EEUU expulsa a migrantes haitianos en la frontera con México

136

La mayoría son ciudadanos provenientes de Haití, pero también se han sumado personas de Venezuela y Cuba.

Las autoridades estadounidenses trasladaron a unas 2.000 personas a otras estaciones de procesamiento de inmigración desde una ciudad fronteriza de Texas que se ha visto abrumada por la afluencia de haitianos y otros migrantes, dijo el Departamento de Seguridad Nacional durante el fin de semana. Este informe elaborado por Tamara Lindstrom.

Los migrantes haitianos, que buscan escapar de la pobreza, el hambre y un sentimiento de desesperanza en su país de origen se resisten a los planes de deportación de las autoridades estadounidenses.

El Gobierno de Biden aumentará la deportación de haitianos para abordar la  crisis por el aumento de migrantes en la frontera

Pero EEUU movió todas sus fichas y aceleró el proceso para expulsar a cientos de migrantes ante la creciente llegada de cientos de ellos que desde hace dos semanas y media se han refugiado bajo el Puente Internacional Del Río, Texas.

El Departamento de Seguridad Nacional (DSN) informó este sábado que trasladó a alrededor de 2.000 personas indocumentadas desde el improvisado campamento a estaciones de procesamiento de inmigración para su posible expulsión del país. Asimismo, señaló que cerca de 400 agentes más llegarán a la zona este lunes y enviará más en caso de ser necesario.

El DSN indicó que en respuesta a los más de 10.000 migrantes que se refugian en condiciones cada vez más precarias bajo el puente que conecta la ciudad de Texas con Ciudad Acuña, en México, acelerará los vuelos a Haití y a otros destinos en las próximas 72 horas.

Un funcionario del Gobierno federal, citado por AP, indicó que Estados Unidos probablemente sacaría a los migrantes del país en entre cinco y ocho vuelos por día, a partir de este domingo 18 de septiembre. Aunque aclaró que la capacidad operativa y la voluntad de Haití de aceptar los vuelos determinarían cuántos traslados diarios habría.

Sin embargo, otra fuente de la Administración que habló bajo condición de anonimato señaló que está previsto que no sean más de dos viajes aéreos al día y agregó que todos los procesados serán sometidos a pruebas de diagnóstico de Covid-19.

Las medidas marcan una rápida respuesta a la más reciente ola de caravanas migrantes, que ha puesto a prueba a la gestión del presidente Joe Biden. La mayoría son ciudadanos provenientes de Haití, pero también se han sumado personas de Venezuela y Cuba.

Las medidas en el marco de la pandemia acelerarían las expulsiones

El plan de Seguridad Nacional anunciado este fin de semana muestra un cambio hacia el uso de la autoridad relacionada con la pandemia para la deportación inmediata de las personas.

Una orden relacionada con la emergencia sanitaria que se introdujo en marzo de 2020 permite expulsar de inmediato a los migrantes sin darles la oportunidad de solicitar asilo. No obstante, los niños no acompañados y muchas familias han quedado exentas de la norma bajo algunas directrices dadas durante el Gobierno de Biden. Durante su primer mes en el cargo, el mandatario decidió eximir, por motivos humanitarios, a los niños que viajaban solos.

Reuters y France24