InSight Crime: Venezuela envía mensajes mixtos a insurgentes colombianos

33

Una serie reciente de operaciones militares venezolanas en el estado de Apure ha puesto de manifiesto una vez más la compleja relación entre el gobierno venezolano y los grupos insurgentes de Colombia acampados en las regiones fronterizas del país, y se deben esperar más enfrentamientos armados.

El último conflicto se inició en la madrugada del 21 de marzo, cuando miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) realizaron un operativo militar contra militantes colombianos en el municipio José Antonio Páez, región fronteriza de Apure.

Según un comunicado oficial emitido por el Ministerio de Defensa de Venezuela, la operación Escudo Bolivariano 2021 supuestamente resultó en la captura de 32 miembros de un grupo armado irregular, la destrucción de 6 campamentos, la incautación de importantes materiales de guerra y la muerte de uno de los los líderes del grupo, conocidos como «Nando».

Según el departamento de Defensa, que dijo que el país tendría “tolerancia cero” para estas estructuras criminales en Venezuela, dos militares también murieron en los enfrentamientos.

Si bien el ejército venezolano no nombró al grupo armado irregular involucrado, los medios regionales y los residentes locales han dicho que los combates en la región están relacionados con la persecución por parte del estado a exmiembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la guerrilla que se desmovilizó en 2016 tras la firma de un acuerdo de paz.

Los excombatientes de las FARC en la región pertenecen al Frente X, que encabeza Jorge Eliécer Jiménez , alias “Jerónimo” o “Arturo”, quien coordina diversos operativos criminales en la frontera entre Apure y el departamento colombiano de Arauca.

Tras la operación militar, los combatientes del Frente X no dudaron en tomar represalias. En la noche del 23 de marzo, un grupo lanzó explosivos en la sede del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT) de Venezuela en el sector La Victoria del estado Apure. El ataque estuvo acompañado de mensajes grabados y panfletos de la facción disidente que anunciaban futuros asaltos.

Análisis de InSight Crime
Esta no es la primera vez que el ejército venezolano dispara contra la guerrilla colombiana y otros actores criminales en el país. Varios enfrentamientos armados entre ellos reflejan una relación marcada por ganancias y pérdidas criminales, lo que subraya que es probable que continúen los enfrentamientos armados.

El Ejército de Liberación Nacional ( ELN ), el antiguo grupo rebelde colombiano y los disidentes de las FARC han entrado en conflicto armado con las fuerzas armadas de Venezuela.

Por ejemplo, la detención en noviembre de 2018 del comandante del ELN Luis Felipe Ortega Bernal, alias “Garganta”, resultó en la muerte de cuatro miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (Guardia Nacional Bolivariana – GNB). Según investigadores locales que hablaron con InSight Crime, el enfrentamiento en el municipio de Puerto Ayacucho, en el estado de Amazonas, fue producto de un desacuerdo económico entre las dos partes.

Dos años después, en diciembre de 2020, Garganta recuperó su libertad y continuó coordinando operaciones ilegales.

El ejército de Venezuela también ha perseguido a las ex FARC antes del reciente enfrentamiento. En septiembre de 2020, unidades militares atacaron tres campamentos pertenecientes al Frente X en los sectores Tres Esquinas, Mata de Bambú y Las Palmitas de José Antonio Páez. A pesar de estos ataques, la presencia de la facción no se alteró.

De manera similar, las FANB se desplegaron a fines de enero como parte de la Operación JIWI 2021 para expulsar a las estructuras disidentes de las FARC presentes en Apure y Amazonas . Según la periodista local Sebastiana Barráez , los enfrentamientos estaban relacionados con intereses particulares del ELN y otra estructura disidente de las FARC, la Segunda Marquetalia, que maneja negocios ilícitos en esas regiones.

Las relaciones entre los distintos grupos insurgentes colombianos y el gobierno venezolano se han vuelto cada vez más complejas. Si bien el gobierno insiste en que no tolerará a estos grupos en suelo venezolano, la presencia de militantes colombianos acampados en Venezuela, así como las empresas vinculadas a ellos, contradicen esta afirmación.

En algunas regiones estratégicas de Venezuela, el ELN y las ex-FARC han creado consorcios criminales con el Estado venezolano en torno al control de la minería ilegal y el narcotráfico transnacional .

Además, los diversos grupos insurgentes-criminales en la región fronteriza venezolana también han entrado en conflicto. La Segunda Marquetalia y el ELN, por ejemplo, se han enfrentado con células ex-FARC del Frente X, por lo que comparten el interés de expulsar a esta facción disidente de la zona fronteriza.

Por el momento, lo único concreto que han logrado estas operaciones militares ha sido una crisis humanitaria. Según cifras de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios en Colombia (OCHA), más de 4.741 personas han sido desplazadas por las balas y bombas que caen sobre Apure.

Unidad de Investigación InSight Crime