Bloomberg: Fraude electoral de Maduro plantea un dilema para Joe Biden

110
,
Venezuela celebró elecciones parlamentarias organizadas por etapas el domingo, poniendo otro clavo en el ataúd de la búsqueda de dos años del líder opositor Juan Guaidó para expulsar al presidente Nicolás Maduro del poder. 

El resultado de la elección, supervisada por compinches de Maduro en el CNE y el TSJ, boicoteada por la oposición y sin observadores electorales neutrales, era una conclusión inevitable. 

Los leales, incluidos el hijo de Maduro, Nicolás Maduro Guerra y su esposa Cilia Flores, ocuparán sus escaños el próximo mes en la Asamblea Nacional, aumentando el poder del presidente sobre el cuerpo que Guaidó dirigió hasta hace poco y al que ya no pertenecerá.

En verdad, Maduro había despojado a la Asamblea Nacional del poder hace mucho tiempo y había prohibido a figuras clave de los partidos de oposición, lo que agotó el proceso político de cualquier autenticidad. Guaidó preside poco más que un reclamo simbólico de la presidencia ejecutado desde un dormitorio en su departamento de Caracas y apoyado con entusiasmo decreciente por docenas de países, incluido Estados Unidos.

La elección fingida del domingo, que puso fin a la conexión de Guaidó con la legislatura que formó la base de su reclamo a la presidencia, puede ser lo que algunos necesiten para repensar cómo lidiar con la antigua potencia petrolera que ahora es una zona de desastre humanitario dirigida por una camarilla cerrada. respaldado por Cuba e Irán. También plantea un dilema para el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, al ofrecer una apertura diplomática en la que se espera que sea duro con Maduro y ayude a negociar una transición democrática.

La crisis de Venezuela se siente mucho más allá de sus fronteras: cinco millones se han ido y están esparcidos por América Latina con necesidad de empleo y educación, lo que impone impuestos a las sociedades que luchan con Covid y las recesiones económicas.

“Maduro sale victorioso, con Trump y Guaidó fuera el próximo año. Otros países lo apoyarán por el momento, pero eventualmente llegarán a reconocer a Maduro como jefe de Estado porque no hay nadie más allí ”, dijo el analista político con sede en Caracas, Dimitris Pantoulas.

La elección, que atrajo una participación del 31%, fue parte del impulso de Maduro para dejar de lado un desafío genuino a su gobierno y dejar espacio para que los partidos de oposición leales mantengan la ilusión de la política democrática.

"No importa si la participación fue muy baja, la elección solo busca ratificar el gobierno de Maduro por la fuerza", dijo el politólogo Ángel Álvarez.

Sin oponentes reales y con una apatía generalizada, el gobierno obtuvo alrededor del 68% de los votos, según el Consejo Electoral. El resto de los votos fueron tomados en su mayoría por grupos de oposición escindidos y partidos tradicionalmente dirigidos por opositores de Maduro a los que se ordenó que el tribunal superior tomara el control antes de las elecciones. La nueva Asamblea se hará cargo el 5 de enero.

Además del hijo y la esposa de Maduro, en la nueva Asamblea Nacional estará Diosdado Cabello, considerado el segundo al mando del gobierno, y varios aliados de Maduro como Iris Varela, Tania Díaz, Mario Silva, Didalco Bolívar y Gladys Requena, según el primer reporte del CNE.

Baja participación
Las escasas multitudes llegaron a los centros de votación en las escuelas de Caracas el domingo, donde los votantes enmascarados pudieron emitir rápidamente sus votos después de que les rociaran las manos con desinfectante. En el extenso barrio marginal occidental del 23 de Enero, pocos llegaron a la escuela Manuel Palacio Fajardo, donde solía votar el difunto Hugo Chávez.

“Estoy aquí porque necesitamos desesperadamente que nuestra economía mejore”, dijo Carlos Aguilar, un electricista jubilado de 72 años que depende de los pagos de pensión miserables. "Aunque los folletos del gobierno ayudan, no es suficiente".

Guaidó y sus aliados boicotearon la elección, citando la ausencia de monitores internacionales. El Grupo de naciones de Lima, Estados Unidos y la Unión Europea rechazaron los resultados de las elecciones, generalmente citando condiciones injustas.

El gobierno intentó impulsar la participación mediante pagos en efectivo y donaciones de alimentos. Maduro incluso se comprometió a otorgar “premios especiales” a las 100 comunidades con las tasas de participación más altas.

“Es un error no participar, no me gusta ver los centros electorales tan vacíos, porque si queremos un cambio tenemos que votar”, dijo Dayana Ríos, de 40 años, de Palo Verde, un barrio obrero cercano a Petare, la barriada más grande de Caracas.

La economía atraviesa su séptimo año consecutivo de contracción, con escasez de alimentos y una inflación anual de 6.600%.

Alex Vásquez y Patricia Laya/ Bloomberg