Moisés Naím: Dos cartas chinas

464
US Vice President Joe Biden (R) and Chinese Vice President Xi Jinping (L) accompanied by their translators walk across the Dujiangyan Irrigation system in Dujiangyan outside Chengdu in China's southwest province of Sichuan on August 21, 2011. Biden said that the world's biggest economy has never defaulted on its debt and never would, during a visit aimed at boosting Chinese confidence in the US economy. AFP PHOTO/Peter PARKS (Photo credit should read PETER PARKS/AFP via Getty Images)

EE UU y China están destinados a competir, pero debería ser igualmente obvio que también lo están a colaborar.

A finales de julio, Wendi Sherman, la subsecretaria de Estado de Estados Unidos, hizo una visita oficial a Tianjin, en el noroeste de China. Allí se reunió con su contraparte, el viceministro Xie Feng. El propósito de esta visita oficial era ver cómo se podrían reducir las fricciones entre los dos países.

No funcionó.

Xie Feng la recibió entregándole dos cartas. Una se titula Lista de Malas Prácticas que Estados Unidos debe cesar y la otra Lista de importantes casos individuales que preocupan a China. La primera exige al Gobierno de Washington que elimine incondicionalmente las restricciones de visado para entrar a EE UU que pesan sobre altos funcionarios gubernamentales y miembros del partido comunista chino y sus familiares. También pide eliminar las sanciones estadounidenses a líderes del partido y del Gobierno. La segunda carta manifiesta “serias preocupaciones” por la manera como han sido tratados ciertos ciudadanos chinos a quienes se les ha prohibido la entrada a EE UU, así como por el hostigamiento y acoso a diplomáticos, y el creciente sentimiento antichino en el país.

La subsecretaria Sherman respondió vía Twitter que su país continuaría “presionando a la República Popular China para que respete las normas y sus obligaciones internacionales”.

Desde esa reunión hasta hoy las cosas han empeorado. China ha llevado a cabo pruebas de un nuevo misil hipersónico que vuela a más de cinco veces la velocidad del sonido. Enjambres de hasta 150 cazabombarderos chinos penetran el espacio aéreo de Taiwán con creciente frecuencia. China está construyendo 119 silos subterráneos que albergan misiles balísticos con alcance intercontinental. Un reporte del Pentágono advierte de que el gigante asiático está aumentando su arsenal nuclear más rápido de lo que se pensaba hace tan solo un año. China podría llegar a tener 700 ojivas nucleares en 2027 y más de 1.000 para 2030 (Estados Unidos tiene 3.750).

En Washington, se da como un hecho que ya ha comenzado una segunda Guerra Fría. Se vislumbra un prolongado conflicto que no implica un enfrentamiento militar directo entre las dos naciones. Los conflictos se dirimen en la arena económica, política, comunicacional, cibernética y en el mundo del espionaje y sabotaje. También a través de enfrentamientos armados más limitados entre países aliados a una de las dos superpotencias. En el Congreso de EE UU hay docenas de leyes en consideración cuyo propósito es limitar, contrarrestar o sancionar a China. Una encuesta llevada a cabo a comienzos de 2021 por el Pew Center encontró que el 89% de los estadounidenses veían a China como un país competidor o enemigo. Una teoría conocida como la trampa de Tucídides postula que cuando una potencia en auge amenaza el rol dominante que detenta una potencia establecida, el conflicto es casi inevitable.


Ciertamente, EE UU y China están destinados a competir. Pero lo que debería ser igualmente obvio es que también están destinados a colaborar. Hay un sinnúmero de amenazas y problemas globales que atentan contra el interés nacional de estas dos superpotencias y que no pueden ser atenuados o eliminados por ninguna de ellas actuando solas. El ejemplo más ilustrativo de estas graves amenazas que requieren respuestas mancomunadas es la lucha contra el calentamiento global. La naturaleza misma del problema, así como las políticas para enfrentarlo, exigen una cercana colaboración entre Pekín y Washington. Y esta coordinación no va a ocurrir por altruismo, solidaridad internacional o porque, simplemente, es la respuesta más razonable. Va a ocurrir porque les conviene a los poderosos. Porque es del interés nacional de estos dos gigantes que el aumento de la temperatura del planeta no conduzca a devastadores cataclismos que no respetan océanos o fronteras.

Otro ejemplo de un ámbito en el cual la colaboración entre China y EE UU resulta indispensable es el de la salud global. Sabemos que la de la covid-19 no es la primera ni será la última pandemia que afecte al mundo. También sabemos que en esta pandemia la colaboración entre gobiernos, incluyendo a los de EE UU y China, fue pésima. Pero la velocidad y eficacia con la cual los científicos identificaron la vacuna y que laboratorios y empresas de múltiples países produjeron miles de millones de dosis en tiempo récord son un ejemplo de situaciones en las cuales la cooperación desplaza a la competencia.

La lista de áreas en las cuales EE UU y China se verán obligados a coordinarse es larga e importante. La lucha contra la proliferación nuclear, en especial la de Irán o Corea del Norte, y contra la proliferación de armas químicas y biológicas; el terrorismo islamista; los ataques cibernéticos; la inestabilidad del sistema financiero mundial; la piratería; la anarquía de los flujos migratorios; el narcotráfico y el tráfico de personas y armas, o la regulación de las gigantes empresas tecnológicas son solo algunos ejemplos.

Xi Jinping, el líder chino, se planteó la que calificó como una pregunta fundamental para este siglo: “¿Podrán China y Estados Unidos manejar adecuadamente su relación? Esta pregunta concierne al destino del mundo, y ambos países deben responderla”. Tiene razón.

@moisesnaim