Ana García De Paredes Dupuy: ¿Qué sabemos sobre el globo espía chino?

301

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha confirmado el rastreo en los últimos días de un globo aerostático espía procedente de China. Desde Pekín reconocen que el globo se desvió de su rumbo previsto. En este artículo te explicamos qué es un globo espía y cuáles son las principales amenazas de su uso.

Estados Unidos anunció el jueves, 2 de febrero, que había detectado un globo aerostático espía que, según Washington, pertenece a China y estaría sobrevolando su territorio a gran altura, aunque “no representa ningún riesgo militar o físico” para nadie que esté en la superficie. Ante esta acusación, Pekín ha reconocido que el globo se “desvió mucho de su rumbo previsto” y lamenta la entrada involuntaria del gobierno en el espacio aéreo de Estados Unidos.

Si las relaciones entre Washington y Pekín ya estaban de por sí tensionadas la detección de este globo espía chino no parece que sea una buena noticia para las relaciones entre ambas potencias. Como te contamos en el boletín mensual de LISA News, el domingo 5 de febrero estaba prevista una visita del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, a Pekín que ha sido suspendida debido a la detección del globo chino en su espacio aéreo.

Según Estados Unidos el globo espía chino fue avistado por primera vez por pasajeros de un vuelo comercial tras sobrevolar Alaska y Canadá y mientras entraban en el espacio aéreo estadounidense por el estado de Montana. Es allí donde se ubica la base de Fuerza Aérea de Malmstrom, en la que se encuentra uno de los tres campos de silos de misiles nucleares de Estados Unidos.

¿Qué es un globo espía?
Un globo espía es un equipo de espionaje, como puede ser un cámara, suspendido debajo de un globo que flota sobre una zona determinada y es transportado por las corrientes de viento. Los globos suelen volar a entre 24.000 y 37.000 metros de altura, muy por encima del tráfico aéreo comercial (los aviones no suelen volar por encima de los 12.000 metros).

Según John Blaxland, profesor de seguridad internacional y estudios de Inteligencia en la Universidad Nacional de Australia: “Durante las últimas décadas, los satélites han sido dominantes. Los satélites eran la respuesta”.

Sin embargo, ahora que se están inventando láseres o armas cinéticas para apuntar a los satélites, ha resurgido el interés por los globos espía. Aunque estos no ofrecen el mismo nivel de vigilancia persistente que los satélites, son más fáciles de recuperar y mucho más baratos de lanzar.

Los globos espía también ofrecen escanear más territorio desde una altitud menor, al pasar más tiempo sobre una zona determinada, ya que se mueven más despacio que los satélites, según un informe de 2009 para el Air Command and Staff College de las fuerzas aéreas estadounidenses.

Sin la vertiente tecnológica, se podría decir que los globos espía se utilizaron por primera vez en la década de 1860, durante la guerra civil estadounidense, cuando los hombres de la Unión que viajaban en globos aerostáticos, con los prismáticos preparados, intentaban recabar información sobre la actividad de los confederados a mayor distancia. Enviaban señales en código morse o con un trozo de papel atado a una piedra.

Estados Unidos ha recuperado la idea de los globos espía en los últimos años, pero ha tendido a emplear globos solamente en territorio estadounidense. “En la atmósfera de otro país hay que pedir permiso”, afirma Blaxland. “Si vas a hacerlo —sin permiso—, entonces espera que no sea bien recibido”.

¿Cuál es la amenaza del globo espía chino?
El Pentágono informó el jueves que el Ejército estadounidense habría estado rastreando en los últimos días un presunto globo espía chino, que se encontraría a gran altitud, sobre el espacio aéreo continental de Estados Unidos. “Estados Unidos detectó y está rastreando un globo de vigilancia a gran altitud que se encuentra sobre el territorio continental de Estados Unidos en este momento”, ha indicado el portavoz del Pentágono, el general Pat Ryder.

Según Ryder, no es la primera vez que se observa la actividad de un globo espía en los últimos años. Una vez que el globo fue detectado, el Gobierno de Estados Unidos actuó de inmediato para protegerse frente a la recolección de información delicada por parte de China, indicó el portavoz en un comunicado.

Ryder también ha precisado que el globo espía “no presenta una amenaza militar o física para las personas en tierra”, ya que “viaja actualmente a una altitud muy por encima del tráfico aéreo comercial”, aunque no ha especificado dónde se encontraría, según ha informado la cadena CNN. Por estas razones, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó no derribar el globo chino después de que así se lo aconsejaran altos funcionarios de Defensa de su Ejecutivo.

En ese sentido, Defensa explicó que el aparato es “suficientemente grande” como para ocasionar daños si es derribado al suelo. Además, se aseguró que ese artilugio “tiene un valor adicional limitado” en lo que respecta a la recolección de material de inteligencia. Es por ello por lo que, aunque el pasado miércoles se evaluara la opción de abatirlo en una zona poco poblada del Estado de Montana, optaron por no arriesgarse, y que han recibido avisos de pilotos que lo han avistado pese a que vuela bastante alto.

La reacción de Pekín al supuesto globo espía chino
El Gobierno de China ha reconocido este viernes, 3 de febrero, que el globo que recorrió el espacio aéreo de Estados Unidos solamente tiene “fines de investigación, principalmente meteorológica”. Aun así, desde Pekín aclaran que el globo se desvió de la ruta prevista y lamentan la entrada involuntaria en la zona aérea estadounidense.

Aun así, antes de la confirmación, la portavoz de Exteriores china, Mao Ning, aseguró que “la especulación y el revuelo no van a ayudar a solucionar apropiadamente este asunto”.

LisaNews/ Ana García De Paredes Dupuy