Economía de EEUU creció un 5.7% en 2021

617

La economía terminó el año creciendo a un sólido ritmo de 6.9% de octubre a diciembre, informó el jueves el Departamento de Comercio.

En medio de las presiones por la alta inflación y aún con la pandemia que no cede tras dos años, ahora impulsada por la variante ómicron, se espera que la economía siga expandiéndose este año, aunque muchos pronostican que a un ritmo más lento.

Muchas empresas estadounidenses, especialmente restaurantes, bares, hoteles y lugares de entretenimiento, siguen bajo la presión de la pandemia que ha mantenido a millones de personas en sus casas para evitar las multitudes y, así, los contagios.

El gasto de los consumidores, el principal motor de la economía estadounidense, podría verse frenado este año por la pérdida de la ayuda gubernamental a los hogares, que nutrió parte de la actividad económica en 2020 y 2021 pero que en su mayoría ya ha expirado.


En este contexto, y para ayudar a contener la inflación, la Reserva Federal informó este miércoles que planea aumentar las tasas de interés varias veces este año, en su nivel más alto en casi cuatro décadas. Esos aumentos de tasas harán que los préstamos sean más caros y tal vez desaceleren un poco el crecimiento este año.

A raíz de la recesión de 2020, se esperaba un repunte para 2021. El PIB se había contraído un 3.4 % en 2020, la caída más pronunciada en un año desde una caída del 11.6 % en 1946, cuando se estaba saliendo de la Segunda Guerra Mundial.

A partir de la explosión mundial de la pandemia, los empleadores recortaron unos 22 millones de puestos de trabajo. La economía se hundió en una profunda recesión. Pero la recuperación del empleo ha sido asombrosa: en diciembre el desempleo se situó en el 3.9%, aunque aún faltan recuperar millones para alcanzar el nivel prepandémico.

Pero las tasas de interés bajas, las inyecciones de ayuda del gobierno, incluidos cheques de ayuda para la mayoría de los hogares y la implementación generalizada de vacunas revivieron la economía.

De hecho, el resurgimiento de la demanda fue tan sólido que tomó a las empresas con la guardia baja. Muchas empresas aún luchan por adquirir suficientes suministros y cubrir puestos con trabajadores para cumplir con un rápido aumento de la demanda.

Con muchas personas trabajando de forma remota, la escasez se volvió especialmente aguda para productos para el hogar, desde electrodomésticos hasta artículos deportivos y equipos electrónicos. Con la escasez de chips de computadora, los concesionarios de automóviles también han mostrado faltante en stock de vehículos.

Las fábricas y los puertos se vieron desbordados y las cadenas de suministro se han visto afectadas. Por ello, a más demanda y con una oferta acotada, la inflación comenzó a acelerarse. Durante los últimos 12 meses, los precios al consumidor se dispararon un 7%, la inflación interanual más acelerada desde 1982.

Univisión