Darwin Chávez: ¿Se acerca el fin del interinato de Juan Guaidó y el festín de Voluntad Popular?

261

AL CIERRE. Me confirman algo sobre lo cual tenía información preliminar. Se trata del interés de un poderoso sector del chavismo en la derrota de Omar Prieto. Para lograr tal objetivo están apoyando a la oposición. ¿Dinero? Probablemente sí. ¿Quién está liderando la operación Anti-Omar? No sé si será el líder, pero por lo menos quien viene operando en el terreno moviendo el respaldo es el general, Néstor Reverol, quien es un enemigo jurado de Prieto. No me extrañaría para nada que también esté involucrado Francisco Arias Cárdenas y si no recordemos la reunión que hizo hace varias semanas, con su equipo más cercano en un departamento en el sector La Lago. ¿Por qué? Porque ambos han tenido como objetivo, desde hace mucho tiempo, sacar a Prieto del juego político y que luego este pague las consecuencias de no tener poder, ni protección. Este tipo de adversarios se los ha ganado Omar a pulso como consecuencia de su estilo. No son enemigos fortuitos, sino que él mismo se los buscó. Tanto Reverol como Pancho son de mucho cuidado para OP. Ahí les dejo ese dato.

VISITA POLÉMICA. Como no podía ser de otra forma en una sociedad marcada por la desconfianza, la llegada a Venezuela del fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, ha estado envuelta en una fuerte polémica. Hay quienes consideraban que el régimen trataría de maquillar sus violaciones a los derechos humanos y con eso alejaría la posibilidad del juicio. Más allá de los normales temores, hay que tomar en cuenta que dicha visita es parte del proceso que está en marcha y que eso no cambiaría sustancialmente el fondo de una investigación que ha sido llevada con seriedad, no solo por los funcionarios de la CPI, sino también por quienes han sustanciado los casos como denunciantes. Pensar que el fiscal y su equipo serían fácilmente engañados por Maduro, no era algo lógico porque ellos seguramente estaban preparados para lo que les iban a decir y mostrar. Todas las dudas se disiparon cuando el señor Khan anunció desde nuestro país la apertura formal de la investigación en la CPI. Aunque no lo hizo él de viva voz, lo dejó asentado en el memorando de entendimiento que firmó con Maduro, como para que no queden dudas. Desconozco si el fiscal hizo a propósito la jugada para oficializar el proceso desde Venezuela, pero sin duda que le quedó muy bien y se constituyó en una luz de esperanza para un pueblo atropellado por el chavismo. Ahora bien, si creemos que esa investigación y el juicio son acciones rápidas, tenemos una visión algo alejada de la realidad, por cuanto eso tomará tiempo y por lo tanto no tendrá efectos inmediatos en la crisis nacional. Varias veces he comentado que ese probable juicio servirá para traer justicia a todos los venezolanos, cuyos derechos han sido violentados, por un régimen que atropella y encarcela sin ningún prurito. Esperemos con algo de paciencia y mucha fe que en la CPI se hará justicia. Sepamos administrar tiempo y expectativas.

¿CERCO? (I) Se acumulan evidencias que demuestran que tres de los partidos del G4 o sea Primero Justicia, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo siguen en marcha con una estrategia que, al parecer, busca desplazar a Voluntad Popular y a Juan Guaidó del control del gobierno interino. La intención de sustituir a JG de la presidencia de la AN 2015 y del interinato no es nueva. Recordemos que durante el último cuatrimestre de 2020 comenté en varias ocasiones que Primero Justicia proponía la rotación, a lo que se opuso VP con el apoyo de AD y UNT. Buena parte de la posición de Primero Justicia se sustentaba y sigue basándose en el pésimo manejo de los activos en el exterior. Importante recordar que en varios comunicados dicho partido cuestionó no solo la falta de transparencia en la administración de estos recursos, sino también la ausencia de voluntad del interinato para investigar los escándalos que se han venido acumulando. Como antecedente a la rebeldía de algunas fracciones contra Guaidó, rememoremos que entre agosto y septiembre de 2020 le dejaron en claro que no aprobarían ninguna solicitud de recursos, que no estuviera bien sustentada. Los tiempos de obediencia absoluta a JG y su parapeto interino comenzaban a esfumarse. Recordemos adicionalmente, que durante la encerrona de Bogotá, se produjo una fuerte discusión entre Borges y Leopoldo por el tema de la corrupción. Casi llegan a las manos, pero los asistentes evitaron que todo terminara peor. Posteriormente, en dos oportunidades Julio Borges propuso que esos activos fueran entregados a un Fideicomiso, manejado por el Banco Mundial o el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para garantizar la transparencia. En ninguna de esas ocasiones hubo interés de Guaidó y Voluntad Popular de revisar los cuestionamientos y la propuesta de PJ. Hasta este momento los justicieros estaban solos en su enfrentamiento contra el interinato. Sin embargo, las cosas parecen estar cambiando. ¿Por qué? La primera señal fue aquel ultimátum que le dieron esos tres partidos a VP, pero en especial a Leopoldo López, para que Carmen Elisa Hernández saliera de la presidencia de Monómeros, como lo comenté en mi columna del 15/09. La segunda señal más reciente es el informe preliminar de la comisión especial de la AN 2015 sobre las irregularidades en Monómeros, en el cual se apunta hacia la responsabilidad de Leopoldo López en buena parte de las atrocidades cometidas en dicha empresa. ¿Quiénes aprobaron el informe? Pues PJ, UNT y AD. ¿Quiénes rechazaron la investigación? Por supuesto que Voluntad Popular y el representante de la Fracción 16J, quien sigue siendo muy cuestionado. Inclusive lo expuesto por esa averiguación no solo confirma los señalamientos que hice en mi columna, sino que también ratifica la denuncia que hizo Humberto Calderón Berti contra Leopoldo López. Pero hay una señal más reciente ¿Cuál? Que este martes 02/11 la Comisión Delegada no aprobó el decreto de reestructuración de Monómeros que presentó Juan Guaidó. ¿Se acerca el fin del largo y tedioso interinato? ¿Se acerca el final del control de Voluntad Popular de los activos en el exterior? ¿Es viable ese cambio? Lo reviso en la próxima parte de este comentario.

SER O NO SER. Después de más de 22 años de lucha contra el chavismo entre errores, fracasos y algunos éxitos, pero además dejando dudas razonables en el camino; es normal que la oposición venezolana esté fracturada. Lo anormal es que las diferencias en cuanto a la estrategia, pero sobre todo los celos entre aquellos líderes que consideran que llegaron al mundo escogidos por Dios, hagan tanto daño a toda una nación. En los últimos años esa feroz lucha interna se ha recrudecido, a raíz de los desacuerdos surgidos con ese cogollo llamado G4 y ahora entre quienes forman parte del mismo cenáculo. Uno de los mejores ejemplos de esa división sin sentido, es que actualmente hay sectores sacando cuentas en su calculadora a ver cuánto podrían ganar, si se produce un fracaso electoral el 21N. En esa tónica están quienes se mantienen atrincherados en su posición abstencionista, alegando que no están dadas las condiciones para alcanzar resultados transparentes. Lo peor es que pregonan la necesidad de condiciones 100% perfectas, cuando eso es imposible de lograr. No terminan de entender que hay que aprovechar lo que se ha logrado hasta la actualidad y, sobre todo, el interés de la comunidad internacional en garantizar unas elecciones limpias. En el marco de la crisis nacional nada será nunca 100% ideal. Hay otro sector, integrado por quienes sienten que no fueron tomados en cuenta por el G4, que estiman que eso es razón suficiente para jugar al fracaso el 21N. Ambos sectores y otros más que merodean por ahí, están dedicados en cuerpo, alma, vida y corazón a desprestigiar o dividir el esfuerzo electoral. Lo hacen a través de las redes sociales. Lo hacen enviando cadenas y cadenas de WhatsApp durante todo el santo día, como si no tuvieran nada más que hacer que seguir participando en la canibalización de la oposición, lo que por supuesto le hace el juego al oficialismo. Este columnista nunca ha ocultado, ni mediado en sus diferencias con el G4. Pueden revisar todas mis columnas desde mediados de 2020 y encontrarán una clara posición ante los errores cometidos por ese cogollo. Pero mis diferencias con ese grupito no son razones suficientes para apostar al fracaso electoral. Será que al no ser dirigente político pienso diferente, pero apuesto al mil por ciento a un buen resultado electoral. ¿Qué esa no es la solución de fondo? Está claro que es parte de una compleja salida, pero por sí sola no lo es. Pero acaso, ¿La abstención si es la solución de fondo? Tampoco lo es. Votar y apostar por la victoria en algunas gobernaciones y alcaldías, es una obligación de todo venezolano de bien. Quedarse en sus casas no es una opción ante la tragedia que vive el país.

SABOTAJE. Omar Prieto tiene poco margen de maniobra en lo electoral, pero aún tiene el poder y la capacidad para entorpecer la campaña de la oposición. Su falta de apoyo popular, busca compensarlo impidiendo que los opositores hagan su trabajo y que la población pueda votar sin dificultades el 21N. ¿Qué está haciendo? Por ahora profundiza la escasez de gasolina. Hace varios días un empresario amigo, quien tiene una pequeña flota de vehículos como parte de la operación de su negocio, me comentaba con preocupación que desde septiembre la escasez de gasolina se ha acentuado. En medio de la conversación coincidimos que la mayor escasez de combustible no es un hecho casual. No se trata solo de la poca capacidad de producción que hay en PDVSA luego de la destrucción del chavismo. Tampoco se trata de la incapacidad de comprar gasolina en el exterior. Hay una clara y evidente estrategia de Omar Prieto de “esconder” el combustible, para que las colas en las estaciones de servicio se amplíen artificialmente. Luego de la charla con el empresario, consulté a un dirigente de la oposición quien me confirmó que a los problemas para surtir gasolina se han agravado, no solo en las “bombas” que venden a precios subsidiados, sino también en las que venden en dólares, lo que afecta la capacidad de movilización durante la campaña y tendrá su incidencia el 21N. Buscando más detalles, pregunté a una fuente de los organismos de inteligencia quien me confirmó que la orden es guardar buena parte de  las gandolas cargadas en instalaciones militares, para surtir a los vehículos oficiales y del PSUV, pero alejar el producto de las calles. El otro flanco lo están trabajando y están planificando acciones de intimidación para intentar alejar a los votantes opositores de los centros de votación. Omar Prieto sabe que la única oportunidad que tiene de ser reelecto es entorpeciendo la campaña y la capacidad de organización de la oposición, además de generar temor en los ciudadanos. El problema para Omar es que al sabotear a la oposición con la gasolina y la violencia, también afecta al 90% de los zulianos, sobre todo maracaiberos, lo que le genera consecuencias a él. Y creo que él ya tiene demasiados problemas encima, como para cargarse otros más.

TENDENCIAS ELECTORALES. Los sondeos y el testeo en la calle que facilitan algunos amigos, en su mayoría sin ninguna militancia política, me permiten asegurar que la disputa a la Alcaldía de Maracaibo está reservada para Rafael Ramírez y Willy Casanova. Lo triste del caso es que a pesar de todas las exhortaciones que se le han hecho, el colega Juan Carlos Fernández está a punto de cometer el peor error de su carrera política y comunicacional. En lo personal creo que JCF va hasta el final, aunque luego del 21N y sin la efervescencia de la campaña, podría arrepentirse de no haber tomado una decisión inteligente. Volviendo a la contienda, el ganador estaría entre Ramírez y Casanova. No solo porque ocupan el primero y segundo lugar en los sondeos, sino además por la incidencia del “tubo electoral” que conducirá a que la mayoría de los votantes sufraguen en la tarjeta de la Unidad o en la del PSUV. El voto cruzado será una tarea titánica para el votante, quien solo tendrá tres minutos para votar y las maniobras que deben hacer son de verdad complejas. Muchos me preguntan ¿Cómo va Rafael Ramírez? A todos les digo que bien, porque el esfuerzo de todos los días estar en campaña está mostrando los resultados y mantiene una buena ventaja sobre el actual alcalde de Maracaibo. Por otro lado, Willy Casanova parece haber llegado a su techo en cuanto a la intención de voto y el máximo porcentaje que obtiene es 26%. El otro problema de WC se llama Omar Prieto, quien es un pesado plomo en el ala, ya que está muy mal valorado en Maracaibo. Mientras para Willy la presencia de su candidato a la gobernación es un problema, para Ramírez el acompañamiento y respaldo de Manuel Rosales es un plus. Inclusive el “negro” tiene otro plus y es el apoyo de Pablo Pérez, quien tiene buen recall en la capital zuliana ¿De qué depende el resultado? De la participación de la ciudadanía el 21N. Si vota 60% o más, gana la oposición. Si vota 50% o menos, el chavismo se puede colar. 

¿CERCO? (yII). Es claro y evidente que la intención de estos tres partidos es sustituir a Juan Guaidó y cortar el abusivo control que VP ha tenido del interinato y sobre todo de los activos en el exterior. A riesgo de que de nuevo los laboratorios de redes sociales de Juan Guaidó desaten su odio en mi contra, otra vez daré mi visión de lo que podría ocurrir. Comienzo con la viabilidad de dicho cambio, que no depende tanto de las organizaciones políticas sino de la comunidad internacional. No puede haber una transición como esa, sin la aprobación de la coalición de naciones, pero sobre todo de EEUU. Ahora bien, ¿qué tan satisfecha está la gestión de Joe Biden con Guaidó y el interinato? Creo que sencillamente los mantienen en el poder porque son un mal necesario. Sobre el tema conversé con el amigo, Ángel Monagas, quien alegó que la alcahuetería de los gringos con el interinato ya sobrepasaba los límites de lo racional. Les voy a repetir mi respuesta a Ángel: “Estados Unidos no puede quitar su apoyo al interinato por más cuestionamientos que tenga por la falta de resultados y sobre todo por los oscuros manejos de los activos. De hacerlo haría caer estrepitosamente a esa oposición y ahorita son un mal necesario. Esa oposición es vital en la estrategia de construir una salida política y electoral, pero Juan Guaidó no es indispensable. El solo es una circunstancia que acumula 33 meses de cháchara y errores. Viendo lo que está ocurriendo en tres de los partidos del G4, no me sorprendería que estén generando las condiciones para un cambio a partir del 5 de enero de 2022 y con la anuencia de EEUU. Los gringos no pueden ordenar directamente la rotación en el poder, pero si pueden respaldar a quienes desde el interior de la oposición estén buscando ese objetivo”. ¿Qué dijo Monagas? Seguramente lo dirá en su columna de este viernes. Ahora bien, ¿es viable la salida de Guaidó? Si. ¿Contaría con el apoyo de la comunidad internacional? Tengo la percepción que sí. Si me preguntan si en lo personal considero que la salida de JG es lo mejor para la lucha de la oposición, diría que sí. Su desgaste ya es irreversible y un refrescamiento no le caería mal a la oposición, en un año importante ante las negociaciones y la posibilidad de activar el referendo revocatorio. Aunque a los laboratorios de propaganda y a los adoradores de Guaidó no les guste, él no es imprescindible en la lucha, pues de hecho nadie lo es. ¿Saben para quién es vital que Guaidó se mantenga? Para los bandidos disfrazados de opositores que se han hecho ricos con el interinato, sobre todo algunos residenciados en España y que viven a todo trapo.

OMAR “LASTRE”. Hace varias semanas comenté que Omar Prieto era un problema para el PSUV y para los candidatos de ese partido, ya que tiene tan mala imagen que se ha convertido en un lastre. Mi apreciación se confirmó luego de ver los videos del acto de inicio de campaña de Willy Casanova. ¿Por qué? Porque en los videos que pude revisar, en todos se ve a un Casanova muy incómodo con la presencia de Omar y trata de zafarse del “lastre”. Busca caminar delante de OP o se aleja de él. De hecho, en uno de los videos se ve a Casanova como si Prieto lo estuviera sujetando por la camisa para mantenerlo a su lado. Willy trata de deslindarse de Omar, porque sabe que su presencia le causa más problemas que beneficios.  En cuanto al acto, claramente lo hicieron en un lugar estrecho, en el cual concentrar personas y mediante un juego de cámaras hacer ver que fue un acto masivo. Una consulta ¿Por qué Willy y Omar no se meten en los barrios? ¿Le tienen temor a la reacción de la gente? Señor Casanova, le tengo una mala noticia: no podrá quitarse encima a ese lastre que tiene por nombre Omar Prieto.

ACTIVOS. Interesante el despliegue que está haciendo el equipo del PCD en todo el Zulia, pero especialmente en Maracaibo para apuntalar la campaña de la Plataforma Unitaria. A pesar de sus desavenencias con el G4, esta organización y sus líderes tomaron la inteligente decisión de sumarse al esfuerzo para derrotar el odio y el atraso. No cayeron en la tentación de mantener candidaturas fuera de la unidad, alegando el maltrato del cogollo opositor. Hoy, por ejemplo, es fácil ver a Marco Rivero recorriendo las comunidades acompañando a Manuel Rosales y Rafael Ramírez. Interesante que mientras siguen en la calle motivando la participación popular, mantienen sus reclamos ante la falta de honestidad del interinato en cuanto al manejo de los activos en el exterior. En paralelo, adicionalmente siguen promoviendo la activación del Referendo Revocatorio a partir de enero de 2022. 

SIN VOLUNTAD. En el último episodio del programa #CONTRASTES conversé con el diputado Ismael León, quien es parte de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional 2015. La entrevista giró en torno a dos temas fundamentalmente. El primero fueron las razones de su renuncia a Voluntad Popular y que no es un tema menor, ya que era parte del Equipo Nacional de Activistas (ENA) con voz y voto. Luego de escuchar sus razones, me quedó claro que todo lo que mis fuentes me han revelado y he comentado en esta columna es 100% real. En VP hay un doble discurso contra la corrupción, pues critican las irregularidades que comete el chavismo, pero amparan la corrupción de sus miembros. El mejor ejemplo es el caso de Freddy Superlano, que he comentado en varias ocasiones, quien fue expulsado de VP por una decisión de la Comisión de Resolución de Conflictos (CRC) que funciona como el tribunal disciplinario, pero luego por orden de Leopoldo López fue reincorporado a pesar de los cuestionamientos en su contra. El colmo es que Superlano es hoy el candidato a la Gobernación de Barinas por la Plataforma Democrática y cuenta con el apoyo de LL. En medio del diálogo, León culpó fundamentalmente a Leopoldo y a Emilio Graterón. El segundo tema giró en torno al caso Monómeros y el parlamentario responsabilizó al G4 de la quiebra de esa empresa, además de presentar cuestionamientos contra el informe elaborado por la comisión especial que fue designada por la delegada. Adicionalmente, no ocultó su malestar porque excluyeron de dicha investigación a la Comisión de Contraloría, donde ya había una averiguación en marcha. Si quiere ver el programa completo, solo haga clic aquí

Darwin Chávez|@darwinch857|darwinch67@gmail.com