Chevron aspira perforar nuevos pozos y sumar 200.000 BPD en 2024 si levantan las sanciones

201

La decisión de la administración Biden de iniciar conversaciones para levantar temporalmente las sanciones contra Venezuela plantea la posibilidad de que la producción petrolera finalmente se recupere en el país con las mayores reservas de crudo del mundo.

La flexibilización de las sanciones podría reactivar los tan esperados proyectos de perforación de Chevron Corp., la única petrolera estadounidense con operaciones en Venezuela, así como los de empresas europeas, incluidas Eni SpA, Repsol SA y Maurel & Prom.

“Venezuela podría agregar 200.000 barriles por día para 2025 y alcanzar 1 millón de barriles por día como resultado de negociaciones exitosas y nueva emisión de licencias”, dijo Francisco Monaldi, economista e investigador en política energética latinoamericana en el Instituto Baker de Políticas Públicas de la Universidad Rice.


Chevron planea comenzar a perforar nuevos pozos en 2024 y podría alcanzar una producción de 200.000 barriles por día para finales de ese año.

Aunque limitada por las sanciones, Chevron duplicó con creces su producción a 135.000 barriles por día.

Deterioro de yacimientos petrolíferos
Las sanciones, implementadas en gran medida durante el gobierno del expresidente estadounidense Donald Trump, han exacerbado la crisis económica y humanitaria de años de Venezuela al obstaculizar las ventas de petróleo Venezuela tiene alrededor de 300.000 millones de barriles de reservas probadas de crudo, superando a Arabia Saudita en el primer lugar del mundo.

Pero la industria petrolera de la nación sudamericana está deteriorada después de años de mala gestión y sanciones, lo que provocó que la producción cayera a un mínimo de 50 años de alrededor de 750.000 barriles por día.

Las conversaciones sobre sanciones dependen de que el presidente Nicolás Maduro, acepte celebrar una elección presidencial competitiva en 2024 y liberar a los presos políticos.

No está claro si el levantamiento temporal de las restricciones ofrecería a la industria petrolera suficiente margen de respiro para lograr una recuperación significativa.

Bloomberg