La moringa: Un milagroso árbol que comienza a sanar la humanidad

241

Beneficios de la Moringa.

  1. Rica en nutrientes. La moringa es rica en vitaminas, minerales y compuestos bioactivos. …
  2. Puede combatir la desnutrición. …
  3. Se puede usar para purificar agua. …
  4. Antiinflamatorio y Antioxidante. …
  5. Mejora la salud del corazón. …
  6. Ayuda a la digestión.

A pesar de su fuerte sabor amargo la moringa se está convirtiendo rápidamente en un suplemento nutricional muy popular en casi todo el mundo.

Todas las partes del árbol de moringa, incluyendo las semillas, vainas y hojas, se usan en diferentes partes del mundo por sus propiedades nutricionales. La parte más conocida y usada del árbol son sus semillas, que han sido parte de la dieta tradicional en Asia y África durante siglos.

Hoy en día, la moringa está disponible en varias formas, incluyendo cápsulas, extractos, aceites, polvos y té. Las semillas también se pueden tostar y consumir como nueces, y las flores pueden ser utilizadas para hacer té.

Sin embargo, la forma más fácil de consumir la moringa es en polvo, hecho de sus hojas secas. El sabor es mucho más suave que el de las semillas, y las hojas secas contienen mayor cantidad de nutrientes que las frescas.

En general, la moringa es muy apreciada por sus beneficios nutricionales. También se ha usado para fines no alimentarios como la producción de biodiesel y como ingrediente en productos de belleza.

Un árbol milagroso

La moringa es una planta conocida como el árbol milagro. No solo es un alimento barato, sino que ofrece varios beneficios para la salud, según estudios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Mark Olson, investigador del Instituto de Biología, explica que contiene sustancias que favorecen la disminución de la presión arterial, la concentración de la glucosa en la sangre, además de ayudar a combatir enfermedades causadas por bacterias.

Según investigaciones de laboratorio la moringa es rica en isotiocianato, una sustancia que contribuye a la detoxificación del cuerpo.

Al elaborar té de moringa o al cocinarla se destruye el componente, lo que detona las propiedades benéficas de la planta, así como su probable efecto anticancerígeno.

También es un alimento excelente porque está llena de proteínas, pero Olson advierte que para usarlo en el tratamiento de diabetes es necesario un procesamiento especial.

Una clave para preservar los beneficios de la planta es no someter sus hojas a temperaturas superiores a 40 grados centígrados.

La infusión en frío es la mejor forma de preservar los isotiocianatos que contiene la moringa, señalan estudios realizados por Olson.

En otras palabras, debe agregarse al agua a temperatura ambiente unos 30 minutos antes de ingerirse.

El especialista de la UNAM sugiere colocar de tres a cinco gramos de hoja seca por cada litro de agua.

Las personas deben evitar concentrados de moringa porque existe evidencia de que las altas dosis de isotiocianatos provocan alteraciones reproductivas, testiculares y aborto en animales, enfatiza Olson.

En México, la especie más común es la Moringa oleifera, que puede encontrarse en la costa del Pacífico, desde el sur de Sonora hasta Chiapas, así como en la península de Yucatán.

La moringa pertenece al orden de la Brassicales, que también incluye al brócoli, rábano y la col.

Estas plantas producen isotiocianatos, que son moléculas con azufre, cianuro y azúcares.

En el caso del brócoli, se ha demostrado que estas sustancias ayudan a disminuir la incidencia de cáncer en células cultivadas in vitro de animales y seres humanos, comenta Olson.

Este árbol crece con facilidad en México, pues en su primer año puede alcanzar los ocho metros de altura.

Aparte de su contenido de isiotiocianatos, sus hojas tienen hasta un 30 por ciento de proteínas digeribles.

Gracias a su bajo costo, algunas organizaciones no gubernamentales envían moringa a poblaciones de escasos recursos, que conocen a la planta como árbol milagro.

En programas para prevenir la ceguera infantil también se utiliza porque contiene calcio y vitamina A.

La moringa incluso puede emplearse en el tratamiento de agua porque su bagazo posee una proteína coagulante que puede servir para la purificación del líquido.

El alimento del futuro

Originario de la India, Pakistán y Nepal, comenzó a cultivarse en los últimos siglos en el Caribe, Filipinas, América Central y América del Sur. La moringa es un árbol resistente que puede llegar a los ocho metros de altura. 

Actualmente en los Estados Unidos es muy difícil encontrar una tienda de productos saludables, un bar de smoothies o un gimnasio que no ofrezca la moringa entre sus suplementos estelares.

«Con frecuencia hallamos que hay mucha validez y verdad en lo que los cuidadores de la salud han estado haciendo durante miles de años», explicó la nutricionista Robin Foroutan, vocera de la Academia de Nutrición y Dieta estadounidense.

«El árbol de la vida», como lo llamaban en la India, ha demostrado tener algunas de las propiedades que se le atribuyen para tratar el asma, los niveles de azúcar en sangre, la desnutrición, los síntomas de menopausia y la caída del índice de masa corporal en pacientes con vih/sida.

Aunque no hay estudios que lo prueben todavía, existe veracidad de que la moringa puede tratar el colesterol alto, la escasa producción de leche materna, deficiencia de vitamina A, anemia, artritis, dolores de cabeza, falta de deseo sexual, infecciones, inflamación, problemas de la piel, estreñimiento, diarrea, problemas de tiroides, epilepsia, espasmos, úlcera, gastritis y gingivitis.

«Si hubiera una lista de las 10 plantas principales para ayudar a alimentar a la humanidad en los próximos 100 años, yo diría que la moringa debería estar incluida», argumentó Carrie Waterman, investigadora de la Universidad de California en Davis y experta en la química de los productos naturales. «Mi primera impresión fue que era demasiado buena para ser verdad», dijo a Phys.org.

«La moringa tiene un alto nivel de antioxidantes y moléculas muy específicas que ayudan a reducir la inflamación, algo que sabemos que subyace a muchos de los problemas de salud crónicos como el cáncer, la obesidad, la diabetes y la desnutrición», agregó Waterman.

«Postergar la diabetes es algo importantísimo», dijo a Phys.org. «Si se retrasa la enfermedad 15 años y uno se enferma a los 60 años en lugar de a los 45, puede que no necesite un transplante de riñón», puso como ejemplo.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) aseguró que «sus hojas son ricas en proteínas, vitaminas A, B y C y minerales: muy recomendables para mujeres embarazadas y lactantes, así como para niños pequeños». Entre los minerales se destacan por su alta concentración el calcio y el hierro, seguidos por el zinc, el magnesio y el potasio. Este familiar lejano del brócoli y el kale también contiene aminoácidos, entre ellos cistina y metonina. Las hojas poseen una enorme cantidad de proteína: casi el 30% de su peso seco, más que las legumbres.

@venezuelausaorg