Reuters: #cierredecampaña Oposición pide a votantes que castiguen al chavismo por hiperinflación y profunda recesión

236

El jueves cerró la campaña para las elecciones regionales de Venezuela con los partidos de oposición, que regresaron a las urnas por primera vez en cuatro años, pidiendo a los votantes que castiguen a los socialistas gobernantes por hiperinflación y profunda recesión.

La elección del domingo para gobernadores estatales, alcaldes y concejos municipales es una prueba importante para la oposición fragmentada, que boicoteó las elecciones presidenciales en 2018 y las elecciones al Congreso dos años después acusando al gobierno de Maduro de fraude.

La votación será supervisada por observadores de la Unión Europea en alrededor de 1.000 de los 14.400 centros de votación, la primera misión europea de este tipo desde 2006. El equipo de 100 personas se desplegó en Venezuela el jueves.

Dado que se espera que la participación sea baja entre los 21 millones de votantes registrados, la oposición dividida corre el riesgo de perder terreno frente a la bien financiada maquinaria electoral del Partido Socialista.

Si la oposición pierde las 4 gobernaciones estatales que ganó en 2017, de 23 estados, carecería de una base de poder para lanzar una campaña para las elecciones presidenciales, previstas para 2024.

Los líderes de la oposición han tratado de galvanizar al electorado, haciendo campaña sobre los altos niveles de pobreza y el colapso de los servicios públicos, particularmente fuera de la capital, Caracas.

«Aquí no hay agua. No hay electricidad. No hay comida. No tenemos nada más que esperanza», dijo Eva Prieto, una abogada de 52 años, junto a cientos de partidarios de la oposición en un acto de clausura de campaña para Manuel Rosales. candidato a la gobernación del occidente del estado Zulia.

Rosales, un abogado de 68 años que se desempeñó como gobernador de Zulia entre 2000 y 2008, es visto por los encuestadores como uno de los candidatos de la oposición con más probabilidades de ganar una gobernación. Las encuestas predicen que la oposición también podría ganar en el estado fronterizo de Táchira, al sur.

Zulia, un centro de la industria petrolera de Venezuela, se ha visto gravemente afectado por apagones y escasez de agua potable y gas, debido a años de mala inversión en infraestructura.

«Vamos a detener la destrucción y el Zulia entrará en otra etapa de su historia», dijo Rosales a Reuters en Maracaibo, la capital del estado.

La votación es una prueba de la imparcialidad de la comisión electoral de Venezuela, que en mayo incluyó a dos opositores entre sus cinco principales directores, lo que la convierte en la junta más equilibrada en 17 años, dijeron sus miembros.

La actuación de la oposición puede verse afectada por las dudas sobre la independencia de algunos candidatos del gobierno de Maduro. Los críticos acusan a algunas figuras de la oposición de postularse para dividir los votos y ayudar al partido gobernante.

En el estado de Lara, Henri Falcón, un exgobernador de 60 años, ha sido condenado al ostracismo por muchos miembros de la oposición desde que rompió filas en 2018 para disputar las elecciones presidenciales, proporcionando un oponente para Maduro.

En la capital del estado, Barquisimeto, han aparecido carteles con el rostro de Falcón y el logo del gobernante Partido Socialista. Instando a los votantes a no ir a las urnas, los carteles dicen: «Lara: no dejes que el régimen te engañe».

Falcón niega cualquier vínculo con el gobierno y ha prometido que el domingo derrotará al candidato del partido socialista Adolfo Pereira.

Mariela Nava y Keren Torres/ Reuters