Ender Arenas: ¿Qué dijo Ledezma?

270

«Todos los hombres… tienen el derecho a negarse a la lealtad al gobierno y a ponerle resistencia, cuando es una tiranía o su ineficiencia es mayor e insoportable», Henry David Thoreau en “Desobediencia civil”.

No tengo porque suponer que la cantidad de críticos, algunos de buena fe y otros que han manipulado lo que dijo y no dijo Antonio Ledezma, en la entrevista que este le concedió a “Factores de Poder” de Patricia Poleo hayan leído “Desobediencia Civil” de Thoreau.

El concepto fue utilizado por el mismo Thoreau, en 1846, cuando se negó a pagar impuesto por lo que fue detenido y encerrado en prisión. Fue asumido por Gandhi, como reacción ante las fuerzas colonialistas inglesas en la India y por Martín Luther King, en su lucha por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos, entre otros, para justificar el “rechazo público, consciente, colectivo y pacífico a acatar leyes o políticas gubernamentales consideradas injustas o inmorales”.

He visto varias veces el video de la entrevista a Ledezma y han puesto en la boca de éste cosas que él no dijo. El régimen ha construido una narrativa, la narrativa clásica que viene construyendo desde que Chávez era amenazado de muerte un día y otro también, pero de lo que nunca se presentó `prueba.

En ese sentido, basta escuchar al Fiscal Tarek W. Saab, en la que primero, de manera falaz, hace un recuento de la historia del país en la que pone de cabeza lo ocurrido en estos, mas de, 30 años de historia  y culmina señalando que Ledezma convoca una rebelión militar para que hayan muertos y le suma una serie de delitos por cosas dichas que no se dijeron o por lo menos no fueron dichas por el entrevistado, sino que fueron pronunciadas por algunos de los panelistas (la Sra. Poleo y el ex militar Colina, que sí se pronunciaron por una salida militar. La Sra. Poleo, incluso, se definió como golpista y hasta lo dijo con cierto orgullo).

Ledezma, se pronunció, eso sí, por “la desobediencia civil”, que fue pronunciado varias veces en la entrevista. Hay que recordar que ella (la “desobediencia civil”) está contemplada en la Constitución del 99 (artículo 350) por la imperiosa necesidad del chavismo de darle carácter de rebelión cívica a los acontecimientos de febrero de 1989, hechos que la narrativa chavista coloca como el preámbulo del golpe del 92, travestido, este, de movimiento patriótico.

Ahora, que el gobierno tergiverse lo dicho no debe sorprendernos, está en el ADN del régimen, que se encuentra en sus horas m’as bajas, pues la crisis de sociedad es general (y lo digo literalmente, pues es un concepto que se aplica para describir situaciones sociopolíticas críticas en sociedades atrasadas).

Pero, lo que, de verdad, produce espeluzno es que voces autorizadas de la oposición asuma la retórica, por ejemplo, de Diosdado Cabello y de Tarek William Saab. Es el caso de la rueda de prensa de Capriles, donde al igual que Cabello, llama a Ledezma a que haga desde Venezuela ese tipo de pronunciamiento, señalándole que lo hace desde la comodidad del extranjero, asumiendo de entrada que Ledezma dijo, lo que el régimen ha dicho que Ledezma dijo.

 Creo que Capriles no vio la entrevista y se aventuró a opinar sobre la misma, porque su liderazgo ha sido desplazado, no por el fenómeno político en el que se ha convertido María Corina Machado hoy, sino porque él mismo, cuando pudo asumir el liderazgo de un proceso de “desobediencia civil” por los resultados electorales de 2013, mandó al pueblo a poner salsa por las noches y a sesiones de bailoterapia, con cacerolazos nocturnos.

Ocurre lo de siempre, y por eso se le ha hecho tan difícil a la oposición de trazar una estrategia exitosa. El fracaso de estas no ha sido por la eficiencia del gobierno en desmontarle tales estrategias a la oposición, sino que ella misma se ha encargado por las múltiples agendas e intereses en juego de trazar las rutas de su fracaso.

Ahora bien, y seamos sincero, la consigna “Hasta el final” entraña el concepto de “desobediencia civil” en el estricto sentido que le da Thoreau, y si se es consecuente con el mismo, pues no va de otra, el proceso concluyente de la primaria, si el vencedor es unos de los ilegalmente inhabilitados, me refiero a María Corina o Capriles, pues los otros no tienen en las encuestas más del 4%,  la oposición debe avocarse a la construcción de un vasto movimiento social cuya presencia en las calles, plazas y en todo espacio de la sociedad civil y política le envíe el mensaje al régimen de que la democracia solo es posible si se lucha por ella.


@enderarenas