Inflación en EEUU aumentó un 6 % interanual en febrero

228

El aumento de los precios al consumo en Estados Unidos se suavizó ligeramente de enero a febrero, pero sigue apuntando a una elevada tasa de inflación que supone un reto para la Reserva Federal en un momento delicado para el sistema financiero.

El Gobierno indicó el martes que los precios aumentaron un 0,4% el mes pasado, justo por debajo de la subida del 0,5% de enero. Sin embargo, si se excluyen los volátiles costes de los alimentos y la energía, los llamados precios subyacentes aumentaron un 0,5% en febrero, ligeramente por encima de la subida del 0,4% de enero. La Reserva Federal presta especial atención a la medida subyacente como indicador de las presiones inflacionistas subyacentes.

Si se compara con los precios de hace un año, la inflación lleva ocho meses moderándose. En febrero, los precios al consumo subieron un 6% con respecto a 12 meses antes, por debajo del 6,4% de enero y de un máximo reciente del 9,1% en junio. Sin embargo, sigue estando muy por encima del objetivo de inflación anual del 2% fijado por la Reserva Federal. En febrero, los precios subyacentes aumentaron un 5,5% respecto a doce meses antes, ligeramente por debajo del 5,6% de enero.

Aunque los precios están subiendo mucho más deprisa de lo que desea la Reserva Federal, algunos economistas esperan que el banco central suspenda su racha de subidas de tipos de interés, que dura ya un año, cuando se reúna la próxima semana. Con el colapso de dos grandes bancos desde el viernes alimentando la ansiedad sobre otros bancos regionales, la Fed, por ahora, puede centrarse más en impulsar la confianza en el sistema financiero que en su campaña a largo plazo para controlar la inflación.


Se trata de un cambio brusco con respecto a hace apenas una semana, cuando el presidente Jerome Powell sugirió ante una comisión del Senado que si la inflación no se enfriaba, la Fed podría subir su tipo de interés de referencia en medio punto sustancial en su reunión del 21 y 22 de marzo. Cuando la Fed sube su tipo de interés de referencia, suele traducirse en un aumento de los tipos de interés de las hipotecas, los préstamos para automóviles, las tarjetas de crédito y muchos préstamos a empresas.

Las presiones inflacionistas siguen arraigadas en gran parte de la economía. Los alquileres, los precios de los comestibles y el coste de hoteles, restaurantes y vuelos aéreos se han disparado a medida que más estadounidenses buscan vivienda y gastan dinero en viajar, salir a cenar y asistir a espectáculos.

Jan Hatzius, economista jefe de Goldman Sachs, dijo que Goldman piensa ahora que los responsables políticos de la Reserva Federal harán una pausa en sus subidas de tipos la semana que viene. Goldman había pronosticado anteriormente una subida de un cuarto de punto. En una nota a clientes, Hatzius señaló que la Fed, por ahora, parece aún más centrada en calmar al sector bancario y a los mercados financieros que en luchar contra la inflación.

“Nos sorprendería que, sólo una semana después de haber hecho todo lo posible para apoyar la estabilidad financiera, los responsables políticos se arriesgaran a socavar sus esfuerzos subiendo de nuevo los tipos de interés”, escribió Hatzius en otra nota el lunes.

Hatzius pronosticó que, si la Reserva Federal suspende las subidas de tipos este mes, probablemente las reanudará en su próxima reunión de mayo. En última instancia, sigue esperando que la Reserva Federal eleve su tipo de interés oficial, que afecta a muchos préstamos a consumidores y empresas, hasta el 5,4% este año, frente al 4,6% actual.

En su lucha contra la inflación, la Reserva Federal podría verse ayudada involuntariamente por las secuelas de la quiebra del Silicon Valley Bank y del Signature Bank, con sede en Nueva York. En respuesta, muchos bancos pequeños y medianos podrían reducir sus préstamos para apuntalar sus finanzas. Un menor ritmo de préstamos podría contribuir a enfriar la economía y frenar la inflación.

La posibilidad de una pausa de la Reserva Federal subraya el brusco cambio experimentado por el sistema financiero y la economía del país en apenas una semana. El martes pasado, Powell había declarado ante el Comité Bancario del Senado que si la contratación y la inflación seguían al alza, la Fed probablemente subiría los tipos en la reunión de este mes en un considerable medio punto.

Ello habría supuesto una nueva aceleración de los esfuerzos de la Reserva Federal por endurecer el crédito. El banco central había subido su tipo de referencia un cuarto de punto en febrero, medio punto en diciembre y tres cuartos de punto cuatro veces antes.

Al día siguiente, al testificar ante un comité de la Cámara de Representantes, Powell advirtió que no se había tomado ninguna decisión definitiva sobre lo que haría la Fed en la reunión de marzo. Aun así, el viernes, el Gobierno informó de que los empresarios habían creado 311.000 puestos de trabajo el mes pasado. Era una señal potencial de que la inflación seguía siendo alta, y llevó a pronosticar una subida de medio punto en la reunión de la Fed de la semana que viene.

Sin embargo, ese mismo día se produjo la quiebra del Silicon Valley Bank, lo que generó una serie de preocupaciones totalmente nuevas para la Reserva Federal.

AP