Inteligencia de EEUU enfocada en analizar salud mental y comportamiento errático e irracional del presidente ruso

263

Un experto compartió la sospecha de que Putin estaba tomando corticoides; esta medicación podría explicar su llamativo comportamiento y la «redondez» de su cara.

Estados Unidos cuestiona la salud mental del presiente ruso Vladimir Putin en medio de los ataques del Kremlin en Ucrania. Congresistas familiarizados con los recientes informes de inteligencia y funcionarios de la Casa Blanca cuestionan abiertamente la estabilidad del presidente ruso.

Recientemente James Clapper, exdirector de inteligencia calificó a Putin como un hombre desquiciado, «personalmente creo que se está desquiciado, me preocupa su precisión y balance, especialmente un hombre que tiene el botón de una bomba nuclear en sus manos» dijo Clapper a CNN.

El senador Marco Rubio escribió en sus redes sociales que «es obvio que algo anda mal con Putin, siempre ha sido un asesino, pero su problema ahora es diferente y significativo. Sería un error suponer que este Putin reaccionaría de la misma manera que lo habría hecho hace cinco años».

Fuentes de inteligencia afirmaron que, Putin está completamente aislado de la mayoría de sus asesores, y dicen que ni siquiera ha estado escuchando a sus oligarcas, que tradicionalmente influyen en la toma de sus decisiones.


Funcionarios de la administración Biden temen que la presión de las sanciones económicas que afectan el valor del rublo, la moneda rusa, y los cierres del mercado de valores de Moscú, así como la falta de progreso en Kiev, puedan causar que el líder ruso arremeta aún más contra Ucrania.

«El objetivo del personal de inteligencia sería establecer si su estado de ánimo está relacionado con el manejo que le ha dado a la crisis con Ucrania, ya que expertos en observación han señalado un comportamiento errático e irracional por parte del presidente ruso», indica el medio ante citado.


Y agrega que «las agencias de inteligencia trabajan actualmente en recopilar toda la información posible sobre el estado actual de Putin y cómo le ha afectado mentalmente el paquete de sanciones económicas que le han impuesto los países aliados. Según se ha conocido, varios funcionarios de inteligencia estadounidenses se han interesado repentinamente en el comportamiento de Putin porque consideran que las decisiones que ha tomado durante los últimos días no son normales de acuerdo con su comportamiento cotidiano».

Asimismo, «la directora de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos, Avril Haines, quien habría asegurado que la comunidad de inteligencia no tienen una buena percepción del estado anímico de Putin, según lo indicó un legislador que hizo parte de una sesión informativa clasificada para legisladores, la cual fue llevada a cabo hace unos días».

El senador republicano Chuck Grassley «confirmó que en el encuentro sí se discutió sobre el estado de ánimo del líder ruso, sin embargo, no entregó detalles de lo hablado allí».

«Putin, de 69 años, fue descrito como «ceniciento e hinchado» en imágenes publicadas por el Kremlin. El presidente ruso, que normalmente tiene una figura robusta y varonil, se veía pálido e incapacitado mientras sus fuerzas golpeaban las ciudades de Ucrania. Putin no dice nada sobre su salud, pero ha habido mucha especulación a lo largo de los años», se lee en el reporte.

Suma el artículo que: «los investigadores incluso afirmaron que identificaron signos en la forma de andar de Putin que podrían indicar la enfermedad de Parkinson. El Kremlin no ha comentado sobre la especulación de que Putin está enfermo». De ahí que citen varias pistas que indicarían una posible enfermedad, como su cara y cuello hinchados, posibles indicios de Párkinson, y un sistema inmunodeprimido (de ahí su distancia con los demás en la reuniones).

«Putin puede estar gravemente enfermo, dijo hace unos días Udo Lielischkies, experto en el Kremlin y antiguo jefe de la oficina de la ARD (consorcio de radiodifusoras públicas de Alemania) en Moscú, en el programa de ARD «hart aber fair». Putin «no parece el mismo de hace unos meses», dijo Lielischkies, refiriéndose a una especulación de la veterana asesora presidencial estadounidense en temas de Rusia, Fiona Hill. En una entrevista, había expresado la sospecha de que Putin estaba tomando corticoides; esta medicación podría explicar el llamativo comportamiento de Putin, por un lado, y la “redondez” de su cara, por otro», reportó la página Univadis.

DLA/ Caracol