EEUU ya tiene indicios de fraude en las próximas elecciones de Venezuela

142

Un grupo de democracias que encabeza Canadá prepara un plan para respaldar a Guaidó. Consideran que Borrell forzó con Zapatero la inclusión de Capriles en un diálogo que queda paralizado

Ante la salida del chavismo de las negociaciones con la oposición en México y las crecientes pruebas de injerencia y manipulación de las elecciones regionales de noviembre, un grupo de países implicados en la democratización de Venezuela prepara una campaña para apoyar a Juan Guaidó como último repositorio de legitimidad constitucional en el país, según fuentes consultadas por ABC. Son diplomáticos de Canadá, Estados Unidos, Colombia, Brasil, Reino Unido, Holanda y Alemania, que forman el grupo llamado en inglés ‘Concerned Democracies’, o ‘Democracias Preocupadas’. También se le conoce como ‘Pequeño Grupo Canadá’, porque es este país el que coordina y media las reuniones.

De momento, la salida del régimen de las negociaciones, no cambia el curso del proceso electoral del 21 de noviembre. Fuentes solventes aseguran a ABC que a pesar de que Maduro se levantó de la mesa por la extradición a EE.UU. de Álex Saab, la Plataforma Unitaria, donde confluyen los cuatro partidos políticos de oposición más importantes, seguirá participando en las elecciones aunque no se hayan logrado las condiciones mínimas que les permita asistir con garantías a las urnas.

Tras el plantón de la delegación oficial, la Plataforma Unitaria emitió un comunicado donde señalaron que «querían abordar en profundidad todos los temas de la agenda porque sólo así llegaremos a acuerdos que produzcan soluciones para el país». Así mismo reafirman la posición del Gobierno interino de continuar denunciando ante la comunidad internacional que no existen las condiciones para participar en unas «elecciones verdaderamente libres y democráticas». Pero que a pesar de eso, asistirán en Unidad bajo la papeleta de la MUD (la Mesa de la Unidad Democrática).

Las democracias implicadas, lideradas por Canadá, obran con cautela por la estrategia del régimen, asistido por el Gobierno de España y el Alto representante de la Unión Europea para Exteriores, Josep Borrell, de que el partido de Henrique Capriles tuviera un papel protagonista en las negociaciones. En la diplomacia norteamericana cunde la impresión de que la presencia del partido de Capriles en esa mesa impedía un acuerdo, y que fue impulsada por Borrell y José Luis Rodríguez Zapatero.

Sin condiciones
Según dice Elliott Abrams, quien fue enviado especial de EE.UU. para Venezuela en la anterior Administración, «en el verano de 2020, Borrell comenzó a trabajar con Capriles en lugar de trabajar con la oposición principal, y tratar así de negociar un acuerdo con el régimen de Maduro. Cuando eso sucedió, yo trabajaba en el Departamento de Estado y le pregunté a varios de los gobiernos europeos por qué aceptan esto, Y la respuesta que recibí de varias capitales fue que no habían sido informados de antemano. Era Borrell».

EE.UU. también ha dicho oficialmente que hay indicios de fraude en las elecciones regionales. Lo dijo el nuevo subsecretario de Estado para América Latina, Brian Nichols, el jueves, al referirse a la misión de observadores que envía la UE a Venezuela: «Ya hemos visto candidatos descalificados y personas detenidas que no pueden participar en el proceso previo a las elecciones. Y las limitaciones y restricciones en el acceso a los medios de comunicación y otros problemas para que la oposición compita en igualdad de condiciones. Por lo tanto, esos factores deben tenerse en cuenta, no solo lo que sucede el día de las elecciones cuando la gente va a las urnas».

Con la negociación congelada e indicios de fraude electoral en marcha, los países aliados antes mencionados no creen que pueda haber unas presidenciales o legislativas verificables. Por lo tanto, dicen las fuentes consultadas, Guaidó, reconocido como presidente encargado por medio centenar de naciones, debe mantenerse en el cargo.

Ayer además se conoció que el régimen de Maduro ha limado asperezas con Europa y que ya es bienvenida nuevamente a Venezuela la misión de observación de la UE a los comicios regionales. El presidente del Consejo Nacional Electoral, Pedro Calzadilla, aseguró que ya quedó superado el ‘impasse’ que tuvieron la semana pasada por las declaraciones de Borrell sobre el rol que tendría la UE durante su participación en las elecciones venezolanas.

Grabiela Aponte / David Alandete/ Washington/ ABC