Corte Suprema: «El aborto no es un derecho constitucional»

57

El aborto no es un derecho constitucional, según el fallo de la Corte Suprema. Esto ilegalizará la prácticamente automáticamente en varios estados del país.

La Corte Suprema anuló Roe v. Wade el viernes, sosteniendo que ya no existe un derecho constitucional federal al aborto.


La decisión de la Corte Suprema es la más importante en décadas y transformará el panorama de la salud reproductiva de las mujeres en los Estados Unidos.

En el futuro, los derechos de aborto serán determinados por los estados, a menos que el Congreso actúe. Casi la mitad de los estados ya han aprobado o aprobarán leyes que prohíben el aborto, mientras que otros han promulgado medidas estrictas que regulan el procedimiento.

“Roe estaba terriblemente equivocado desde el principio”, escribió el juez Samuel Alito en su opinión mayoritaria. “Su razonamiento fue excepcionalmente débil y la decisión ha tenido consecuencias perjudiciales. Y lejos de lograr un acuerdo nacional sobre el tema del aborto, Roe y Casey han inflamado el debate y profundizado la división”.

En una opinión disidente conjunta, los jueces Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan criticaron duramente a la mayoría y cerraron: “Con tristeza, por esta Corte, pero más, por los muchos millones de mujeres estadounidenses que hoy han perdido una protección constitucional fundamental: disentimos”.

La opinión representa la culminación de un esfuerzo de décadas por parte de los críticos del aborto que buscan devolver más poder a los estados. Fue posible gracias a una sólida mayoría conservadora de seis miembros, incluidos tres de los nominados de Donald Trump.

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, no se unió a la mayoría y escribió en una opinión concurrente que no habría revocado a Roe, sino que solo habría ratificado la ley de Mississippi que prohíbe los abortos después de las 15 semanas.

La opinión final fue sorprendentemente similar al borrador escrito por Alito que se filtró a principios de este año. Repite su lenguaje despectivo hacia la decisión original de Roe v. Wade que consagró el derecho al aborto.