las caídas están lejos de terminar.

“Todavía no hemos visto el mínimo en las acciones“, comentó el jefe de estrategas de BofA, Michael Hartnett, por lo que los inversores se refugiaron en los bonos del Tesoro de Estados Unidos, tal como mostraron los datos de EPFT Global.


El jueves, cuando las acciones se hundían, el Nasdaq 100 registró una pérdida del 5,1%, la mayor caída desde septiembre de 2020. Además, el índice tecnológico acumula un retroceso de casi 22% en lo que va del año.

“La parálisis en lugar del pánico describe mejor el posicionamiento de los inversores”, escribió Hartnett, haciendo referencia a que el mercado está lidiando con la forma de valorar la inflación y la desaceleración del crecimiento.


“El ‘shock de la recesión’ se incluyó en el precio demasiado rápido; esto es un problema, ya que los datos económicos más fuertes de lo esperado en la primera mitad están causando que el mercado tome en cuenta un shock de tasas/inflación más largo/más grande”


A pesar de este difícil contexto, Hartnett destacó que desde enero de 2021 entró al S&P 500 1.1 billones de dólares, lo que significa que los inversores están “bajo el agua, pero solo un poco” por ahora.

Comprando el “dip”
Según información que compartió Verity Data, muchos insiders están comprando la caída de sus propias empresas, como los CEOs de Intel y General Electric.

También hay que mencionar a inversores de renombre como Cathie Wood y Warren Buffett, que siguen adquiriendo acciones mientras los mercados se desploman.

Bit Finanzas