The New York Times sobre elecciones en Venezuela 2024: Lo que hay que saber

44

El candidato de la oposición tiene escasas posibilidades de derrotar a Nicolás Maduro, quien ejerce un control total sobre las instituciones del país.

El resultado de las elecciones presidenciales de Venezuela, programadas para el 28 de julio, será trascendental para el futuro de la democracia del país, así como para los más de siete millones de venezolanos que han abandonado el país y han contribuido a un aumento migratorio en Estados Unidos.

Durante los últimos 25 años, el gobierno de Venezuela ha estado controlado por el chavismo, el movimiento socialista que comenzó con la elección democrática de Hugo Chávez en 1998 y que desde entonces se ha vuelto más autoritario. Cuando Chávez murió en 2013, su protegido Nicolás Maduro ganó la presidencia por un margen estrecho.

La economía de Venezuela se desplomó hace casi una década, lo que provocó uno de los mayores desplazamientos del mundo en la historia de Latinoamérica. El flujo de venezolanos y otros migrantes hacia EE. UU. se ha convertido en un tema dominante en la campaña presidencial estadounidense.

Estas son las primeras elecciones venezolanas en más de una década en las que un candidato de la oposición tiene una posibilidad razonable —aunque escasa e improbable— de ganar.

También están en juego el futuro de las reservas de petróleo de Venezuela, las mayores del mundo; la continuidad de las alianzas del país con China, Rusia e Irán, y el curso de una crisis humanitaria interna que ha sumido en un inmenso sufrimiento a una nación que solía ser próspera.

A crowd fills a street in Caracas.
Residentes del barrio de Catia, en Caracas, la capital venezolana, hicieron fila para votar el año pasado en unas elecciones primarias celebradas por la oposición.Credit…Adriana Loureiro Fernandez para The New York Times

Ya está claro que las elecciones no serán totalmente libres ni justas.

Maduro, de 61 años, controla el poder legislativo, el ejército, la policía, el sistema judicial, el consejo electoral nacional, el presupuesto del país y gran parte de los medios de comunicación, por no mencionar los violentos grupos paramilitares llamados colectivos.

El gobierno de Maduro ha detenido y encarcelado a 10 miembros de la oposición desde enero. Otros cinco tienen órdenes de arresto y se esconden en la embajada de Argentina en Caracas, la capital de Venezuela.

Una propuesta en el poder legislativo permitiría al gobierno suspender la campaña de la oposición en cualquier momento. Muchos venezolanos que viven en el extranjero no han podido registrarse para votar debido a los requisitos costosos y complicados.

E incluso si la mayoría de los votantes votan en contra de Maduro, hay muchas dudas de que Maduro permita que los resultados se hagan públicos o que los acepte.

Si Maduro abandona el poder, es casi seguro que sería el resultado de un acuerdo de salida negociado con la oposición en el que probablemente trataría de ser protegido de enjuiciamiento en un tribunal internacional por cargos de crímenes contra la humanidad.

Edmundo González, the opposition candidate challenging Mr. Maduro, sits in his home.
Edmundo González, exdiplomático, es ahora el principal candidato de la oposición.Credit…Adriana Loureiro Fernandez para The New York Times

A pesar de todos los obstáculos que ha puesto el gobierno para impedir unas elecciones creíbles, permitió que un exdiplomático, Edmundo González, se inscribiera como candidato en representación de una coalición de partidos de la oposición. González se convirtió por sorpresa en el candidato de consenso de la oposición después de que el gobierno de Maduro impidiera presentarse a su popular líder, María Corina Machado.

En una entrevista conjunta, González dijo que fue tomado por sorpresa cuando Maduro le permitió inscribirse como candidato, y todavía no tenía una explicación clara de por qué.

Mientras que González, de 74 años, era un desconocido para la mayoría de los venezolanos hasta hace poco, el apoyo de Machado a su candidatura lo convierte en un rival viable. Machado, de 56 años, una exdiputada enormemente popular, ha estado reuniendo a votantes en su nombre en actos por todo el país, donde es recibida como una estrella de rock, llenando manzanas de gente que le pide emotivamente que salve al país.

Hay otros candidatos en la papeleta, pero no se los considera aspirantes serios.

Lo más importante para la mayoría de los venezolanos es tener una oportunidad legítima de sacar del poder al actual gobierno chavista.

Las encuestas muestran que aproximadamente dos tercios del país se oponen al chavismo y son propensos a apoyar a cualquier candidato que pueda desafiar a Maduro, a quien culpan del colapso económico.

La economía venezolana entró en caída libre hace aproximadamente una década debido a la mala gestión del sector petrolero, una crisis agravada por las estrictas sanciones impuestas por Estados Unidos en 2019. La inflación disparada ha erosionado los salarios y los ahorros.

Durante años, los venezolanos han pasado momentos complicados, tratando de alimentar a sus hijos con ingresos limitados, viendo a miembros de la familia morir de enfermedades prevenibles y esperando durante horas en la fila para conseguir gasolina.

Se ha visto a adultos rebuscando contenedores en busca de alimentos desechados, largas filas para conseguir provisiones básicas, soldados apostados frente a panaderías y multitudes furiosas saqueando tiendas de alimentos. Las salas de emergencia han estado desbordadas por niños con desnutrición severa y bebés que sufren deshidratación debido a la escasez de fórmula infantil.

El gobierno de Maduro y sus bases, aproximadamente un tercio del país, según las encuestas, culpan de los males del país a los adversarios extranjeros, en particular a Estados Unidos, del que dicen que está librando una guerra económica contra Venezuela.

La reunificación de las familias separadas por la emigración también se ha convertido en una cuestión importante, dado el enorme número de venezolanos que se han marchado.

La autoridad electoral del país no ha anunciado los detalles de la votación de este año, pero las urnas en Venezuela suelen abrir a las 6 a. m. y cerrar a las 6 p. m., y los resultados se conocen hacia las 2 a. m. del día siguiente.

Por Genevieve Glatsky/ The New York Times