Daniel Ten Kate: Xi Jinping tiene una historia positiva que compartir

74
US Vice President Joe Biden (R) and Chinese Vice President Xi Jinping (L) accompanied by their translators walk across the Dujiangyan Irrigation system in Dujiangyan outside Chengdu in China's southwest province of Sichuan on August 21, 2011. Biden said that the world's biggest economy has never defaulted on its debt and never would, during a visit aimed at boosting Chinese confidence in the US economy. AFP PHOTO/Peter PARKS (Photo credit should read PETER PARKS/AFP via Getty Images)

El presidente chino, Xi Jinping, sabe cómo sincronizar sus discursos ante la élite financiera mundial.

Hace cuatro años, saludó a Donald Trump con un discurso en Davos afirmando la apertura de China y advirtiendo contra el proteccionismo, lo que le valió elogios en el contexto de la retórica de “Estados Unidos primero” proveniente de Washington.

Xi tendrá un desafío algo más difícil de contrastar con Estados Unidos en su primer discurso , esta vez en un Davos virtual, durante la presidencia de Joe Biden, quien ha abrazado el multilateralismo y se comprometió a trabajar más con aliados. La administración de Biden ya ha prometido mantener la presión sobre los abusos a los derechos humanos en Hong Kong y Xinjiang y ha condenado la última demostración de fuerza de Beijing contra Taiwán.

También es probable que Biden mantenga muchas medidas que Trump implementó para restringir las exportaciones de tecnología a algunas de las empresas más grandes de China. Por no mencionar los aranceles punitivos sobre productos chinos por valor de unos 500.000 millones de dólares.

Pero Xi tiene una historia positiva que compartir: China fue la única economía importante que creció el año pasado y acaba de firmar un pacto de inversión con la Unión Europea. China ha hecho un trabajo mucho mejor que EE. UU. Para contener el Covid-19.

Y Biden se ha ofrecido a cooperar con Pekín en áreas como el cambio climático, al tiempo que enfatiza la necesidad de competir con China, en lugar de contenerla, un respiro de los esfuerzos de Trump por poner un freno a su economía.

A fin de cuentas, Xi está en una posición más fuerte que hace cuatro años. Y Estados Unidos se ha quedado atrás.

Daniel Ten Kate/ Bloomberg Politics