AP: El control de Maduro sobre Venezuela se endurece a medida que aumenta el coronavirus

194

Más de un año después de que un joven político respaldado por Estados Unidos se levantara para derrocar al presidente venezolano Nicolás Maduro, el líder socialista tiene un control aún más fuerte del poder, con un impulso del nuevo coronavirus.

La oposición venezolana esperaba que 2020 pudiera traer un nuevo impulso después de varios intentos fallidos para derrocar a Maduro. Luego vino el coronavirus. Los analistas dicen que la pandemia ha ayudado a absorber el apoyo ya marcado de la oposición.

El miedo al contagio ha ayudado a mantener a los manifestantes fuera de las calles, y el fin de una leve recuperación económica impulsado por el virus ha mantenido a los venezolanos enfocados en la supervivencia diaria, no en la política.

En ese contexto, Maduro ha instituido medidas radicales para garantizar que el sistema electoral de Venezuela esté inclinado a su favor. Mientras tanto, la popularidad del líder opositor Juan Guaidó ha seguido cayendo en picado.

«En muchos sentidos, la pandemia ha sido más una bendición para Maduro que una maldición», dijo Geoff Ramsey, un experto en Venezuela del grupo de expertos de la Oficina de Washington para América Latina. «Maduro es más fuerte ahora que en cualquier otro momento en los últimos 18 meses».

Los funcionarios venezolanos anunciaron los primeros casos de COVID-19 a mediados de marzo, lo que llevó a Maduro a promulgar un bloqueo nacional que sigue vigente. Al menos 146 han muerto y aproximadamente 16,000 cayeron enfermos, según el recuento del gobierno, probablemente una gran subestimación debido a las pruebas limitadas.

En transmisiones nocturnas, Maduro y sus lugartenientes actualizan a los ciudadanos sobre los números, comparten información sobre envíos de ayuda humanitaria de aliados como Rusia y China y decretan nuevas medidas para detener el virus.

«Maduro ha tenido la oportunidad de mostrar su control territorial», dijo Luis Vicente León, un analista político venezolano.

El ingeniero Francisco Mato, una vez entre miles que vitoreaba a Guaidó, dijo hoy que sus esperanzas de un cambio político han quedado en segundo plano.

«Tienes que luchar por tu familia, por la comida y asegurarte de que no nos enfermamos», dijo Matos, de 42 años, con una máscara facial mientras compra alimentos. «La política parece una opción muy lejana».

Guaidó, entonces una figura relativamente secundaria en la oposición, anunció planes para derrocar a Maduro a principios de 2019 y rápidamente obtuvo el apoyo de más de 50 naciones, lideradas por Estados Unidos. Pero su llamado a la sublevación militar en abril fracasó, y para fin de año las manifestaciones callejeras habían disminuido notablemente.

El único medio local de Guaidó ahora son las redes sociales, a las que muchos venezolanos luchan para acceder debido a los frecuentes cortes de energía. Como jefe de la Asamblea Nacional, dirige sesiones legislativas semanales a través de conferencias telefónicas en línea que no son ampliamente accesibles al público.

«Si bien la dictadura está cada día más aislada, mantenemos el estandarte de la unidad», escribió en una publicación reciente en Twitter con solo 514 acciones.

Para muchos venezolanos, la pandemia ha aumentado una sensación de aislamiento ya intensa. Los vuelos internacionales que se habían vuelto cada vez más escasos ahora están completamente interrumpidos. La escasez de gas y el bloqueo hacen que viajar dentro de Venezuela sea casi imposible.

Los defensores de los derechos humanos dicen que el gobierno de Maduro está utilizando la cuarentena para erosionar aún más las libertades civiles.

El grupo de derechos de prisioneros con sede en Caracas Foro Penal dijo que el gobierno de Maduro este año arrestó a 281 personas que el grupo considera presos políticos, la mayoría durante la cuarentena.

Incluyen periodistas y médicos que se han pronunciado en contra del manejo del gobierno del coronavirus.

Nicmer Evans, que dirige el sitio web de noticias Punto de Corte, fue arrestado este mes un día después de tuitear comentarios que expresaron la esperanza de que un partidario de Maduro de alto perfil diagnosticado con COVID-19 sobreviva a la enfermedad, para que pueda ser juzgado en la tierra en lugar de ser » Justicia divina.

Evans, un izquierdista que apoyó al fallecido Hugo Chávez pero cuya publicación a menudo critica al gobierno de Maduro, registró su arresto, mostrando a la policía afuera de su puerta mientras hacía una declaración tranquila, si se apresuraba.

«Nuestro sagrado derecho a la libertad de expresión, crítica, acción política, defensa y resistencia contra la tiranía nunca debe considerarse un acto de odio», dijo antes de ser llevado bajo la acusación de violar una ley contra el odio. Las autoridades no han dicho qué desencadenó el cargo.

El director ejecutivo de Foro Penal, Alfredo Romero, dijo que a los prisioneros a menudo no se les permiten audiencias en la corte o visitas con abogados y familiares. «La pandemia se está utilizando para privarlos aún más del derecho a la defensa y al debido proceso», dijo.

La Corte Suprema, leal a Maduro, nombró recientemente una nueva comisión electoral, que incluye a tres miembros que han sido sancionados por Estados Unidos y Canadá, sin la participación del congreso liderado por la oposición, como lo exige la ley. El tribunal también se hizo cargo de tres partidos de oposición principales, nombrando nuevos líderes a los que la oposición acusa de conspirar para apoyar a Maduro.

La elección legislativa está programada para el 6 de diciembre y hasta ahora la oposición ha indicado que no participará.

Michael Penfold, un compañero con sede en Caracas en el Centro Wilson en Washington, dijo que el objetivo de Maduro es «decapitar al liderazgo de la oposición democrática al elegir esta nueva Asamblea Nacional».

Maduro también busca una oposición leal, «con la esperanza de seguir ganando tiempo hasta que la comunidad internacional pierda cualquier esperanza de un cambio en el país», dijo Penfold.

Las encuestas recientes de la firma independiente Datanalisis muestran que el índice de aprobación de Maduro es de un pésimo 13%. El de Guaidó es el doble, pero ha caído del 60% en febrero de 2019, poco después de declararse presidente legítimo de Venezuela antes de adorar a las multitudes.

El presidente Donald Trump expresó recientemente dudas de que Guaidó sea capaz de eliminar a Maduro y dijo que «parece estar perdiendo poder».

«Queremos a alguien que tenga el apoyo de la gente», dijo Trump a Telemundo. «Apoyo a la persona que tiene el apoyo de la gente».

Elliott Abrams, representante especial de Trump para Venezuela, discutió el martes en una sesión informativa que la política de 18 meses había fallado. La Casa Blanca continuará presionando a Maduro a través de sanciones y diplomacia, dijo, y agregó que no hay conversaciones actuales sobre la partida de Maduro.

«Lo que salió mal es que Nicolás Maduro decidió imponer un régimen cruel y brutal en el país», dijo Abrams.

La evolución se produce en medio de nuevos indicadores de que los venezolanos están cada vez más hambrientos. Venezuela es ahora el país más pobre de América, según un estudio realizado por investigadores de tres universidades venezolanas. Poco antes de la pandemia, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas publicó un estudio que encontró que una de cada tres personas aquí tiene hambre.

Una instructora de danza, Belinda Villanueva, de 60 años, dijo que su apoyo a Guaidó es inquebrantable, pero que en estos días está preocupada por asegurarse de que no se enferme cuando sale a comprar comida.

Maduro tiene partidarios de la oposición donde los quiere, incapaz de salir a la calle, dijo.

“Estamos encerrados. Tenemos miedo. No salgo porque este es un problema real ”, dijo Villanueva. «Maduro no inventó la pandemia, pero ahora la tiene como una herramienta para explotar como quiera».

Otros, como Ernesto Yamuraque, un trabajador autónomo, dicen que la mano firme de Maduro ha impedido que Venezuela experimente el alcance de la tragedia en las naciones vecinas de América Latina.

«En cuanto a la pandemia, Maduro la está manejando bien», dijo Yamuraque, de 57 años, esperando en la fila en una plaza para registrar su dirección con los funcionarios electorales. «Creo que estamos en mejor forma que otros países».

Scott Smith / AP