Rusia reducirá «radicalmente» su actividad militar en Kiev y Tchernihiv

230

Un mes y cinco días después de que Rusia lanzara la guerra contra Ucrania, las dos partes alcanzan “el progreso más significativo”, como lo describió el Gobierno turco, anfitrión y mediador del encuentro que Kiev y Moscú sostuvieron este 29 de marzo, en Estambul.

El viceminsitro de Defensa ruso, Alexandr Fomin, informó que el Ejército de su país reducirá “radicalmente” la actividad militar alrededor de Kiev y Tchernihiv, en el norte de Ucrania.

Durante la reunión, Ucrania ofreció declararse un estado neutral, con lo que descartaría sus intenciones de unirse a alianzas militares internacionales como la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Los reclamos rusos sobre el reconocimiento de su soberanía sobre la provincia de Crimea, que se anexionó en 2014, y «la liberación del Donbass» quedan para futuras negociaciones.


Rusia ha decidido reducir “radicalmente” su actividad militar centrada en Kiev, la capital ucraniana y en Tchernihiv, en el norte del país, informó en las últimas horas su viceministro de Defensa, Alexander Fomin.

«Con el fin de aumentar la confianza mutua y crear las condiciones necesarias para futuras negociaciones y lograr el objetivo final de acordar y firmar (un) acuerdo, se tomó la decisión de reducir radicalmente, por un amplio margen, la actividad militar en las direcciones de Kiev y Tchernihiv», aseguró Fomin ante la prensa de su país.

El anuncio fue hecho poco después de que concluyera la más reciente ronda de conversaciones entre los equipos de negociación de los dos países, este martes, en Estambul.

Durante el encuentro, Kiev ofreció a su contraparte adoptar un “estatus neutral” a cambio de garantías de seguridad. Con esta decisión, el Gobierno ucraniano desiste de sus intenciones de pertenecer a la OTAN, acercamiento que desató la ira del Kremlin que señaló presuntas amenazas a su seguridad.

Asimismo, los negociadores de la Administración de Zelenski ofrecieron futuras negociaciones con respecto a los pedidos de Moscú de reconocer la soberanía rusa sobre la provincia de Crimea, que Vladimir Putin anexionó en 2014.

“En cuanto a Crimea, se ofrece dejar constancia clara de la intención de las partes de resolver la cuestión exclusivamente mediante negociaciones bilaterales en un plazo de 15 años. También se ofrece no resolver el problema de Crimea por medios militares en ningún caso. Sólo esfuerzos políticos y diplomáticos”, subrayó en una declaración escrita uno de los negociadores ucranianos.


El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, desestimó los informes de que el multimillonario ruso Roman Abramovich, que participa en las negociaciones con Ucrania, sufrió síntomas consistentes con un presunto envenenamiento.

El hecho habría ocurrido durante una ronda de conversaciones el pasado 3 de marzo y supuestamente algunos miembros de la delegación ucraniana también habrían presentado signos de envenenamiento como ardor en los ojos y en la piel, según reportó ‘The Wall Street Journal’.

Sin embargo, Peskov calificó los informes como «parte de la guerra de la información».

El oligarca ruso estuvo presente en el encuentro de este 29 de marzo en Turquía, donde los diálogos comenzaron con “una fría bienvenida y sin apretón de manos”.


El Palacio del Elíseo informó que el presidente francés, Emmanuel Macron, volverá a sostener un encuentro virtual con su homólogo ruso, Vladimir Putin, para mediar por el fin de la guerra en Ucrania.

El nuevo encuentro está programado para este martes 29 de marzo, señaló París. Pese a los esfuerzos, incluso antes de que Moscú lanzara el ataque a gran escala contra su vecino, hasta ahora, las conversaciones entre Macron y Putin no han llegado a un acuerdo.


Tras terminar la reunión en Turquía, trascendió que la delegación ucraniana propuso a los negociadores rusos adoptar un “estatus neutral” a cambio de garantías de seguridad

La medida significa que Kiev no se uniría a alianzas militares internacionales como la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) ni albergaría bases militares extranjeras, informaron los representantes del Gobierno de Volodímir Zelenski.


Aún se desconoce la respuesta del Kremlin. En la víspera de la reunión, el mandatario ucraniano indicó que su país está preparado para declarar la adopción de ese estatus como ha exigido Moscú, y está abierto a un compromiso sobre el destino de Donbass, la región en disputa en el este del país. No obstante, Kiev intenta sacar adelante un acuerdo que no comprometa la soberanía y seguridad de su territorio.


Al menos tres personas murieron y 22 resultaron heridas cuando un cohete impactó contra el edificio de la administración regional de la ciudad portuaria de Mikolaiv, en el sur de Ucrania, informó el Servicio de Emergencias ucraniano.

La misma fuente señaló que 18 de los lesionados fueron sacados de entre los escombros por rescatistas que continúan trabajando en el lugar.


Luego de abrir la nueva mesa de diálogo, el presidente turco y anfitrión del encuentro, Recep Tayyip Erdogan, hizo un llamado a las dos partes del conflicto a un alto al fuego “inmediato” para “detener esta tragedia”.

Además, Erdogan afirmó que “hemos llegado a un momento en el que las conversaciones necesitan dar resultados concretos” y se mostró confiado en que los diálogos en su país allanarán el camino para un posible encuentro entre los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de Ucrania, Volodímir Zelenski.

Es un pedido que hizo previamente Zelenski, pero el Kremlin no lo ha confirmado.


El ministro de Defensa Sergei Shoigu, aseguró que el «objetivo principal» de Moscú en Ucrania ahora es la «liberación» de la región del Donbass, según reportó la agencia estatal Interfax.

Se trataría de una señal de que Moscú podría estar cambiando a objetivos más limitados, después de enfrentar una feroz resistencia ucraniana en el primer mes de la guerra.


Sin embargo, Shoigu citó como razones que las tareas trazadas para la primera etapa de la operación ya fueron completadas y que el potencial de combate de las fuerzas de Ucrania ha sido reducido “significativamente”. Según Moscú, estas acciones le permiten a su Ejército enfocarse en lograr el objetivo principal: la liberación del Donbass, región separatista en el este ucraniano.

Shoigu agregó que la fuerza aérea de Kiev y su sistema de defensa aérea han sido “prácticamente destruidos” y Rusia ahora controla los cielos.


Las garantías de seguridad y la organización de un alto el fuego para resolver los problemas humanitarios se discuten en las conversaciones en Turquía, señaló un asesor del presidente ucraniano Volodímir Zelenski.

«Se están realizando consultas intensivas en este momento sobre algunos temas importantes, el más importante de los cuales es el acuerdo sobre las garantías de seguridad internacional para Ucrania, porque con este acuerdo podremos poner fin a la guerra como lo necesita Ucrania», afirmó el asesor político Mykhailo Podolyak ante la televisión local, mientras la delegación de su país negociaba en el palacio Dolmabahçe, en Estambul.

«El segundo tema es un alto el fuego para resolver todos los problemas humanitarios que se han acumulado», agregó Podolyak.

Reuters, AP y medios locales