Se mantiene presión internacional contra fraude parlamentario de Maduro

91

Casi medio centenar de países se han pronunciado este lunes para desconocer el resultado de las elecciones legislativas impulsadas por el régimen de Nicolás Maduro, quien busca retomar el control de la Asamblea Nacional, actualmente en control de la oposición.

En las primeras horas de la jornada, un documento firmado por 16 países de América señaló que los comicios “organizados por el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro, carecen de legalidad y legitimidad porque fueron llevados a cabo sin las mínimas garantías de un proceso democrático, de libertad, seguridad y transparencia, ni de integridad de los votos, ni la participación de todas las fuerzas políticas, ni de observación internacional”.

El texto fue respaldado por los gobiernos de Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Santa Lucía,

Más tarde se sumó a este grupo la declaración de Uruguay, que señaló que la votación no tuvo “principios democráticos ni garantías de transparencia”.

Por su parte, Estados Unidos, que lidera la presión contra Maduro con sanciones económicas a Venezuela, indicó este lunes que “seguirá reconociendo” al titular del parlamento, Juan Guaidó, como “presidente interino” de Venezuela. “La comunidad internacional no puede permitir que Maduro, que está en el poder de manera ilegítima porque robó las elecciones de 2018, se beneficie de robar una segunda elección”, advirtió el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, en un comunicado, reafirmando que los comicios del domingo, boicoteados por Guaidó, fueron una “farsa”.


En tanto, la Unión Europea también rechazó el proceso. Los Veintisiete estados miembros del bloque se negaron a reconocer el resultado de los comicios de este domingo, al entender que se llevaron a cabo sin “respeto al pluralismo político” y en un contexto de “descalificación y persecución de los líderes de la oposición”, dijeron en un comunicado.

“La UE hace un llamamiento a las autoridades venezolanas y a los líderes (…) para unirse de forma urgente y para empezar un proceso de transición dirigido desde Venezuela”, dijeron los Estados miembros en el comunicado, reiterando su compromiso a contribuir a ese proceso.

A su vez, el Reino Unido denunció este lunes que la elección del domingo “no fue libre ni justa”, sin cumplir los estándares internacionales, por lo que el gobierno británico no reconoce los resultados y mantendrá su apoyo a Juan Guaidó.

Con una participación de 31%, según el primer boletín del oficialismo, estas parlamentarias tienen uno de los porcentajes de abstención más altos de la era democrática venezolana, iniciada en 1958. La oposición, a su vez

La ausencia de dos tercios de la población electoral contrasta con la participación del 71% registrada en las legislativas pasadas, cuando la oposición quebró 15 años de hegemonía chavista en 2015.

En esta oportunidad, la oposición mayoritaria llamó a boicotear el proceso tachado de “fraude” después de que la justicia designara nuevos rectores electorales, una potestad del Parlamento, y entregara también las directivas de los principales partidos a adversarios de Guaidó.

Europa Press