Bloomberg: Nuevo enfoque de EEUU hacia Venezuela comienza a dar frutos

101

Bloomberg publicó este jueves en su página digital un extenso análisis sobre el alcance del acuerdo político firmado a fines de noviembre en México entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición política de Venezuela; el cual contó con la anuencia de la administración de Joe Biden, y horas después alivió algunas sanciones y permitió a Chevron Corp extraer más petróleo en el país.

«Fue la evidencia más tangible hasta el momento de que Washington y sus aliados en Venezuela han cambiado de rumbo cuando se trata de Maduro, un líder autoritario tan despreciado hace solo unos años que la administración Trump ofreció una recompensa de 15 millones de dólares por su arresto e impuso sanciones a su administración», dice la agencia estadounidense.

El trabajo, firmado por la periodista Nicolle Yapur, explica que después de años de intentos fallidos de EE.UU. de fomentar el cambio de régimen, los enviados de Biden comenzaron conversaciones con el gobierno de Maduro en marzo de este año, poco después de que Washington prohibiera las importaciones de energía rusa en respuesta a la invasión de Ucrania por parte del presidente Vladimir Putin. El diálogo allanó el camino para un intercambio des prisioneros en octubre. Estados Unidos también exigió que Maduro reiniciara las negociaciones con la oposición como condición para futuras concesiones.

El acercamiento está impulsado, en parte, por el deseo de la administración Biden de hacer todo lo posible para suavizar las interrupciones del mercado petrolero que han disparado los precios. Aunque años de mala gestión del gobierno han diezmado la industria petrolera de Venezuela (la producción de petróleo ahora promedia alrededor de 690. 000 barriles por día, en comparación con más de 2 millones por día en 2017), el país todavía se encuentra en la cima de las reservas más grandes del mundo.

Las propuestas a Caracas también son un reconocimiento tácito del fracaso de la política del presidente Donald Trump de expulsar a Maduro apoyando al líder opositor Juan Guaidó. “Los precios mundiales de la energía son uno de varios factores que impulsan la política de EE.UU. hacia Venezuela, pero el reciente compromiso también se deriva del deseo de romper el estancamiento diplomático en torno a Guaidó”, dice la analista de Eurasia Group, Risa Grais-Targow.

Nadie espera que Chevron, con sede en California, devuelva al país a su pasada gloria como potencia petrolera o alivie significativamente la crisis energética global. Una de las últimas empresas internacionales en sobresalir después de 2019, cuando EE.UU. bloqueó las transacciones con la petrolera estatal Petróleos de Venezuela, Chevron dejó de bombear petróleo en Venezuela. Dentro de un año, puede aumentar la producción a unos 200.000 barriles por día en las cuatro empresas conjuntas que opera con Pdvsa. La producción adicional no compensará la interrupción causada por las sanciones a Rusia, que exporta hasta 3 millones de barriles por día.

El mayor ganador es Maduro. Hace tres años estaba aislado internacionalmente, la economía de Venezuela estaba en medio de una recesión de siete años y la hiperinflación hizo que el bolívar no valiera nada. Alrededor de 7 millones de personas han huido del país durante su mandato, y el producto interno bruto per cápita es menos de una cuarta parte de lo que era hace una década, pero a medida que el líder de 60 años se acerca a una década en el poder, lo peor de la crisis parece haber pasado.

Maduro está viajando internacionalmente, incluida una visita a la reciente cumbre climática en Egipto, donde saludó con apretón de mano al enviado estadounidense John Kerry e intercambió cortesías con el presidente francés Emmanuel Macron.

Los gobiernos de centro izquierda recién elegidos en América Latina están restableciendo las relaciones con su gobierno. Caracas, con sus calles muchas veces llenas de manifestantes que exigían su renuncia, ahora se están llenando de nuevos restaurantes y anuncios de conciertos y tiendas de lujo.

La recesión ha terminado gracias principalmente a la decisión del gobierno en 2019 de permitir que el dólar estadounidense circule junto con el bolívar. Se prevé que el PIB crezca un 7,6 % este año, según una encuesta de economistas de Bloomberg, y un 3,9 % en 2023.

Negociar con EE.UU. ayuda a Maduro a mejorar su posición en el escenario mundial, dice Luis Vicente León, director de la consultora caraqueña Datanálisis. “Abre puertas para restablecer algún tipo de relación con los Estados Unidos”, dice. “También podría resultar en acuerdos políticos que le permitan a Maduro generar cierta flexibilidad política que lo ayude a consolidar un gobierno más reconocido en el futuro”.

Biden todavía no considera a Maduro como el líder legítimo de Venezuela porque las elecciones presidenciales de 2018 se vieron empañadas por el fraude, continuando con la política de su predecesor de reconocer a Guaidó, el presidente de 39 años de la Asamblea Nacional liderada por la oposición. Pero la posición de Guaidó está cayendo tanto en casa como en el extranjero. Los gobiernos de todo el mundo y la Unión Europea han dejado de reconocerlo, y algunos de los partidos de oposición de Venezuela amenazan con retirar el apoyo a su llamado gobierno interino el próximo mes.

“Ahora, Biden puede ajustar la política exterior de Venezuela que diseñó Trump, que fracasó, a una política más realista que use las sanciones como incentivos para negociar y no como un castigo permanente”, dice Michael Penfold, profesor del Instituto de Estudios Avanzados en Administración en Caracas.

Los funcionarios de Biden han dicho que aliviarán aún más las sanciones si Maduro continúa cerrando acuerdos con la oposición en la Ciudad de México. Las conversaciones, que se reiniciaron el mes pasado, estaban estancadas desde octubre de 2021 cuando Maduro se retiró. Varias rondas anteriores de negociaciones no lograron avances significativos. Esta vez, la oposición y los EE.UU. están presionando a Maduro para que fije una fecha para elecciones presidenciales libres y justas en 2024, para permitir que algunos políticos prohibidos se presenten e invitar a observadores electorales extranjeros a monitorear la votación.

Stalin González, miembro de la delegación de la oposición, dice que al negociar en México, Maduro tiene un canal para buscar concesiones de EE.UU., incluido el alivio de sanciones. “La comunidad internacional está dispuesta, como siempre lo ha dicho, a dar estos incentivos si se cumplen las demandas del pueblo venezolano”, dice.

El plan de infraestructura, que utiliza 3 mil millones de dólares en fondos congelados en cuentas bancarias extranjeras, es un primer paso, dice González. Unos días después de firmarlo, Maduro realizó una rara conferencia de prensa para celebrar el acuerdo y dijo que se usaría para arreglar 2300 escuelas, reparar partes de la red eléctrica y comprar vacunas y medicamentos. Al mismo tiempo, arrojó dudas sobre el futuro de las conversaciones al parecer vincular las condiciones electorales con el levantamiento de las sanciones estadounidenses.

Bloomberg