Republicanos proponen endurecer ayudas de alimentos a familias pobres para elevar el techo de la deuda de EEUU. Casa Blanca lo evalúa.

296

En las conversaciones sobre el techo de la deuda de Estados Unidos ha surgido un tema espinoso: los republicanos propusieron endurecer los requerimientos de trabajo para poder recibir ayudas de cupones de alimentos y ahora la Casa Blanca lo está evaluando, según reportes de medios especializados.

Se trata en específico de las ayudas del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP en inglés) y del Programa de Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (TANF en inglés).

El programa SNAP tiene mayor alcance, pues ayuda a cerca de 40 millones de familias y sería uno de los programas sociales afectados si el Congreso y la Casa Blanca no se ponen de acuerdo para elevar el límite de endeudamiento de $31.4 billones (trillions en inglés) y el país se queda sin dinero para cumplir con sus obligaciones.

Eso podría ocurrir tan pronto como inicios de junio, según el cronograma ratificado por la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

Las conversaciones hasta el momento siguen sin dar un pacto bipartidista. En las reuniones que ha habido, los republicanos han puesto sobre la mesa varias exigencias, principalmente relacionadas con recortes en el gasto del gobierno.

El requisito afecta a más de un millón de personas
Dentro de esas propuestas es que ahora se está analizando el asunto de endurecer los requerimientos laborales para obtener algunas ayudas sociales.

En concreto, los republicanos plantearon como propuesta inicial que quienes pidan la ayuda de cupones de alimentos trabajen al menos 20 horas a la semana hasta que tengan 56 años, según un reporte de la agencia Reuters. Actualmente ese requerimiento aplica solo hasta los 50 años.

Eso significaría que al menos un millón más de personas tendrían que cumplir con ese requisito laboral para recibir la ayuda del programa SNAP.

No está claro cuánta aceptación ha tenido esta propuesta dentro de los funcionarios de la Casa Blanca. El presidente Joe Biden ha dicho de forma general que puede evaluar recortes de gasto, pero como un tema completamente separado del techo de la deuda.

Un portavoz del presidente dijo a Reuters en la víspera que «el presidente ha sido claro en que no aceptará políticas que empujen a los estadounidenses a la pobreza. Evaluará, bajo ese principio, todas las propuestas que los republicanos pongan sobre la mesa».

Univisión