Lula y Macron condenan el bloqueo de Maduro al candidato de la oposición venezolana

33

El presidente francés, Emmanuel Macron, y su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, criticaron el jueves a Venezuela por la exclusión de un candidato clave de la oposición de las elecciones de julio.

La opositora Plataforma Unitaria Democrática (PUD) de Venezuela se vio obligada esta semana a registrar a un candidato desconocido después de no poder inscribir a Corina Yoris para enfrentar al presidente Nicolás Maduro, quien busca un tercer mandato.

«Condenamos muy firmemente la exclusión de un candidato serio y creíble de este proceso», dijo Macron en una conferencia de prensa en Brasilia, al final de una visita oficial de tres días a Brasil.

Para Lula «no había ninguna explicación jurídica o política para prohibir a un oponente ser candidato».

«Le dije a Maduro que lo más importante para restablecer la normalidad en Venezuela era evitar cualquier problema en el proceso electoral, que las elecciones se realizaran de la manera más democrática posible».

Yoris ya era el Plan B de la asediada oposición.

La líder del PUD, María Corina Machado, ganó abrumadoramente una primaria de la oposición en octubre del año pasado, pero tribunales leales a Maduro le prohibieron ocupar cargos públicos durante 15 años, acusada de corrupción (una acusación que ella descarta como inventada) y de apoyar sanciones contra su gobierno.

Entonces, eligió a Yoris, una profesora universitaria de 80 años, como su suplente.

Sin embargo, cuando llegó la fecha límite el lunes, la PUD no pudo acceder al sitio web para registrar a Yoris.

En cambio, la coalición logró deslizar el nombre de un ex embajador poco conocido, Edmundo González Urruti, como candidato «provisional» a quien Machado ahora espera poder reemplazar.

Otro candidato, Manuel Rosales, gobernador de la provincia de Zulia, rica en petróleo y miembro de la coalición PUD, también logró inscribirse en el último momento.

Yoris criticó duramente su «traición», pero Rosales dijo que quería evitar que la oposición quedara fuera de la carrera.

El gobierno de Maduro y la oposición firmaron un acuerdo en Barbados el año pasado con la mediación de Noruega para realizar una votación libre y justa con observadores internacionales presentes, lo que llevó a que Estados Unidos aliviara las sanciones contra Venezuela.

Estados Unidos ha acogido con agrado la postura más abierta de Lula, quien era cercano al mentor de Maduro, Hugo Chávez.

«No es sólo Estados Unidos el que está profundamente preocupado; nuestros socios regionales comparten esta preocupación» por las elecciones de Venezuela, dijo el jueves en Washington el portavoz del Departamento de Estado, Matthew Miller.

«Necesitan permitir unas elecciones libres y justas», dijo Miller, advirtiendo de las «consecuencias» si Venezuela no lo hiciera.

Estados Unidos le ha dado a Venezuela como fecha límite el 18 de abril para cumplir con el acuerdo de Barbados o enfrentar una repetición de las sanciones.

La autoridad electoral de Venezuela condenó a Estados Unidos por su «insolente y falso cuestionamiento» del proceso de votación.

El objetivo es «desacreditar una de las instituciones más sólidas de la robusta democracia venezolana», afirmó en un comunicado.El departamento de noticias de Barron’s no participó en la creación del contenido anterior. Este artículo fue elaborado por AFP. Para más información ingresa a 

AFP