EE UU aprueba el envío de armas aliadas a Ucrania en medio de las tensiones

85

La revista Político informó que los aliados bálticos de la OTAN: Estonia, Lituania y Letonia, podrán transferir a Ucrania armas de fabricación estadounidense como misiles antiblindaje y antiaéreos.

El Departamento de Estado ha dado luz verde este jueves a tres aliados de la OTAN para que envíen a Ucrania misiles antiblindaje y otras armas fabricadas en Estados Unidos, en una decisión que se produce en medio de la tensión generada ante una posible intervención de Rusia en territorio ucraniano.

«Están a la intemperie»: desplazados venezolanos se refugian en Colombia
La revista Político informó que los aliados bálticos de la OTAN: Estonia, Lituania y Letonia, podrán transferir a Ucrania armas de fabricación estadounidense como misiles antiblindaje y antiaéreos.

Washington recibió sendas solicitudes al respecto en las últimas semanas de los tres países bálticos y la última de ellas fue aprobada el miércoles, según un funcionario de la administración del presidente Joe Biden que habló con Político bajo condición de anonimato.

Rusia pide poner fin a «campaña informativa antirrusa» en torno a Ucrania
El gobierno de Biden también comenzará el proceso de envío de misiles antiblindaje, municiones y otros equipos por valor de 200 millones de dólares a Ucrania en los próximos días.

Según las regulaciones de control de exportaciones, los tres países debían obtener la aprobación del Departamento de Estado antes de transferir sus armas a Ucrania.


La revista estadounidense asegura que el funcionario de la administración consultado se negó a enumerar las armas específicas cuya transferencia se ha aprobado.

Estas decisiones se producen cuando los funcionarios estadounidenses intensifican sus advertencias y su temor ante una posible invasión rusa de Ucrania.

El presidente Biden se refirió este miércoles a la escalada de tensión con Moscú y advirtió de que «será un desastre para Rusia» si finalmente decide invadir Ucrania, y reiteró su amenaza de imponer fuertes sanciones económicas.

El mandatario agregó que Moscú rendirá cuentas, aunque matizó que las medidas que Estados Unidos y sus socios adopten dependerán del tipo de intervención militar que Rusia opte por hacer.