Alexis Andarcia: Darse una oportunidad

110


Dada la inocultable expresión de rechazo que una absoluta y, por mucho mayoritaria, de venezolanos contra la farsa electoral del 6D, una visión y postura democrática, civilizada y hasta de sentido común, esperaría de cualquier político un acto de reflexión.
Sin embargo, no es el caso de estos bichitos y de quienes se prestan a su juego.

Mantener el poder, en el primer caso, es su único objetivo; la ambición por obtener un poco de las burusas de la ignominia, para los segundos, también.


De este modo, seguirán el libreto de inflar las cifras de participación, mentir y surfear sobre una crisis que, total, a la élite no le pega.

¿Qué nos queda?
En estos momentos, apoyar y participar de la consulta popular; acudir a la convocatoria para opinar sobre las posibles salidas a la crisis que nos devasta como país y como personas.


Algunos dirán que, ya eso se preguntó y se sabe la respuesta. No dejan de tener razón. Pero, ante la imposibilidad, por ahora, de convocar grandes manifestaciones y, más ahora, con la insoslayable evidencia de que este régimen está solo, sin apoyo popular, ratificar las alternativas se hace imperativo.


Ya ejecutado el NO a la dictadura, queda consolidar el SI a la esperanza. Además, consultar a los ciudadanos nunca estará demás.


¿Será cierto que el rechazo de más de un 80% del país al régimen, demostrado el 6D, se traduce en voluntad de apoyo a quienes promueven salidas?


La respuesta podemos hacerla efectiva durante los días que van desede hoy 07 hasta el 12 de diciembre.


Usted tiene la palabra. Usted decide. Si no tuvo temor en rechazar la farsa del régimen ¿Qué miedo puede tener en expresar eso que lleva dentro de su corazón?
Siempre valdrá la pena levantarse una vez mas para mirar el sol. No permita que la oscuridad lo suma.


¿Cuántas veces se debe exigir libertad? ¿Cuántas el cese de la opresión?


Esta vez, quienes estan fuera, con Venezuela en su corazón y los que estamos adentro, podremos unirnos en ello. No es tiempo de callar. Las fronteras son meros puntos y rayas, cuando toca hablar al corazón, a la valentía y la perseverancia.


Dese una oportunidad.