Douglas Zabala: Piruetas, zarpazos y transición

35

Sino fuese por lo tragicómico que simboliza el ver a lo más de 130 Kg embutidos en la patética figura de un Maduro cargado por sus guardaespaldas, uno pudiera pasar por alto esa fantochada, pero es tan insistente su porfía y la de su comando de campaña en imitar y marchar al ritmo de quien desde el 22 de octubre del 2023 va definiendo el rumbo del país, que pareciera no darle importancia al hecho de que cada pirueta emprendida profundiza más su calamitoso despeñadero hacia la derrota.

Cuando a Maduro se le ocurrió la “genial” idea de adelantar lo que estaba previsto realizarse a final de año, de seguro lo hizo pensando que tendría el mandado hecho y que solo le bastaría implementar algunos zarpazos represivos, para que de nuevo se encendiera en la oposición la llama abstencionista y todos, como en el 2005, 2018 y 2019 le entregaran de nuevo en bandeja de plata la Asamblea Nacional, los poderes públicos derivado de ella y su tercera reelección presidencial.

Inhabilitar a María Corina, violar los Acuerdos de Barbados, encarcelar y perseguir a los Dirigentes Nacionales de VENTE y por supuesto expulsar la veeduría electoral de la Unión Europea, son zarpazos de una candidatura derrotada y rechazada por una mayoría resuelta a cambiar.  

Por eso recurre a la ridícula y peligrosa pirueta de afirmar que “llegar a todos lados debe ser de sorpresa, porque existe un grupo de sicarios financiados por Leopoldo López, Julio Borges, António Ledezma y María Corina Machado para asesinarme”.

Antes y después del 28 de julio en Venezuela se seguirá desarrollando este proceso de transición, iniciado mucho antes de que el CNE anunciara la fecha de esta elección. Son ellos quienes deben escoger como asumir su salida del poder, una vez que no tienen posibilidad alguna de salir victoriosos en esta elección presidencial.

Aun dado su último zarpazo eliminando la candidatura de Edmundo, estarán obligados a medirse porque aquí nadie se saldrá de esta transición, pacífica, democrática y electoral, a pesar de las piruetas y zarpazos que seguirá intentando ejecutar el derrotado candidato Nicolás Maduro, porque mano segura no se tranca.

Douglas Zabala