Hunter Biden es hallado culpable de todos los cargos por posesión ilegal de un arma de fuego y declaración falsa.

37

El jurado declaró culpable a Hunter Biden de todos los cargos presentados en su contra por posesión ilegal de un arma de fuego. «Aceptaré el resultado», dijo el presidente Biden en torno al veredicto de culpabilidad contra su hijo Hunter.

Hunter Biden había sido acusado por el fiscal especial David Weiss, nominado por Trump, de tres delitos graves: mentir a un vendedor de armas con licencia federal, hacer una declaración falsa en su solicitud al decir que no consumía drogas y posesión ilegal de un arma en octubre de 2018.

Un jurado federal concluyó que Biden violó las leyes destinadas a impedir que los adictos a drogas posean armas de fuego.

Es la primera vez que un familiar directo de un presidente de Estados Unidos es declarado culpable de un delito durante el mandato de su padre.

La sentencia de prisión será anunciada por el juez de la causa en aproximadamente 120 días. Hunter Biden no habló a la prensa al abandonar la corte, pero luego publicó un comunicado sobre el veredicto de culpabilidad.

«Hoy estoy más agradecido por el amor y apoyo que experimenté la semana pasada por parte de Melissa, mi familia, mis amigos y mi comunidad que decepcionado por el resultado. La recuperación es posible por la gracia de Dios, y tengo la bendición de experimentar ese regalo un día a la vez», dijo.

Según reporta la cadena CNN, el jurado estaba dividido 6-6 ayer lunes, pero que este martes, al reunirse de nuevo, estaba a favor de declararlo culpable 11-1.

Tres miembros del jurado que hablaron con esa cadena de noticias después de llegar a un veredicto de culpabilidad «dijeron que creían que no tenían más remedio que declarar culpable a Hunter Biden, pero aclararon que cuestionaban si alguna vez debería haberse iniciado el caso penal contra el hijo del presidente». Uno de ellos indicó que se malgastó dinero de los contribuyentes en este juicio.

Reacción de los Biden al veredicto de culpabilidad
El abogado defensor Abbe Lowell también dijo en un comunicado que estaban “naturalmente decepcionados” por el veredicto, pero que continuarían “persiguiendo enérgicamente todos los desafíos legales disponibles para Hunter”.

Hace unos días, Joe Biden había dicho que no se involucraría en asuntos del poder judicial y que aceptaría cualquier veredicto. También aseguró que no indultaría a su hijo si era declarado culpable. Este martes, el mandatario estadounidense se refirió a la decisión del jurado:

“Como dije la semana pasada, soy el presidente, pero también soy papá. Jill y yo amamos a nuestro hijo y estamos muy orgullosos del hombre que es hoy. Muchas familias que han tenido seres queridos luchando contra la adicción comprenden el sentimiento de orgullo al ver a alguien a quien amas salir del otro lado y ser tan fuerte y resiliente en la recuperación”.


El juicio contra Hunter Biden
El juicio, que se llevó a cabo una corte federal de la ciudad de Wilmington, en Delaware, acaparó la atención de los medios tanto por tratarse de un proceso penal en el que el acusado es el hijo del presidente de Estados Unidos como por los detalles oscuros de la vida del acusado como adicto, los cuales fueron expuestos en gran detalle por el equipo de fiscales liderado por Weiss.

Los fiscales incluso usaron las propias palabras de Hunter Biden, quien no testificó en su defensa, al reproducir pasajes de la versión sonora de su autobiografía ‘ Beautiful Things’ publicada en 2021, en los que habla abiertamente sobre su adicción al crack, sus períodos en rehabilitación y sus dificultades para mantenerse sobrio.

En su declaración de cierre, Wiess admitió que la evidencia presentada fue “horrible” y “abrumadora”; pero la justificó diciendo que había sido “ absolutamente necesaria” y que Hunter Biden había mentido sobre su consumo y adicción a las drogas al comprar el arma, lo que constituye el hecho delictivo por el que fue enjuiciado.

Los fiscales exhibieron imágenes del hijo del presidente con parafernalia de drogas y con el torso desnudo en un baño de burbujas, mostraron mensajes de texto entre Hunter Biden y vendedores de drogas y presentaron el testimonio de exparejas del hijo del presidente sobre cómo el consumo de drogas destruyó sus relaciones, entre otras evidencias de naturaleza gráfica.

La defensa presentada por el abogado Abbe Lowell estuvo basada en que Hunter Biden podría haber pensado que tenía un problema con el alcohol en el momento en el que compró el arma, pero no con las drogas, y que la adicción al alcohol no impide la compra de un arma.

Lowell señaló que los fiscales no lograron probarle que Hunter Biden hubiese consumido drogas en los 11 días en que tuvo el arma en su poder.

La defensa atacó los recuerdos de los hechos de los testigos presentados por la acusación e incluso presentó a la propia hija del acusado, Naomi Biden, quien habló sobre lo orgullosa que se había sentido durante una visita que hizo a su padre en un centro de rehabilitación en agosto de 2018, meses antes de la compra del arma, mostrando que Hunter Biden había superado su adicción durante ese período.

Agencias / Univisión