Fiona deja sin electricidad y agua a buena parte de Puerto Rico

69

El huracán Fiona desató más lluvias en Puerto Rico el lunes, un día después de que la tormenta dejó sin electricidad y agua a la mayor parte de la isla, y las tropas de la Guardia Nacional rescataron a cientos de personas que quedaron varadas.

El gobernador advirtió que podrían pasar días antes de que las luces vuelvan a encenderse.

El golpe de Fiona se hizo más devastador porque Puerto Rico aún tiene que recuperarse del huracán María , que mató a casi 3000 personas y destruyó la red eléctrica en 2017. Cinco años después, más de 3000 hogares en la isla todavía están cubiertos por lonas azules.

La tormenta arrancó el pavimento de las carreteras, arrancó los techos y envió torrentes a las casas. También derribó un puente e inundó dos aeropuertos.

Las autoridades informaron de dos muertes por el huracán: un puertorriqueño que fue arrastrado por un río desbordado y una persona en la República Dominicana que fue golpeada por la caída de un árbol.

Aún se esperaba que la tormenta arrojara hasta 38 centímetros (15 pulgadas) de lluvia en algunos lugares a medida que se alejaba del territorio estadounidense que alberga a 3,2 millones de personas.

Los pronósticos indicaban que la tormenta se convertiría en un gran huracán de categoría 3 o superior. Estaba en un camino para pasar cerca de las islas Turcas y Caicos el martes y no se esperaba que amenazara el territorio continental de Estados Unidos.

Una muerte en Puerto Rico estuvo asociada con el apagón: un hombre de 70 años que murió quemado después de intentar llenar su generador con gasolina mientras estaba funcionando, dijeron las autoridades.

El gobernador Pedro Pierluisi se negó a decir cuánto tiempo llevaría restaurar completamente la electricidad, pero dijo que para la mayoría de los clientes sería “cuestión de días”.

Desde el inicio de la tormenta, efectivos de la Guardia Nacional han rescatado a más de 900 personas, dijo el Gral. José Reyes en conferencia de prensa.

Mientras tanto, en República Dominicana, las autoridades cerraron puertos y playas y le dijeron a la mayoría de la gente que se quedara en casa y no fuera al trabajo. Casi 800 personas fueron evacuadas a lugares más seguros y más de 700 estaban en refugios, dijeron las autoridades.

El huracán dejó bloqueadas varias carreteras y un muelle turístico en la localidad de Miches resultó gravemente dañado por el fuerte oleaje. Al menos cuatro aeropuertos internacionales fueron cerrados, dijeron las autoridades.