ABC: Rusia, al borde de la bancarrota

480

Moscú afronta hoy el pago en dólares de intereses de dos bonos de deuda pese al bloqueo de Occidente. El país vivió un impago en rublos en 1998; en moneda extranjera, el último fue en tiempos de los bolchevique.

La economía rusa vivirá hoy una de las jornadas más importantes de su historia reciente. Moscú tiene que afrontar este miércoles el pago de 117 millones de dólares (unos 106 millones de euros) en intereses de dos bonos de deuda. Y todo apunta a que no hará frente a su abono o, como mucho, intentará realizarlo en rublos, pese a que los inversores solo aceptarán dólares. Una respuesta que desataría un impago de deuda (’default’) que podría alcanzar los 150.000 millones de dólares (unos 140.000 millones de euros) y desataría un terremoto financiero que se dejaría notar en las empresas del Viejo Continente.

Los analistas dan por hecho desde hace semanas que el impago se va a producir. Agencias de ‘rating’ como Fitch y Moody’s ya han rebajado la nota crediticia de Rusia por debajo del bono basura, y el propio FMI avisó la semana pasada de que la bancarrota es más que probable; Fitch, de hecho, habló de que era «inminente».

Así, la presidenta del Fondo, Kristalina Georgieva, explicó entonces que «no es que Rusia no tenga dinero, sino que no puede usarlo» por las sanciones aplicadas por Occidente tras la invasión de Ucrania.

Un argumento parecido ha utilizado Moscú, quien ha acusado a la Unión Europea y Estados Unidos de empujarle a un ‘default’ «artificial». Desde el Ministerio de Finanzas del país han asegurado que se van a dar las órdenes para realizar los pagos comprometidos, pero también reconocen que «estos dependen de la congelación de las cuentas en moneda extranjera del Banco de Rusia y el Gobierno». Occidente ha congelado todos los activos en el extranjero del banco central ruso en divisa foránea, lo que complica el pago de intereses de bonos como los que vencen hoy, que no se pueden pagar en rublos, sino que están comprometidos en dólares.

Rusia ya vivió un ‘default’ en 1998, en parte por el coste que tuvo la primera guerra de Chechenia. Entonces salió a flote gracias al apoyo internacional y las ventas de petróleo y gas, dos salvavidas que ahora ni están ni se esperan en un tiempo. Es decir, el bloqueo de Occidente no solo puede precipitar la caída de Moscú, sino impedir que se levante en un periodo corto de tiempo. Además, el impago de finales de los noventa se produjo en rublos. Hay que remontarse a 1918, cuando los bolcheviques se negaron a abonar los bonos comprometidos por el zar, para encontrar un ‘default’ del país en dólares.

Pero, ¿qué supone para Occidente una Rusia en quiebra técnica? Tal y como publicó este periódico, existen unos países europeos más expuestos que otros a la deuda rusa. Y en el primer grupo se encuentra Italia, cuyos bancos tienen una exposición de 25.300 millones de dólares; Francia, que tiene una exposición de 25.200 millones; y Austria, de 17.500 millones de dólares. España, por su parte, tiene muy contenido el riesgo en apenas unos 800 millones de euros, según las fuentes consultadas, y con la banca nacional sin presencia directa en la deuda.

Asimismo, cabe destacar que el riesgo sistémico de Rusia está muy contenido ya que el peso de su deuda sobre PIB está muy lejos de ser un problema al situarse incluso por debajo del 20%. Por poner en contexto dicha cifra, España tiene una deuda sobre PIB cercana al 119%, diez veces más en suma.

La mayoría de los bancos de los países del euro empezaron a reducir su exposición al mercado ruso tras el conflicto de Crimea hasta llevarla a niveles de hace dos décadas. Lo cierto es que las entidades financieras buscan huir ahora de cualquier riesgo y estar presente en el país es uno. Fuentes financieras explican que si Rusia ofrece el pago en rublos, la capacidad de los inversores internacionales para acceder a esos pagos es extremadamente difícil en el entorno actual del mercado por las sanciones decretadas.

Empresas rusas
Según el analista de XTB Joaquín Robles, «el verdadero problema es que Europa también está expuesta a la deuda de empresas rusas» y recuerda que Gazprom ha emitido hasta 25.000 millones de dólares en bonos. Respecto al impacto de un impago de la deuda soberana rusa, Robles reconoce que el impacto es todavía «incierto», aunque asegura que «muchos analistas afirman que el riesgo no es sistémico».

Para Antonio Madera, responsable de ratings soberanos de EthiFinance, el impacto de un impago de Rusia será limitado. «Lógicamente, los acreedores querrán recuperar su dinero y eso llevará probablemente a un recorrido por las cortes de arbitraje y las instancias necesarias para reclamar ese pago, pero no será un elemento disruptivo en los mercados de capitales».

Madera entiende que incluso podría ser beneficioso para países como España, desde el punto de vista de que se podría beneficiar del cierre del grifo inversor a las empresas y la deuda rusas. El potencial impago de Rusia tiene tintes singulares. El país tiene capacidad de pago para atender el vencimiento, pero las restricciones internacionales y, según algunos analistas, la intención de presionar a Occidente, harán que no atienda al mismo.

Hay bancos y gestoras de fondos que llevan días pensando en que la posibilidad de un ‘default’ sea real. Fuentes financieras señalan que las entidades de mayor tamaño tienen «mecanismos para gestionar este tipo de impagos», dado que ya tienen experiencia por situaciones pasadas en otros países como Argentina o Venezuela. La intención del sector financiero con exposición a deuda rusa pasa por seguir en relación con los reguladores para tratar de mitigar el golpe y asesorar a sus clientes para alejarse todo posible de activos rusos.

Periodo de gracia
Así las cosas, lo que puede ocurrir en el corto plazo es todo incertidumbre. Abonar ese dinero en rublos supone técnicamente un impago, como recuerda Raymond Torres, director de Coyuntura y Economía Internacional de Funcas. Con todo, este experto recuerda que Rusia aún tendrá un periodo de gracia de un mes para tratar de buscar una solución a ese ‘default’.

Los siguientes pasos no están claros para Rusia y sus acreedores, incluso con los tribunales como opción aunque esta suele ser una posibilidad a la que se recurre en última instancia. «Tienen que negociar los acreedores y el país y llegar a un acuerdo. Normalmente se realiza un descuento de parte de la deuda para que puedan hacer frente al coste. Pero este caso es distinto porque no es que no pueda pagar, sino que está sujeto a sanciones y no puede usar sus reservas en dólares», afirma Torres.

A su juicio, la solución que podría planear en el horizonte sería la de acordar posponer los plazos de los bonos afectados ante la imposibilidad de hacer frente a los pagos. Es decir, una especie de moratoria en los pagos hasta que se logre solucionar la situación. Aunque también es cierto que los bonos extranjeros de Rusia cotizan ya solo a un 20% de su valor nominal, lo que indica la reducida posibilidad que dan los inversores a que el país haga frente a los pagos que tiene pendientes.

Además, como recuerda el experto de Funcas, incurrir ya en un impago de deuda provocará aún más desconfianza en los inversores hacia el mercado ruso y la estabilidad de la economía del país.

Guillermo Gines, Daniel Caballero, Bruno Pérez/ ABC