Ender Arenas: Maduro El(Z)amuro Ai

66

El régimen madurista heredó directamente de Chávez el regusto por las películas de acción y sus protagonistas y es que desde los días de Chávez, el régimen, siempre seha sentido atraído por Hollywood. Así, hemos tenido a Danny Glover, mejor conocido como el sargento Roger Merto de “Arma Mortal” con quien Chávez se encariñó tanto que hasta le dio 36 millones de dólares para una película sobre un héroe haitiano de la independencia y la película nunca se hizo y el dinero solo tuvo peso en la cuenta corriente del actor.


En realidad fue un acto de agradecimiento por parte de Chávez porque haciéndole honor al título de la película empezó a usar un arma mortal contra las instituciones democráticas del país destruyéndolas todas y arruinando lo que antes parecía un país portentoso.


Podemos hacer una lista no tan corta de personajes famosos del cine, el modelaje y la farándula en general invitados por el régimen hasta llegar a Steven Segal un terrible actor de película de acción y artes marciales, sin la coreografía de Bruce Lee en la que habla poco, poquísimo, pero reparte patadas al mayor y al detal.
Viene en representación oficial de Rusia, muy amigo de Putin, amistad, que no lo honra para nada.


Putin hizo lo mismo que Maduro con Alex Saab, le dio un pasaporte diplomático a Segal. Pero en verdad Segal es policía y se desempeña como ayudante del sheriff de Jefferson Parish en Luisiana y actúa de policía en un reality show donde sigue repartiendo patadas y carajazos, especialmente a delincuentes negros.


Ahora ha venido a Venezuela quien sabe a qué, y le ha regalado a Maduro un sable de samurái, sin saber el peligro que esa arma es para Maduro quien tratando de sacarla de su envoltura casi se corta las manos.


Maduro hizo un pequeño round de payasadas con Segal quien parece estar poniéndole mucha sal a la comida porque viéndolo es, increíble y nunca lo hubiésemos imaginado, es más gordo que el mismo Maduro que ya es mucho decir.


Ahora, después de recoger algunos testimonios de la violencia en Colombia, parece que no es la espada de Bolívar la que camina por América Latina sino el sable de Samurái de Maduro la que camina por América Latina aprovechándose para crear caos en el vecino país.


Después de los abrazos y de los amorosos y cariñosos encuentros entre Segal y Maduro ( él mismo lo dijo con esas palabras, diferenciándose en este caso con Chávez cuyos amorosos y cariñosos encuentros fueron con Naomi Campbell, con la Cordova), bueno, después de los arrumacos hubo un intercambio de regalos Maduro le dio una guitarra, porque Segal también es músico y este le dio el sable de Samurái, solo que Maduro es solo un Zamuro que se ha comido las sobras que dejó Chávez.

@enderarenas