Antonio «Toño» Soler: 75 años de Tradición

82

 La LVBP inaugura su campeonato actual en medio de la más profunda crisis en la historia del país, con las opiniones encontradas de siempre, pero con la intención de ser un espacio para el desarrollo de un espectáculo, que sirve de desarrollo y sustento a una gran cantidad de personas, que no sólo laboran como peloteros o técnicos, sino que cumplen en su área una función específica necesaria para el buen desenvolvimiento del evento.

Muchos como todos los años desde que el país se polarizó están en contra del campeonato, acusándolo de ser una distracción ante tantas vicisitudes de la Venezuela de hoy tan golpeada por razones ya conocidas, cuyo causante está claramente identificado pero con el que lo que aún persiste y trata de seguir tiene que bailar pegado, so pena de ser eliminado como ha sucedido con otras tantas empresas y personas.

Otras voces con desconocimiento en la mayoría de los casos, mala intención o simplemente amantes de la crítica mal sana y sin fundamento, cuestionan de la calidad del espectáculo, comparándolo con las épocas anteriores sin medir que aparte de lo que todos sabemos, desde hace años el béisbol organizado ha limitado la participación de grandes ligas, prospectos y demás miembros del mismo, siendo casi nula la participación de peloteros que hayan sido contratados por la liga japonesa, segundo circuito en importancia del orbe, las cuales aumentan año tras año.

Por lo que sencillamente si la población del mundo crece con los años, la cantidad de peloteros, técnicos y otras profesiones va en aumento y en este circuito, como en los otros que se juegan en invierno, aquellos que por X o Y no tienen cabida en el béisbol organizado han encontrado una fuente de sustento, la cual puede ser una vitrina para tener oportunidad de regresar o de ir a circuitos superiores.

Ante este panorama nuestro circuito de 75 años, ha sido una institución que se ha cimentado en las costumbres y tradiciones del venezolano con sus altas y bajas, por eso a partir de hoy a pesar de nuestras diferencias en otras áreas, muchos compartimos la pasión por el béisbol profesional venezolano, por un equipo en particular y seguiremos por diferentes vías el desarrollo del campeonato, hasta la Serie del Caribe.

Por eso no reste amigo lector sume, que gracias a la LVBP ya son más de 400 los venezolanos en MLB, aunado a los profesionales de otras áreas que por su calidad, talento y profesionalismo trabajan para el béisbol organizado o en otros países, donde aplican todo lo aprendido en su pasantía por la LVBP.

Muchas personas que en su vida han agarrado un guante o un bate tienen en estos dos tres meses y medio una fuente de trabajo, por eso, ante tantos problemas, Gracias a Dios la LVBP sigue funcionando.

Será hasta la próxima Dios Mediante.

Antonio «Toño» Soler