Israel afirma que rescató a 4 rehenes secuestrados por Hamás

17

Israel llevó a cabo el sábado su mayor operación de rescate de rehenes desde que comenzó la última guerra con Hamás, poniendo a salvo a cuatro de ellos en el centro de Gaza en medio del intenso ataque militar aéreo y terrestre. Al menos 94 palestinos muertos, entre ellos niños, fueron trasladados a hospitales locales, según informó un funcionario sanitario.

Los israelíes estaban jubilosos cuando el ejército dijo que había liberado a Noa Argamani, de 26 años; Almog Meir Jan, de 22; Andrey Kozlov, de 27; y Shlomi Ziv, de 41, en una operación diurna en el corazón de Nuseirat, en la que se asaltaron dos lugares a la vez mientras se estaba bajo fuego. Todos se encontraban bien, según el ejército. Fueron trasladados en helicóptero para someterse a revisiones médicas y reunirse entre lágrimas con sus seres queridos tras 246 días retenidos.

Argamani había sido uno de los rehenes más conocidos tras ser secuestrada, como los otros tres, en un festival de música. El vídeo de su secuestro la mostraba sentada entre dos hombres en una motocicleta mientras gritaba: ¡No me maten!.

Su madre, Liora, padece cáncer cerebral y había publicado un vídeo en el que suplicaba ver a su hija antes de morir. El Canal 13 de Israel dijo que Argamani fue trasladada al hospital donde su madre está siendo tratada. Su padre, Yaakov, cumplió años el sábado. Nunca creí que recibiría un regalo como éste, declaró.

En un mensaje de vídeo difundido por el gobierno, un eufórico Argamani dijo al Primer Ministro Benjamin Netanyahu por teléfono que estaba muy emocionado, diciendo que no había oído hebreo en tanto tiempo.

En un comunicado, Netanyahu prometió continuar la lucha hasta que todos los rehenes fueran liberados. La operación fue audaz por naturaleza, planeada con brillantez y ejecutada de forma extraordinaria, declaró el ministro de Defensa, Yoav Gallant.

Los aviones israelíes zumbaban sobrevolando la zona mientras los cadáveres de casi 100 palestinos muertos eran trasladados al hospital Al-Aqsa, donde el portavoz Khalil Degran dijo a The Associated Press que también habían llegado más de 100 heridos. Los reporteros de AP vieron docenas de cadáveres traídos de las zonas de Nuseirat y Deir al-Balah, mientras se elevaba humo a lo lejos y pasaban vehículos blindados.

Entre los muertos había un bebé. Niños pequeños lloraban cubiertos de sangre. Colocaron cadáveres en el suelo, con los pies descalzos, mientras llegaban más heridos.

«Mis dos primos murieron y otros dos resultaron gravemente heridos. No cometieron ningún pecado. Estaban sentados en casa», dijo un familiar en medio del caos. Mientras los palestinos exploraban los edificios recién destruidos, un niño pequeño estaba sentado en una puerta metálica derrumbada, abrumado.

El país vecino, Egipto, condenó con la mayor firmeza los ataques de Israel contra el campo de refugiados de Nuseirat, y su Ministerio de Asuntos Exteriores los calificó de violación flagrante de todas las normas del derecho internacional. También lo condenó Jordania, país vecino.

El ejército israelí dijo que había atacado amenazas a nuestras fuerzas en la zona, y añadió que un comando murió a causa de sus heridas.

Una célula de rehenes estadounidense proporcionó asesoramiento y apoyo durante todo el proceso de localización y rescate de los rehenes, según un funcionario de la administración Biden, que no estaba autorizado a hacer comentarios y solicitó el anonimato. Las células de rehenes son equipos multiinstitucionales.

No dejaremos de trabajar hasta que todos los rehenes vuelvan a casa y se alcance un alto el fuego, declaró el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Hamás tomó unos 250 rehenes durante el atentado del 7 de octubre en el que murieron unas 1,200 personas. Aproximadamente la mitad fueron liberados en un alto el fuego de una semana en noviembre. Quedan unos 120 rehenes, 43 de los cuales han muerto. Entre los sobrevivientes hay unas 15 mujeres, dos niños menores de 5 años y dos hombres de más de 80 años.

La operación del sábado elevó a siete el número total de rehenes rescatados. Dos fueron liberados en febrero y otro tras el ataque de octubre. Las tropas israelíes han recuperado los cadáveres de al menos otros 16, según el gobierno.

Se esperaba que el último rescate levantara los ánimos en Israel, mientras se agudizan las divisiones sobre la mejor manera de traer a los rehenes a casa. Muchos israelíes instan a Netanyahu a que acepte el acuerdo de alto el fuego anunciado por Biden el mes pasado, pero sus aliados de extrema derecha amenazan con derrumbar su gobierno si lo hace. Netanyahu, cuyo apoyo ha caído, se apresuró a acudir al hospital para saludar a los rehenes liberados.

No estaba claro qué efecto podría tener en los esfuerzos de alto el fuego, aparentemente estancados. El Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, volverá al Medio Oriente la próxima semana, en busca de un avance.

El acuerdo de liberación de rehenes y alto el fuego que está ahora sobre la mesa garantizaría la liberación de todos los rehenes restantes junto con garantías de seguridad para Israel y alivio para los civiles inocentes de Gaza, declaró en un comunicado el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan.

Aumenta la presión internacional sobre Israel para que limite el derramamiento de sangre civil en su guerra de Gaza, que el viernes alcanzó su octavo mes con más de 36,700 palestinos muertos, según el Ministerio de Sanidad de Gaza, que no distingue entre combatientes y civiles.

Los palestinos también padecen hambre generalizada porque los combates y las restricciones israelíes han cortado en gran medida el flujo de ayuda.

Israel está intensificando las operaciones en el centro de Gaza, donde fueron rescatados los rehenes. El jueves, un ataque aéreo israelí alcanzó un complejo escolar gestionado por la ONU en Nuseirat, matando a más de 33 personas en su interior, entre ellas tres mujeres y nueve niños.

Israel afirmó que había unos 30 militantes en el interior y el viernes dio a conocer los nombres de 17 de los que dijo que habían muerto. Sin embargo, sólo nueve de ellos coincidían con los registros de la morgue del hospital. Uno de los presuntos militantes era un niño de 8 años, según los registros del hospital.

El ejército israelí afirmó el sábado que Hamás es una organización terrorista que a menudo utiliza documentos falsos disfrazando a los terroristas de mujeres o niños.

Mientras tanto, Benny Gantz, un popular miembro centrista del Gabinete de Guerra israelí de tres miembros que había amenazado con dimitir del gobierno si éste no adoptaba un nuevo plan para el sábado para la guerra en Gaza, pospuso un esperado anuncio.

AP