Putin amenaza a Europa por expropiación de Gazprom: «Nadie quiere morirse de hambre»

484

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, advirtió este martes de que la nacionalización de activos energéticos rusos por parte de países como Alemania en el caso de la filial alemana de la gasística Gazprom es «un arma de doble filo». «Ya escuchamos declaraciones de funcionarios (occidentales) sobre una posible nacionalización de algunos de nuestros activos», señaló el mandatario ruso en una reunión sobre medidas de apoyo a la industria agrícola rusa.

«Esto no nos lleva a ninguna parte. Que nadie olvide que esta arma es de doble filo», dijo Putin durante la reunión. Putin condenó la «presión» ejercida contra el gigante ruso del gas. «La situación en el ámbito de la energía se agrava debido a las medidas brutales y no vinculadas al mercado, sobre todo la presión administrativa contra su nuestra sociedad Gazprom en varios países europeos», dijo en su intervención televisada.

El ministro alemán de Economía, Robert Habeck, reaccionó a las críticas contra la decisión de que la administración tomara el control de Gazprom Germania, cuya matriz rusa dijo que la abandonaría. «El hecho de que estemos en una situación en la que se pueden imponer contrasanciones a las sanciones no es una noticia nueva», dijo el político de Los Verdes. Habeck defendió la decisión sobre Gazprom. Es consecuente con la ley alemana. Y dijo no saber cómo se interpreta la normativa en el país de Putin, «pero los ministros en Alemania están sujetos a la ley y obligados a cumplirla».

En Rusia, tras el inicio de la guerra contra Ucrania, como parte de las sanciones y ante el cierre temporal de empresas occidentales, también se discutió sobre la posible nacionalización de los activos dejados atrás por las compañías multinacionales. El foco principal del debate fue continuar con el negocio para que los empleados no pierdan sus trabajos. Sin embargo, hasta el momento no ha habido ninguna iniciativa concreta de expropiación forzosa o nacionalización, a la espera de que regresen las empresas.

Mención a los fertilizantes rusos: «nadie quiere morirse de hambre»

El mandatario ruso dijo además en su intervención televisada que Rusia se propone «vigilar» sus exportaciones de productos alimentarios. «En un contexto de escasez mundial de alimentos, este año deberemos ser prudentes con las entregas al extranjero y vigilar con cuidado esas exportaciones a países que son claramente hostiles con nosotros», afirmó. Aunque dijo que Occidente necesita los fertilizantes rusos y los acabará comprando pese a las sanciones.

«No tenemos ningún deseo de perjudicar a nadie, de ninguna manera. Simplemente tenemos que poner orden en todo esto, tanto con la logística como con las aseguradoras», señaló. «Ahora hay un déficit y el déficit lo acabarán comprando», sostuvo el mandatario ruso, quien agregó que «nadie quiere morirse de hambre». El sector de los fertilizantes minerales ruso exporta el 70% de su producción. «Esto no significa que pongamos fin a esto para siempre. Pensémoslo, pero por ahora no vamos a cambiar nada», dijo.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, advirtió este martes de que la nacionalización de activos energéticos rusos por parte de países como Alemania en el caso de la filial alemana de la gasística Gazprom es «un arma de doble filo». «Ya escuchamos declaraciones de funcionarios (occidentales) sobre una posible nacionalización de algunos de nuestros activos», señaló el mandatario ruso en una reunión sobre medidas de apoyo a la industria agrícola rusa.

«Esto no nos lleva a ninguna parte. Que nadie olvide que esta arma es de doble filo», dijo Putin durante la reunión. Putin condenó la «presión» ejercida contra el gigante ruso del gas. «La situación en el ámbito de la energía se agrava debido a las medidas brutales y no vinculadas al mercado, sobre todo la presión administrativa contra su nuestra sociedad Gazprom en varios países europeos», dijo en su intervención televisada.

Respuesta alemana a las críticas
El ministro alemán de Economía, Robert Habeck, reaccionó a las críticas contra la decisión de que la administración tomara el control de Gazprom Germania, cuya matriz rusa dijo que la abandonaría. «El hecho de que estemos en una situación en la que se pueden imponer contrasanciones a las sanciones no es una noticia nueva», dijo el político de Los Verdes. Habeck defendió la decisión sobre Gazprom. Es consecuente con la ley alemana. Y dijo no saber cómo se interpreta la normativa en el país de Putin, «pero los ministros en Alemania están sujetos a la ley y obligados a cumplirla».

En Rusia, tras el inicio de la guerra contra Ucrania, como parte de las sanciones y ante el cierre temporal de empresas occidentales, también se discutió sobre la posible nacionalización de los activos dejados atrás por las compañías multinacionales. El foco principal del debate fue continuar con el negocio para que los empleados no pierdan sus trabajos. Sin embargo, hasta el momento no ha habido ninguna iniciativa concreta de expropiación forzosa o nacionalización, a la espera de que regresen las empresas.

Putin sobre los fertilizantes rusos: «nadie quiere morirse de hambre»
El mandatario ruso dijo además en su intervención televisada que Rusia se propone «vigilar» sus exportaciones de productos alimentarios. «En un contexto de escasez mundial de alimentos, este año deberemos ser prudentes con las entregas al extranjero y vigilar con cuidado esas exportaciones a países que son claramente hostiles con nosotros», afirmó. Aunque dijo que Occidente necesita los fertilizantes rusos y los acabará comprando pese a las sanciones.

«No tenemos ningún deseo de perjudicar a nadie, de ninguna manera. Simplemente tenemos que poner orden en todo esto, tanto con la logística como con las aseguradoras», señaló. «Ahora hay un déficit y el déficit lo acabarán comprando», sostuvo el mandatario ruso, quien agregó que «nadie quiere morirse de hambre». El sector de los fertilizantes minerales ruso exporta el 70% de su producción. «Esto no significa que pongamos fin a esto para siempre. Pensémoslo, pero por ahora no vamos a cambiar nada», dijo.

EFE/AFP/DW