Kaled Yorde: En el día de acción de gracias

259


Para la cultura norteamericana, canadiense y de otros contados países, el Dia de Accion de Gracias es una fecha especial en sus costumbres sociales y tradiciones familiares. Es algo que identifica al pueblo con tinta indeleble. 

En Norteamerica esta festividad fue proclamada por el presidente Lincoln en 1863, siendo declarada oficialmente por el Congreso estadounidense en 1941, como dia festivo.

Agradecerle al Hacedor por la vida, la salud, familia,  paz mental y la armonía con el Infinito, por la prosperidad  y el aprecio y la consideracion de la gente, etc., es un Valor Humano monumental.

El agradecimiento pertenece a la categoría  RECTA ACCION  en la tabla de clasificación de Valores Humanos del hinduismo.

Cada vez que alguien obra en vida rectamente, ésta -la vida- le anota al hombre un punto a su favor en el Libro de la Vida.

Agradecer tambien tiene por blanco a las personas naturales, las jurídicas, públicas y privadas. Nada es más significativo y enriquecedor para la persona acostumbrada a agradecer favores, detalles, ayuda, atenciones y servicio que le presten los demás  que el agradecimiento genuino y sentido.

Agradecerle a Dios y a la jerarquía espiritual del invisible, acrecienta los «tesoros en el cielo», los activos intangibles que se ahorran  como moneda  válida para andar por el plano metafísico, igualmente llamado «Cuarta Dimensión», que viene ser una dimensión sutil de lo que es el plano de la existencia física material, es decir, la llamada tercera dimensión.

Se trata de un punto de conciencia de gran importancia, el agradecerle a Dios y a la vida lo mucho que nos ha dado. 

Para poder ser agradecidos es necesario librarse de  muchos de los malos hábitos adquiridos que gobiernan a la personalidad, subyugándola. Nos referimos a la soberbia y la arrogancia, al orgullo desmedido de sentirnos o creernos importantes, imprescindibles, sabios, engreídos y «sifrinos» por ser uno rico o famoso.

La vida misma es por sí misma un regalo del cielo, así como también lo es la salud.

La clave más importante para ser agradecido es la humildad y la sencillez; también, ser conscientes de que en la existencia terrenal todo es pasajero, circunstancial, condicionado y sometido a los cambios, por lo que nada es permanente, excepto Dios mismo.

La impermanencia que enseña el budismo es de enorme trascendencia para comprender el alcance y los beneficios del término. Además de agradecidos, uno  debe ser conforme con lo que tiene; incluso hay que agradecer al Eterno por lo que no se tiene también, por que lo que aún falta por llegar, por  todo lo difícil que hemos vivido, habida cuenta que las dificultades son pruebas de vida útiles para cancelar deudas karmicas pendientes, además agradecer es una enorme oportunidad que tiene el alma para expiar sus pecados y las injusticias cometidas en vida.

Existen algunos tips que sirven de linterna para alumbrar  el sendero de la gratitud. Estos son:

1) Dar a Dios gracias por todo lo que la vida nos regala de bueno o de malo, tanto en lo material como lo espiritual.

2) Reconocer el valor y el esfuerzo que nos ofrecen otras personas.

3) No olvidar cualquier favor o detalle que alguien nos ha hecho.

4) Corresponder siempre a quienes se preocupan por nosotros o nos hacen favores y prestan servicios

5) Recordar las enseñanzas de Jesús de Nazareth: Es mejor dar que recibir; servir que ser servido; amar que ser amado.

6) Pedirle al cielo la retribución del ciento por uno a todo aquel que de una forma  u otra, haya contribuido a darnos consejos o apoyos de cualquier índole.

Dios bendiga a Norteamérica como nación y a su población entera en este bendecido día de Acción de Gracias. Amén!