Autoridades de EEUU preparan una ley para renovar el sistema de asilo

443

La administración del presidente estadounidense, Joe Biden, está elaborando un amplio proyecto de ley que reformaría el sistema de asilo del país para acelerar la resolución de las solicitudes en centros de tramitación a gran escala en la frontera con México, según dijeron a Reuters dos funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).
El esfuerzo surgió de las discusiones en curso de la administración Biden para reimaginar el asilo ya que los cruces fronterizos han alcanzado máximos históricos y los tribunales de inmigración se enfrentan a grandes atrasos, dijeron las dos fuentes, que solicitaron el anonimato para discutir las deliberaciones internas. Funcionarios estadounidenses viajaron a Europa el mes pasado, incluyendo una parada en Holanda, para examinar los sistemas allí, dijeron.

Se espera que Biden, demócrata, busque la reelección en 2024 y ha endurecido su enfoque de la seguridad fronteriza, introduciendo nuevas medidas sobre inmigración en las últimas semanas, mientras los republicanos han intensificado los ataques sobre el tema tras hacerse con el control de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

La legislación -que sigue en fase conceptual- podría incluir también diferentes procedimientos para los solicitantes de asilo en función de su nacionalidad, con lo que los inmigrantes de países con tasas de aprobación típicamente más altas tendrían más libertad de movimiento mientras esperan el resultado de sus casos, dijeron las fuentes.

Aquellos con mejores posibilidades serían alojados potencialmente en apartamentos o en entornos menos restrictivos que un centro de detención, dijeron los dos funcionarios. Los inmigrantes con menos probabilidades de obtener asilo podrían ser procesados y deportados rápidamente. En el año fiscal 2022, por ejemplo, el 53% de los solicitantes de asilo chinos ganaron sus casos en el tribunal de inmigración, mientras que sólo el 8% de los hondureños lo hicieron, según datos del gobierno.

«Es un replanteamiento total del enfoque y no está limitado por las leyes actuales», dijo uno de los funcionarios del DHS.

Las fuentes subrayaron que el proyecto de ley sigue en fase de desarrollo y que los detalles podrían cambiar antes de que se finalice. Blas Núñez-Neto, un alto cargo político del DHS, es una de las personas que lidera el esfuerzo legislativo, según uno de los funcionarios del DHS y otra persona familiarizada con el asunto.

La Casa Blanca y Nunez Neto no hicieron comentarios inmediatamente. El calendario de la eventual legislación, o si ganaría apoyo entre republicanos o demócratas en el Congreso, sigue sin estar claro.

El nuevo proyecto de ley de asilo de Biden también podría incorporar potencialmente el requisito de que los inmigrantes soliciten asilo en los países por los que pasan si existen protecciones disponibles en otros lugares, dijo la tercera persona familiarizada con el esfuerzo.

Los defensores de los inmigrantes han criticado esa idea, diciendo que es similar a las «prohibiciones de tránsito» propuestas durante la administración republicana del entonces presidente Donald Trump. Los defensores también han planteado preocupaciones sobre el procesamiento rápido de asilo, diciendo que podría conducir injustamente a la deportación de migrantes con solicitudes válidas.

MÁS RESTRICCIONES

En enero, Biden puso en marcha nuevas restricciones fronterizas en combinación con vías legales para ciertos migrantes, lo que condujo a una fuerte reducción del número de personas atrapadas cruzando ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México.

Las nuevas restricciones de Biden, que se basan en una orden COVID-19 conocida como Título 42, permiten a las autoridades estadounidenses expulsar a México a los migrantes procedentes de Cuba, Haití y Nicaragua sin la posibilidad de solicitar asilo en Estados Unidos. Antes, México había aceptado mayoritariamente las devoluciones de mexicanos, algunos centroamericanos y, más recientemente, venezolanos.

Sin embargo, la orden del Título 42 está siendo impugnada ante los tribunales y sigue sin estar claro si seguirá en vigor si la emergencia de salud pública COVID finaliza el 11 de mayo, como está previsto.

La administración Biden ha dicho que quiere poner fin al Título 42 y sustituirlo por un proceso de deportación rápida más establecido conocido como «expulsión acelerada». Funcionarios estadounidenses han presionado desde el año pasado a México para que acepte a los no mexicanos a través de la expulsión acelerada una vez que termine el Título 42, dijeron a Reuters dos funcionarios estadounidenses.

Roberto Velasco, alto funcionario de la cancillería mexicana, viajó a Washington esta semana para discutir una serie de asuntos que involucran a ambas naciones. Dijo en un comunicado que «hay conversaciones en curso» sobre la política migratoria y que no se habían tomado decisiones sobre los próximos pasos.

Reuters