¿Qué se puede esperar si EEUU no honra sus compromisos de deuda?

237

No hubo acuerdo entre el presidente Joe Biden y el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, sobre cómo elevar el techo de deuda. Aunque ambos se refirieron a avances y aseguraron que continuarían con los diálogos, Estados Unidos sigue inmerso en incertidumbre. ¿Qué pasaría si no hay un pacto?

Para los estadounidenses

«Todo estadounidense que directa o indirectamente dependa de un pago del Gobierno, dejará de cobrar», aseguró a AFP Gregory Daco, economista jefe de EY Parthenon.

Esto implica los salarios y pensiones de funcionarios y soldados, las prestaciones sociales relacionadas con los niños y la asistencia sanitaria. También tendría un efecto en las personas de bajos ingresos y en los ancianos.

Además, el Tesoro corre el riesgo de «quedarse sin efectivo para pagar cientos de miles de millones de dólares» de facturas, afirma Nancy Vanden Houten, economista de Oxford Economics.

Asimismo, tal como afirma Daco, las «empresas que trabajan para el Gobierno tampoco cobrarán».

Por otra parte, «si los mercados bursátiles caen, (…) los ahorros de las personas y también sus ahorros para la jubilación se verían perjudicados», declaró a AFP Nathan Sheets, economista jefe del banco Citigroup.

Para los mercados mundiales

«Desde el punto de vista de los mercados financieros, habría una enorme tensión», explicó Daco.

En 2011, cuando Estados Unidos estuvo cerca de no honrar sus deudas, la Bolsa de Nueva York se desplomó y el S&P 500 cayó «en torno a un 13 y 14%», recuerda.

Lo que generaría un gran cambio es que Estados Unidos sea incapaz de pagar a los tenedores de bonos del Tesoro; refugio seguro de las finanzas mundiales.

¿Los inversores internacionales dejarán de invertir?, se pregunta Daco.

Por lo pronto, ya «los inversores se han vuelto más reticentes a mantener deuda soberana con vencimiento en junio», advirtió recientemente la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

Si los títulos estadounidenses se desploman, «la situación sería catastrófica para todas las organizaciones que poseen muchos bonos públicos de Estados Unidos, como bancos, fondos de pensiones, compañías de seguros o fondos de inversión colectiva», señala Eric Dor, director de la escuela de negocios IESEG.

Eso, además, implicaría riesgo de quiebras y «efectos en cadena con una nueva crisis financiera mundial». El dólar, en tanto, se depreciaría «muy fuertemente», estimó.

El sistema financiero mundial «depende de la estabilidad del dólar», dijo el 11 de mayo la organización Center for American Progress.

Como en 2011, el oro podría ser el gran ganador. «Es el refugio seguro», porque en caso de amenaza de impago, «el dólar caerá, los rendimientos de los bonos caerán y la renta variable caerá», advirtió ante AFP, Jack Ablin, de Cresset Capital.

Para la economía estadounidense

Para Estados Unidos, «el impacto económico es simplemente que el Gobierno dejará de gastar», sentenció Daco. Eso influirá en el consumo de los hogares, pulmón de economía estadounidense.

Un menor gasto público significa «que la familia que no recibe su cheque (…) no va a poder gastar lo mismo cuando vaya a comprar, lo que (…) va a afectar a la tienda en la que compra, lo que, a su vez, va a afectar luego a sus propias decisiones de contratación», apunta Daco.

Además, añade el experto, como el Gobierno ya no puede pagar a sus proveedores, «las empresas de las que el Estado es cliente se ven amenazadas (…) por la quiebra».

El impacto financiero y económico acumulado costaría a la economía estadounidense el 5% del PIB, afirma Daco y advierte: «Estamos hablando de un choque mayor que la contracción del PIB durante la crisis financiera. Estamos hablando de un impacto enorme».

Para la economía mundial

Los efectos tendrían también magnitud mundial.

Los tasas de «los bonos emitidos por Estados Unidos subirían bruscamente» y desatarían reacciones en cadena, entre ellas «una caída de la inversión de las empresas y los hogares, así como del consumo, y, por tanto, una fuerte recesión en Estados Unidos», que podría extenderse «a Europa y a otros lugares», anticipa Dor.

«No creo que el crecimiento mundial ni el estadounidense se vean afectados significativamente este año», matizó.

Paradójicamente, la situación podría beneficiar a empresas exportadoras estadounidenses, ya que una depreciación del dólar «aumentaría la demanda exterior al abaratar de hecho los productos», según muestra una nota del Council on Foreign Relations del 2 de mayo.

AFP