Eugenio Montoro: La especulación, Bocatto Di Cardinale

348

Especular, en el sentido que queremos darle en esta nota, es hacer propuestas sobre la razón o las razones por las que ocurre un asunto y también decir como parece será su futuro.

Si sus nuevos vecinos son una pareja joven que discute con frecuencia, usted viendo el mal estado del carro que tienen y sabiendo que él perdió el trabajo, puede especular que las discusiones tienen que ver con asuntos económicos y como la gritería aumenta en volumen y frecuencia puede especular diciendo que esa relación no durará mucho.

Lo del bocatto di cardinale es una expresión antigua de cuando la iglesia el papa y sus cardenales tenían un enorme poder y los bocados que le reservaban al cardenal eran,entonces, lo mejor de lo mejor del comer y por lo tanto era algo que se disfrutaba mucho. Así es la especulación algo que hacemos casi todos y en general la disfrutamos.

Aclaradas las cosas del título, vamos al caso PDVSA, El Aissami, su renuncia, el bojote de reales perdidos y la persecución en marcha de los chavistas contra chavistas.

Es nuestra especulación que el escenario de hoy y lo que sucede tiene que ver con las elecciones 2024 de presidente, No es un secreto que todas las encuestas dan de perdedor a Maduro por centenares de razones que no comentaremos y esto tiene muy preocupado a todos los rojos y en especial al régimen cubano. Por esta razón, colocar otra figura que reemplace a Maduro para esas elecciones es una opción en dinámico análisis.

Allí aparecen, cual caimanes, los posibles candidatos, Diosdado, Lacava, El Aissami, Jorge Rodríguez, Padrino López, etc., todos haciendo cosas y morisquetas para ser seleccionado como el Delfín de Maduro. El caso de Tarek es especial pues desde hace muchos años sus amigos del medio oriente han hecho publicaciones razonando por qué Tarek debe conducir Venezuela, él aseguraría tener un lugar estratégico para futuras acciones en contra de los Estados Unidos, por cualquiera de los muchos grupos irregulares que existen asociados al islam y que se la tienen jurada a los gringos.

De pronto aparece el asunto de PDVSA, el dinero, aparentemente reservado para algo se esfuma.Esto había pasado antes, el fundamentalismo de El Aissami lo empuja a apoyar a sus hermanos que luchan contra el gran demonio (EEUU), antes ya les ha pasado dinero, insumos y pasaportes, así aparecen algunos curiosísimos pasaportes, nombre Mohamed Alí, Jalid Machal, Ahmed Lasín, y lugar de nacimiento Carayaca.

Maduro le había dejado pasar muchas vainas a El Aissami, pero esta es otra época y ocasión. La víbora de Jorge Rodríguez se entera del asunto de PDVSA y ve una oportunidad de oro y habla con súper bigote. Maduro y Rodríguez planifican la carambola que ha de venir.

Maduro,como parte del plan, deja ver a Jorge como el que mueve las cosas. Descabezar a El Aissami lo saca del juego presidencial, pero al hacer parecer a Jorge como el autor lo muestra como al casi seguro sucesor de Maduro desinflando de una vez a Diosdado, a Lacava y a Padrino. Maduro coloca como sucesor a su hombre de real confianza y el más adecuado para cualquier necesaria trampa electoral. Algunos meses antes de las elecciones Maduro renuncia y pide al estilo Chávez que elijan a Jorge. Sigue su hermana vicepresidente como presidente temporal. Maduro y Cilia hacen las maletas a Turquía, a tiro de piedra de Europa.

Ninguno de los aspirantes le daba tranquilidad a Nicolás como lo hace Jorge. La carambola de varias bandas está en movimiento.

Ysabiendo todos que Jorge es ahora el Delfín empezarán los acuerdos entre los dirigentes del PSUV para el futuro debilitando enormemente el poder político de Diosdado y de paso, prenderá la mecha en la FANB para ver quien sustituye a Padrino ganando nuevas lealtades y promesas poniendo a Padrino casi en el olvido.

Jorge saborea el bocatto de ser presidente. Veremos si los venezolanos lo dejan.

Es probable que sucedan algunos actos de retaliación de los afectados en contra de Rodríguez o su entorno, acusaciones de todo tipo pueden emerger, lo que sería excelente para la oposición y sus ganas de cambio. Veremos.

                                                                                      Eugenio Montoro

                                                                                     [email protected]