Javier Ignacio Mayorca: Zona de combates #crímenessincastigo

42

Las hostilidades que han ocasionado numerosas bajas entre los militares venezolanos y miles de desplazados en el eje La Victoria-Arauquita podrían extenderse a otras localidades. Organizaciones no gubernamentales piden una rápida mediación de la ONU

Desde el 21 de marzo, el trecho entre Guasdualito y La Victoria se ha convertido en una zona de combates, con todas las características de lo que sería un conflicto asimétrico.

De un lado, fuerzas regulares del Ejército venezolano, complementadas por el grupo élite de la Policía Nacional Bolivariana. Y del otro, combatientes de las llamadas “disidencias” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).


Estos últimos son individuos que nunca reconocieron ni acataron el contenido del acuerdo de paz firmado en La Habana, en 2016, y que se han reagrupado en torno al liderazgo de Miguel Botache Santillana, alias Gentil Duarte, comandante del frente 1 que opera en el departamento colombiano de Arauca.


Según el subdirector e investigador de la fundación Paz y Reconciliación, Ariel Ávila, Botache aglutina a dieciséis de los veintiocho grupos que se declararon en desacuerdo con la pacificación. Por lo tanto, es el mayor contingente.


Por otra parte, en las llamadas Nuevas FARC o Segunda Marquetalia hay cinco estructuras armadas, que salieron a la vida pública cuando Luciano Marín (Iván Márquez) y Seuxis Paucías Hernández (Jesús Santrich) hicieron un llamado a retomar el conflicto, en agosto de 2019. Las siete agrupaciones restantes están más dedicadas a actividades netamente criminales.

Destrucción total: así quedó la sede del Seniat atacada por la disidencia  de las Farc en Apure ( Fotos y videos) - AlbertoNews - Periodismo sin  censura
Con explosivos! Atacadas en Apure sede del Seniat y Alcabala de la GNB |  Diario El Tiempo


Con la invitación a Márquez y a Santrich para que permanecieran en territorio venezolano, el gobierno de Nicolás Maduro tomó parte en el conflicto originado tras el desconocimiento de lo convenido en la capital cubana. Y lo hizo en favor del sector menos numeroso, si se toma en cuenta lo señalado por el investigador colombiano.

Esta cuadratura ya le ha costado por lo menos seis muertes y más de dieciséis heridos a las fuerzas venezolanas, si se suman los saldos conocidos extraoficialmente en tan solo tres enfrentamientos, reportados desde septiembre de 2020, en Apure y Amazonas.

Sube la cifra de muertos en la frontera con Arauca
Las disidencias de las FARC han dado muestras de su capacidad para infligir el mayor daño con la menor cantidad de bajas propias. En esto ha jugado un importante papel el uso de dispositivos explosivos improvisados, que ocasionaron las primeras dos muertes durante la jornada del 21 de marzo, e inutilizaron posteriormente un blindado del Ejército. Igualmente, mediante explosivos destruyeron el puesto aduanero de La Victoria.

Las FARC asesinaron a cuatro militares venezolanos en la lucha por el  territorio que controla el ELN en la frontera con Colombia - Infobae


“Están enviando mensajes a Maduro: ‘Sentémonos y acordemos’. Y mientras tanto piden a los pobladores de las áreas de conflicto que se retiren”, afirmó Javier Tarazona, director de Fundaredes, una organización que ha investigado la violencia en el área limítrofe.
Según Tarazona, el grupo de Gentil Duarte, liderado en ese sector por Ferley González, alias Fabián, estaría “pidiendo una tregua con el régimen, para convivir”. Lo que hasta ahora no ha sido posible.


En este contexto, el ministro de la Defensa venezolano, Vladimir Padrino, ordenó la remoción del comandante de la 92 brigada Caribe del Ejército, general de brigada Carlos José Rojas Abreu, y su inmediato reemplazo por el GB Tito Gómez Avila. Según Tarazona, la decisión fue consecuencia de la imposibilidad del anterior jefe militar de eliminar la amenaza que representaban los disidentes de las FARC en ese sector.

“Es una tarea que no cumplió”, sentenció.

Desplazamiento sin precedentes

Las hostilidades han ocasionado una creciente oleada de desplazados desde territorio venezolano. Para el momento de la redacción de esta nota, Migración Colombia reconocía la existencia de 4741 refugiados en diecinueve albergues improvisados.
El fin de semana anterior, el defensor del pueblo de Colombia Carlos Camargo solicitó al gobierno de Iván Duque la declaratoria de una “calamidad pública” en el área de Arauquita.


La expectativa es que la cifra se incremente con el desarrollo del conflicto. Y de acuerdo con el representante de Provea, Marino Alvarado, no habrá una tregua en el corto plazo.
“Esto va para largo (…) Si se aplica la teoría de la guerra de guerrillas, los disidentes tienen la táctica de atacar, replegarse y luego volver. Ellos dejarán que la Fuerza Armada tome confianza, y la volverán a atacar”, advirtió.


Alvarado indicó que el desplazamiento humano ha representado un incremento de 15% en la población de Arauquita. La migración forzada también sería desde la frontera hacia otros estados de Venezuela.


Según sus registros, desde que Hugo Chávez llegó al poder han ocurrido cinco episodios que podrían ser calificados de “movilizaciones masivas” ocasionadas por violencia armada. Comenzaron en 1999 en el área de Catatumbo. Pero la de este año ha sido la de mayor magnitud.

Para el momento de la redacción de esta nota, representantes de Provea y otras organizaciones no gubernamentales de Venezuela y Colombia solicitaban la intervención de la Organización de Naciones Unidas.


“Es una petición genérica que hacemos al secretario general, porque no hay una perspectiva de colaboración entre autoridades de ambos países para atender el problema. No solo en lo referido a los refugiados, sino también en cuanto a la seguridad. Esto complicará aún más la situación. La ONU puede servir como intermediario para que haya un diálogo”, explicó.


Pero el discurso oficialista no apunta hacia un entendimiento. Por el contrario, desde el Ejecutivo y el Parlamento elegido el 6 de diciembre han emitido mensajes que culpan al gobierno de Iván Duque por la crisis en la frontera. Según Alvarado, de continuar con esa actitud el conflicto también podría extenderse hacia otras localidades.

Breves

ESPIONAJE PREPAGO

Pocas novedades contiene el reporte sobre derechos humanos del Departamento de Estado, por lo menos en lo que respecta al caso venezolano. Y era lógico: este documento es el resultado de un largo proceso. Su primer borrador generalmente está listo en octubre, y desde entonces solo dan algunos retoques. Además, otros informes fueron divulgados en los días previos, como el de Human Rights Watch y la actualización del primer reporte de la Comisión de Determinación de Hechos de la ONU. Aún así, hay señalamientos reveladores en torno a lo que califican como “interferencias ilegales y arbitrarias a la privacidad”. En primer lugar, se da por sentado que las “compañías de telecomunicaciones” del país están asistiendo al Gobierno en el monitoreo de las comunicaciones de los opositores políticos. Un llamado de atención a estas empresas. Luego de esta advertencia, queda abierta la posibilidad de sanciones. Pero la afirmación más contundente tiene que ver con el suministro de tecnología para “monitorear el comportamiento social, político y económico de la ciudadanía”, a través del llamado Carnet de la Patria. Este sistema, indica el informe, fue suministrado por la empresa china ZTE, con el respaldo de Huawei y la Compañía Nacional China de Importación y Exportación de Material Electrónico. “Esencialmente, los ciudadanos no tienen otra alternativa que obtener y usar la tarjeta, a pesar de sus conocidos métodos de rastreo”.

DUDAS Y CERTEZAS DEL COVID

Hay un acelerado incremento en el número de muertes como consecuencia del Covid-19, por lo menos en el Distrito Capital. Desde la semana anterior, el cálculo hecho por personal del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf) es que están ocurriendo entre 35 y 50 decesos diarios de personas que con certeza estaban contagiadas por este virus, y de otras que, sin haberse hecho las pruebas correspondientes, perdieron la vida con síntomas asociados que desencadenaron infartos o paros respiratorios. Esto vendría a confirmar el señalamiento del infectólogo Julio Castro, en el sentido de que las cifras oficiales se caracterizan por un “subregistro importante”. Otra evidencia tiene que ver con la cantidad de personas que acude a las oficinas de la morgue de Bello Monte, para obtener alguna orientación. En su mayoría son familiares que buscan “asesoría para la disposición final de los cuerpos”, tal y como fue ofrecido en un anuncio público del servicio de medicina forense. Se trata, por cierto, de una ayuda que en teoría es gratuita.

¿CLANDESTINO EN LECHERÍA?

Detienen en Anzoátegui a capo de las drogas del occidente del país  vinculado al cartel de Paraguaná

Alias Chichí Smith


El sábado 3 de abril, el fiscal designado por la extinta ANC Tarek William Saab anunció la recaptura de Emilio Enrique Martínez, alias Chichí Smith (otros le dicen Chiche Smith), en un apartamento de Lechería, estado Anzoátegui. El hombre de 67 años de edad era formalmente buscado desde abril de 2020, cuando se le vinculó con la incautación de más de cinco toneladas de cocaína, ocultas en un carguero que zarpó de Paraguaná y fue interceptado cuando navegaba por aguas cercanas a Aruba. No es de extrañar que haya pasado desde Falcón hasta el estado oriental del país. Desde que lo investigaron por primera vez, hace más de veinticinco años, las autoridades venezolanas y estadounidenses sabían por dónde se movía. Los informes de la Guardia Nacional elaborados entonces precisaban que tenía centros de operaciones en Anzoátegui y Sucre, cuando se trataba de llevar alijos a Europa, en alianza con otro renombrado traficante, León Cachito. Lo que sí extraña es el prolongado tiempo que Martínez estuvo en libertad. Para él no era nada sencillo ocultarse, a su edad y afectado por una creciente obesidad. Esto sugiere que gozaba de toda una estructura ligada a entes oficiales que le garantizaba la posibilidad de moverse. Cuando se trata de Chichí Smith, las informaciones oficiales siempre están incompletas.

EXTORSIÓN DEL «SINDICATO»

Una nueva ola de extorsiones telefónicas avanza por el centro del país. Ya los delincuentes no se contentan solo con amenazar a dueños de empresas. Ahora han bajado la vara, y contactan a profesionales independientes, como médicos o arquitectos, para ofrecerles “seguridad”. En algunas oportunidades, se describen como un «sindicato» contratado para llevar a cabo un sicariato contra el interlocutor, pero que se contentarían con el pago de sumas que van desde mil hasta tres mil dólares, para dejar eso así. En 2020, la extorsión fue uno de los delitos de mayor crecimiento en el país, y pareciera que en 2021 no será distinto. Las averiguaciones de la GN y de Cicpc indican que la mayoría de las llamadas parten desde internados judiciales. Puente Ayala (Barcelona) es uno de los puntos de origen detectados con mayor frecuencia. Ahora, sin embargo, los delincuentes cuentan con cómplices en las calles, que atacan a tiros o arrojan granadas a las potenciales víctimas, con la finalidad de dar sustento a sus amenazas.

@javiermayorca

Para comunicarse con el autor de esta columna, puede escribir al correo electrónico crimenessincastigo@gmail.com. También puede enviar sus informaciones y comentarios por mensajes directos a las cuentas de Twitter @javiermayorca o de Instagram @crimenessincatigo.

http://www.crimenessincastigo.com/2021/04/zona-de-combates.html