AP: Manifestantes violentos asaltan el Capitolio de EEUU

73

Manifestantes leales al presidente Donald Trump irrumpieron el miércoles en el Capitolio de Estados Unidos y obligaron a los legisladores a esconderse, en un sorprendente intento de revertir las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

La Guardia Nacional y a la policía estatal y federal tomaron el control, y el alcalde de Washington impuso un toque de queda nocturno poco común. Se informó que una persona recibió un disparo.

Algunos de los miembros de la cámara de Representantes señalaron que se trataba de manifestantes incitados por Trump y sus falsos ataques a la integridad de las elecciones presidenciales de noviembre.

El presidente electo Biden, a dos semanas de su investidura, hizo un llamado al presidente Trump desde Wilmington, Delaware: «Hago un llamado al presidente Trump para que salga a la televisión nacional ahora para cumplir su juramento y defender la Constitución y exigir el fin de este asedio».

Biden dijo que la democracia estaba “bajo un asalto sin precedentes”, un sentimiento del que se hicieron eco muchos en el Congreso, incluidos algunos republicanos.


Las caóticas protestas detuvieron el conteo de los resultados del Colegio Electoral por mandato constitucional del Congreso, en el que Biden derrotó a Trump, 306-232.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, había intentado desviar al Congreso de la protesta formal del miércoles sobre esos resultados, y dijo al comienzo de los procedimientos que Trump claramente había perdido.

El procedimiento ordinariamente mundano del miércoles en el que el Congreso certificaba a un nuevo presidente siempre iba a ser extraordinario, y los partidarios republicanos de Trump prometían protestar contra los resultados electorales que han sido certificados por los estados. Pero incluso las inusuales deliberaciones, que incluyeron al vicepresidente Mike Pence y al líder de la mayoría del Senado McConnell desafiando las demandas de Trump, fueron rápidamente superadas por el caos.

En una escena estridente y fuera de control, los manifestantes se enfrentaron a la policía y entraron en el edificio, gritando y ondeando banderas de Trump y Estados Unidos mientras marchaban por los pasillos. Se informó que una persona recibió un disparo en el Capitolio, según una persona familiarizada con la situación. Se desconoce la condición de esa persona. Se encontró al menos un artefacto explosivo que fue detonado.

Los manifestantes interrumpieron abruptamente los procedimientos del Congreso en una escena espeluznante que presentaba advertencias oficiales que indicaban a las personas que se escondieran debajo de sus asientos para cubrirse y se pusieran máscaras antigás después de que se usara gas lacrimógeno en la Rotonda del Capitolio.

Los senadores estaban siendo evacuados. Algunos legisladores de la Cámara de Representantes tuitearon que se estaban refugiando en sus oficinas.

El Pentágono dijo que se estaban movilizando alrededor de 1.100 miembros de la Guardia Nacional del Distrito de Columbia para ayudar a apoyar la aplicación de la ley en el Capitolio.

Pence fue observado de cerca mientras subía al estrado para presidir la sesión conjunta en la cámara de la Cámara.

Pence tuvo un papel principalmente ceremonial, abriendo los sobres sellados de los estados después de que se llevaran en cajas de caoba utilizadas para la ocasión, y leyendo los resultados en voz alta. Pero estaba bajo una creciente presión por parte de Trump para anular la voluntad de los votantes e inclinar los resultados a favor del presidente, a pesar de no tener poder legal para afectar el resultado.

«¡Hazlo Mike, este es un momento de extrema valentía!» Trump tuiteó el miércoles.

Pero Pence, en un comunicado poco antes de presidir, desafió a Trump, diciendo que no podía reclamar «autoridad unilateral» para rechazar los votos electorales que hacen presidente a Biden.

A pesar de las repetidas afirmaciones de Trump de fraude electoral, los funcionarios electorales y su propio exfiscal general han dicho que no hubo problemas a una escala que cambiaría el resultado. Todos los estados han certificado sus resultados como justos y precisos, tanto por funcionarios republicanos como demócratas.

Arizona fue el primero de varios estados que enfrentaron objeciones por parte de los republicanos cuando el Congreso tomó una lectura alfabética de los resultados de las elecciones. Entonces estalló el caos.

Con información de AP

Foto: Andrew Harnick