Kaled Yorde: Tragedias y calamidades

527

El año 2023 entró cargado de grandes tragedias y calamidades que nos han llenado de consternación y mucho dolor. El espantoso mega- terremoto en pleno invierno que golpeó a Turquía y Siria, por un lado; y por el otro, la cada vez más cruenta y despiadada invasión rusa a Ukrania, colman de angustia y gran preocupación al mundo entero.

Terremoto Turquía supera los 30 mil muertos


La primera, por obra de la naturaleza, mientras que la segunda, como resultado del añejo odio y de las ambiciones desmedidas de Rusia contra sus vecinos.

No se puede soslayar el genocidio de Holodomor por hambruna cometido por Stalin entre 1932- 1934 contra el campesinado ucraniano que causó la muerte por inanición de un aproximado de entre 3 a 6 millones de personas. Stalin castigó a los ucranianos por haberse resistido a la imposicion de corporativas comunistas en su territorio. En ambas situaciones el resultado fue calamitoso: Millones de vidas humanas que se perdieron y propiedades y productos que fueron confiscados.


En lo relativo al terremoto ocurrido en Turquía y Siria, los muertos sobrepasan ya los 20 a 25 mil personas, cuatro mil setecientos edificios derruidos y más de 70 mil heridos, muchos de los cuales se hallan aún atrapados entre toneladas de cemento y hierro. Y los más grave en todo esto es que la cuenta sigue en aumento.


La parte noble en esta tragedia es la presencia fisica de miles de rescatistas provenientes de 65 países, quienes a toda marcha a lo largo de las 24 horas del día, están infatigablemente arriesgando sus propias vidas en aras de socorrer a los sepultados vivos, sacándolos de los escombros, a pesar del inclemente clima invernal de gélidas temperaturas bajo cero.


B) ZONAS SÍSMICAS
Desde tiempos inmemoriales la zona del mar Egeo, Grecia, Turquía, las islas griegas, Creta e islas aledañas, se ha caracterizado por ser altamente sísmicas y afectadas por fortísimos terremotos. Otras zonas se ubican en el océano Pacífico, el Japón; Indonesia, México y América del Sur.


Según estudios geológicos serios, en un lejano pasado no existía el llamado estrecho de Bósforo, un ancho canal de mar que separa Turquía de Europa y que une el mar Mediterraneo con el mar Negro. El Bósforo se formó como consecuencia de una fractura de las placas subterráneas del subsuelo que provocaron que las aguas del mar Mediterráneo se volcaran e inundaran la región, formando precisamente el mar Negro.


Los amables lectores que hayan tenido la oportuidad de visitar las islas griegas, Grecia, Turquía y demás regiones aledañas del mar Egeo, se habrán dado cuenta como las montañas a orillas del mar en esa zona, están como cortadas con un cuchillo gigantesco, formando acantilados (cliff) muy pronunciados.

Eso evidencia que en efecto en un lejano pasado la región fue afectada por un enorme terremoto de entre 9 a 10 grados de la escala Richter. En las cristalinas aguas del Egeo se observan hundidas a simple vista en el fondo del mar inmensas estructuras de piedra en el mar (puentes, puertos, casas). Aún más, según otros investigadores el bíblico diluvio universal que obligó a Noé a construir una inmensa barca para salvarse él, su familia y una pareja de todas las especies de animales, se debió a la terrible inundacion que provocó ese cataclismo del mar Egeo. Es frecuente oir decir que en el monte Ararat (Turquia), fueron hallados restos de la madera conque fue construida la barca del diluvio universal.
.

C) Los Mayas predijeron hace milenios que para el año 2012 del presente siglo, irían a ocurrir en el planeta Tierra una serie de fuertes terremotos y erupciones volcánicas fuera de lo común que acabarían con muchas vidas y construcciones. Los Mayas se pelaron sólo en 10 años; las grandes sacudidas geológicas comenzaron en 2023. Se espera el más letal y destructivo de todos los terremotos como es el de la falla de San Andres en California, que pudiera alcanzar los 9 o 10 grados de la escala de Ritchter, lo que equivaldría a una catastrofe gigantesca con la destruccion de varias de las grandes ciudades del Oeste de los Estados Unidos.


Otra gran calamidad en el horizonte es la masiva nueva invasión del ejército ruso a Ucrania. Putin sorprendió a casi todos los analistas y opinadores: Se esperaba el lanzamiento de un artefacto nuclear táctico sobre blancos militares o civiles del enemigo, lo cual no ha ocurrido (por ahora), y en su lugar está por enviar unos 300 mil soldados y el grueso de su ejército mecanizado. ¿Se pueden imaginar los amables lectores la cantidad de asesinatos de civiles inermes y violacion de mujeres y niñas ucranianas que la soldadesca rusa va a cometer? Parece que está por acontecer una nueva versión del genocidio de Holodomor de 1932 cometido por Joseph Stalin.


Los países vecinos de Ucrania miembros de la OTAN y otros que esperan ingresar al grupo, están en preparativos militares defensivos para repeler cualquier ataque ruso, habida cuenta que las ambiciones imperiales del señor Putin parecen ser insaciables. De hecho, Polonia, Moldavia y Suecia, entre otros, son los próximos objetivos a alcanzar.


Una reflexion: Si los rusos y su expansiónismo genocida masivo, dicen llamarse cristianos y el señor Putin se santigua frecuentemente cada vez que posa frente a las camaras acompañado del Patriarca de la Iglesia Ortodoxa rusa, ¿qué opinión les merece lo que Jesús en una ocasión dijo a sus discípulos en Mateo 10: 34: «No penséis que he venido a traer paz a la tierra; no he venido a traer paz, sino espada!»


¿Cuál sería para ellos el alcance de esa expresión? ¿UnaTercera Guerra Mundial a la vista? Parece que a Ucrania y a Europa les espera una experiencia calamitosa en los próximos días cuando se produzca esa nueva invasion masiva del oso ruso. Si a ello le sumamos las intenciones chinas de invadir a Taiwan y las de Corea del Norte contra Corea del Sur, ¿qué irá a suceder con la paz mundial que tanto se anhela? Sin lugar a dudas que se trata de malos presagios.

Que los amables lectores saquen sus propias conclusiones. También que Dios nos agarre confesados!

@kaledyorde