Blinken asegura que no se busca cambio de régimen en Rusia mientras endurece su retórica

439

Los mordaces comentarios del presidente Joe Biden llamando a Vladimir Putin un “dictador” y hasta «carnicero» que “no puede permanecer en el poder” han llamado la atención del mundo y han merecido una advertencia del presidente francés Emmanuel Macron sobre la intensificación de la retórica. La Casa Blanca trató de aclarar los comentarios sobre Rusia.

¿Por qué nos importa? El secretario de Estado, Antony Blinken, enfatizó que no existe una «estrategia de cambio de régimen para Rusia» por parte de EEUU y que el punto de Biden era que Putin «no puede estar facultado para emprender una guerra o participar en una agresión contra Ucrania o cualquier otra nación».

La guerra en Ucrania y la inflación son dos grandes temas que hunden popularidad de Joe Biden.


Una encuesta de NBC News publicada este domingo 27 de marzo expone que la guerra de Rusia contra Ucrania está incrementando las preocupaciones internas en los Estados Unidos y la desconfianza a Joe Biden.

Desde Francia, Macron se puso contra una «escalada de palabras y acciones», y agregó que no «usaría ese tipo de términos», mientras continúa comunicándose con Putin.
El viceprimer ministro de Ucrania elogió el mensaje general de Biden desde Varsovia y dijo que era “importante tener un sentido de liderazgo internacional y comprensión de la tragedia que está ocurriendo”.


Mantente informado con los temas más relevantes de política, economía, comunidad latina y salud.

Esto es lo que debe saber. Horas antes del discurso de Biden, dos poderosos cohetes impactaron en Lviv, una ciudad fronteriza con Polonia del oeste de Ucrania que en su mayoría se ha librado de los ataques.

El jefe de la inteligencia militar de Ucrania acusó a Rusia el domingo de tratar de dividir su país en dos, “para crear Corea del Norte y Corea del Sur en Ucrania”, con la parte oriental controlada por Rusia.


Las fuerzas rusas parecen estar tratando de rodear a las tropas ucranianas en las regiones controladas por los separatistas en el este de Ucrania, avanzando desde Kharkiv en el noreste y Mariupol en el sureste, dijo el domingo un informe de inteligencia británico.