Louisiana, Mississippi, Alabama y Florida ya están bajo alerta de tormenta tropical

51

El sistema tropical que amenaza a los estados de la costa central del Golfo de México tocará tierra en la costa de Louisiana el viernes por la noche.

El sistema, que mantiene bajo alerta a unos siete millones de personas en las zonas costeras de Louisiana, Mississippi, Alabama y Florida, avanza rumbo norte con vientos máximos sostenidos de 45 millas por hora (72 kilómetros por hora), informó el Centro Nacional de Huracanes.

Aunque la potencia de los vientos (por encima de las 39 millas por hora) califica para que sea catalogado como tormenta tropical, aún no ha sido declarado como tal debido a que se encuentra muy desorganizado y no tiene un centro definido. Cuando se forme, se llamará Claudette y será la tercera de la temporada de huracanes que comenzó el 1 de junio.

El sistema, que por el momento es denominado Tres, ya azotaba desde este viernes a las comunidades costeras con viento y lluvias, amenazando con interferir en las celebraciones del Día del Padre y el feriado de Juneteenth.

El Centro Nacional de Huracanes emitió una alerta de tormenta tropical para partes de Louisiana, Mississippi, Alabama y Florida, que se extiende desde Intracoastal City, Louisiana, hasta la línea del condado de Okaloosa-Walton en el “panhandle” de Florida.

Los meteorólogos advirtieron que el sistema tropical provocará fuertes lluvias, marejadas ciclónicas e inundaciones costeras en la costa central del Golfo de México desde el viernes y durante todo el fin de semana. Alrededor de las 4:00 pm de esta tarde, se encontraba a unas 125 millas (200 kilómetros) al sur de Morgan City, Louisiana.

El gobernador de ese estado, John Bel Edwards, activó el estado de emergencia el jueves por la noche, una medida administrativo que autoriza el uso de recursos estatales para respuesta a la tormenta.

Se espera que el ciclón produzca hasta ocho pulgadas (20 centímetros) de lluvia en la península de Yucatán en México, y hasta 12 pulgadas (30 centímetros) durante el fin de semana en la costa central del Golfo en Estados Unidos.

La combinación de la marejada ciclónica y la marea provocará que las áreas normalmente secas cerca de la costa se inunden con el aumento de las aguas que se mueven tierra adentro desde la costa, dijeron los meteorólogos. El agua podría alcanzar alturas de uno a tres pies (30-91 centímetros).

En Tacky Jack’s, un popular restaurante en la costa de Alabama en Orange Beach, “los vientos soplan bastante fuerte”, dijo este viernes el gerente de cocina, Greg Paddie. “Espero que entre y se vaya”, agregó.

En Orange Beach la gente estaba hablando de la tormenta, pero sin la misma preocupación que hubo por el huracán Sally el año pasado, dijo Paddie, y añadió que a Tacky Jack’s todavía le sobran sacos de arena de aquellos preparativos.

Sally arrojó barcos a tierra firme y dejó sin electricidad a cientos de miles de personas en Alabama y Florida. Dos personas murieron en la tormenta: una se ahogó y otra murió durante los esfuerzos de limpieza.

Los avisos de inundaciones también se extendieron al norte de Georgia, incluida Atlanta. Hasta seis pulgadas (15 centímetros) de lluvia serán posibles en partes del oeste de Georgia a medida que la tormenta avance en su trayectoria hacia el noreste, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

Ya ha habido dos tormentas tropicales durante la temporada de huracanes del Atlántico de 2021, que durará hasta noviembre. Los meteorólogos esperan que la temporada sea intensa, pero no tan fuerte como la de 2020 que batió récords.