CSIS: TPS: un elemento vital de la política exterior de Estados Unidos hacia Venezuela

122

Estados Unidos se ha comprometido a ayudar a los venezolanos a restaurar su democracia. Es de interés nacional y regional ver seguridad y estabilidad en la región. Pero los esfuerzos de la comunidad internacional han sido insuficientes hasta ahora. La crisis humanitaria de Venezuela, que ahora enfrenta las implicaciones adicionales de la pandemia Covid-19, continúa deteriorándose a una velocidad vertiginosa sin una solución política a la vista.

Esta crisis ha provocado que más de 5,2 millones de personas huyan de Venezuela. Ahora, como migrantes y refugiados, los venezolanos buscan trabajo y una vida más segura en lugares como Colombia, Brasil, Perú, Ecuador y otros países. Pero muchos de estos venezolanos, especialmente los que tienen trabajos informales, han perdido sus medios de vida debido a la pandemia. Como resultado, algunos migrantes y refugiados no han tenido otra opción que arriesgar sus propias vidas al regresar a Venezuela.

Si bien Estados Unidos ha liderado el esfuerzo internacional para presionar al régimen de Maduro, se puede hacer mucho más para ayudar a los migrantes venezolanos dentro de sus propias fronteras. Hay dos opciones para abordar esta crisis como parte de una estrategia más integral y bipartidista para ayudar a todos los venezolanos, incluidos los aproximadamente 484,450 que ahora viven en los Estados Unidos. Una opción impactante sería otorgar el Estatus de Protección Temporal (TPS) a los venezolanos. Alternativamente, el gobierno de Estados Unidos podría emitir una proclamación presidencial de política, otorgando a los venezolanos un permiso especial temporal para residir y trabajar legalmente en los Estados Unidos.

Otorgar TPS a venezolanos

TPS es un estado migratorio temporal que se proporciona a ciudadanos elegibles de países designados que se enfrentan a un conflicto armado en curso, un desastre ambiental o condiciones extraordinarias y temporales. El TPS permite a los ciudadanos elegibles que ya se encuentran en los Estados Unidos en el momento de la designación permanecer y trabajar en el país por un período limitado o hasta que sus vidas ya no estén en riesgo al regresar a su país de origen. La designación puede durar entre 6 y 18 meses, pero a menudo se extiende mucho más allá. Actualmente, los nacionales de El Salvador, Haití, Honduras, Siria, y Nicaragua se han concedido el TPS en los Estados Unidos.

Los venezolanos que huyen de la crisis humanitaria y de seguridad de su país no son diferentes de aquellos que son elegibles para TPS. Primero, Venezuela es uno de los países más inseguros del mundo. Venezuela sufre la tasa de homicidios más alta de la región, con 16.506 asesinatos en 2019 y una tasa de 60,3 muertes violentas por cada 100.000 habitantes. Más del 90 por ciento de los casos de homicidios están sin resolver. Además, la persecución política está generalizada no solo contra los líderes de la oposición sino también contra los ciudadanos comunes. Por ejemplo, las comunidades están vigiladas por colectivos con incentivos políticos , milicias civiles organizadas leales al régimen de Maduro. A través de una motivación políticasistema de distribución de alimentos subsidiado llamado Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), muchos venezolanos se ven obligados a registrarse en el partido político del régimen de Maduro para acceder a los alimentos.

Hoy en día, Venezuela es el país más pobre del hemisferio occidental, y atraviesa una inseguridad económica , sanitaria y alimentaria sin precedentes . El Fondo Monetario Internacional predice que la hiperinflación alcanzará el 15.000 por ciento a fines de este año. Aproximadamente un tercio de su población está en riesgo de hambruna. El país ya estaba luchando con otros desafíos epidémicos antes de Covid-19. Venezuela se considera en riesgo de propagación de la fiebre amarilla, el síndrome de Guillain-Barré, el zika y la malaria , según la Organización Mundial de la Salud. Venezuela  clasifica entre los países menos capaces de mitigar y responder a una epidemia; ocupa el lugar 180 de 195 en el Índice de seguridad sanitaria mundial. Y ahora que Covid-19 se está extendiendo dentro del país, solo se espera que aumente el sufrimiento de los venezolanos. Los venezolanos que regresan han sido etiquetados por el régimen como armas biológicas . Han sido sometidos a un trato inhumano a su llegada, obligados a romper las pautas de distanciamiento social y privados de alimentos, agua potable y transporte de regreso a sus ciudades de origen.

Tanto una obligación moral como en intereses estadounidenses

  • Los venezolanos tienen un alto nivel educativo y contribuirán a la economía estadounidense. Entre toda la población nacida en el extranjero en los Estados Unidos, los migrantes venezolanos tienen el nivel más alto de educación : el 57 por ciento de los inmigrantes venezolanos en los Estados Unidos tienen un título universitario. Proporcionar TPS a los venezolanos les permitiría unirse a la fuerza laboral formal , lo que llevaría a un aumento en las contribuciones al Medicare y al Seguro Social y en la base impositiva nacional. Se sabe que los venezolanos son emprendedores y abren múltiples negocios que brindan trabajo a los locales.
  • Los venezolanos dependen de las remesas para sobrevivir . Los venezolanos ya enfrentan varios desafíos para enviar remesas a sus países de origen. Además de los esfuerzos del régimen de Maduro para restringir los sistemas de cambio de divisas, algunas instituciones financieras estadounidenses han cerrado plataformas como Zelle en el país. Según la Oficina de Presupuesto del Congreso, el 75 por ciento del número total de venezolanos que viven actualmente en los Estados Unidos calificarían para TPS . Si a estos ciudadanos venezolanos se les concediera permiso para trabajar legalmente, estarían más seguros económicamentey probablemente podría enviar remesas más necesarias a sus familiares en Venezuela. Dada la devaluación de la moneda local, las remesas en dólares son indispensables para muchos hogares venezolanos.
  • Estados Unidos necesita una política exterior clara y completa hacia Venezuela . La administración Trump ha dado pasos importantes para presionar al régimen de Maduro. Pero esta campaña de máxima presión debe complementarse con esfuerzos para abordar las crisis humanitaria y migratoria, que son consecuencia de la corrupción, la mala gestión y los abusos a los derechos humanos por parte de los regímenes de Chávez y Maduro. Proporcionar TPS a los venezolanos es una parte vital de este componente humanitario y colocaría a Estados Unidos en un importante papel de liderazgo para que lo sigan otros países.
  • Organizando la diáspora venezolana. Una comunidad venezolana estructurada y organizada en los Estados Unidos podría proporcionar una plataforma para que los venezolanos exiliados se vuelvan más activos en los esfuerzos humanitarios y diplomáticos. Ejemplos como los de las diásporas griega, cubana y judía muestran que una diáspora venezolana conectada, como organismo cohesionado y de consenso, podría tener un impacto positivo y dar forma a mejores políticas para ayudar a los venezolanos sobre el terreno.

Una alternativa al TPS

Muchos legisladores han expresado su preocupación con respecto a la dificultad de cerrar el TPS dado que los países que recibieron el estatus de TPS en la década de 1990, muchos debido a desastres naturales, todavía lo mantienen hoy. Como alternativa al TPS, el poder ejecutivo podría emitir una proclama de política dirigida al secretario de Estado, al fiscal general y al secretario de seguridad nacional otorgando estatus legal temporal a los venezolanos que ya se encuentran en Estados Unidos a la luz de las condiciones excepcionales del venezolano. crisis. Aunque esta es una solución a corto plazo, una proclamación de política permitiría a los venezolanos residir y trabajar legalmente en los Estados Unidos temporalmente. Una proclamación de política no estaría sujeta a revisión judicial y, a diferencia del TPS, puede ser revocada por el presidente en cualquier momento, lo que libera a las futuras administraciones de la obligación de seguir aplicando la política.

Hay apoyo bipartidista en el Congreso para el pueblo venezolano. No abordar la situación de los inmigrantes venezolanos aquí en Estados Unidos pondría en riesgo la vida de muchas más personas. Devolver a los venezolanos no violentos a las situaciones que amenazan la vida que enfrentan en su país de origen probablemente empeorará la crisis de seguridad nacional y, por lo tanto, hará que una posible transición futura a la democracia sea aún más desafiante.

Moises Rendón es director de la Iniciativa Futuro de Venezuela y miembro del Programa de las Américas en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington, DC Estefanía Pérez Cuellar es investigadora pasante de la Iniciativa Futuro de Venezuela.


TPS: Un Elemento Crucial de la Política de EE. UU. Hacia Venezuela

Los Estados Unidos se ha comprometido a ayudar a los venezolanos a restaurar su democracia. La seguridad y estabilidad en la región son de interés nacional y regional. Sin embargo, los esfuerzos de la comunidad internacional han sido insuficientes. La situación humanitaria en Venezuela, ahora agravada por los efectos de la pandemia del Covid-19, continúan deteriorándose sin solución política, ni de otro tipo, a vista.

Esta crisis ha provocado que más de 5.2 millones de personas hayan huido de Venezuela. Los venezolanos, migrantes y refugiados, buscan empleo y una vida más segura en lugares como Colombia, Brasil, Perú, Ecuador y otros países. Muchos de ellos, especialmente quienes tienen empleos informales, han perdido sus medios de subsistencia debido a la pandemia. Cómo resultado, muchos de los migrantes y refugiados no han tenido otra opción más que arriesgar sus propias vidas regresando a su país.

Si bien los Estados Unidos ha liderado el esfuerzo internacional para presionar al régimen de Maduro, podría hacer mucho más para ayudar a los venezolanos dentro de sus propias fronteras. Hay dos posibles opciones para abordar esta crisis a manera de una estrategia integral y bipartidista para ayudar a todos los venezolanos, incluyendo los 484.450 que se estima residen en los Estados Unidos. Una opción clave sería otorgar el Estatus de Protección Temporal (TPS) a los venezolanos. Otra alternativa podría ser que el gobierno de Estados Unidos emita una proclamación presidencial de política que otorgue a los venezolanos un permiso especial temporal para residir y trabajar legalmente en los Estados Unidos.

Otorgar TPS a Venezolanos

TPS es un estatus migratorio temporal que proporciona ciudadanos elegibles de países designados que se enfrentan a un conflicto armado en curso, un desastre ambiental o condiciones extraordinarias y temporales. El TPS permite que las personas elegibles y que se encuentran en los Estados Unidos al momento de designación permanezcan y tengan autorización de trabajo en los Estados Unidos por un período de tiempo limitado o hasta que sus vidas ya no corran peligro al regresar a su país de origen. Esta designación dura en promedio entre 6 y 18, con la posibilidad de ampliarla. Actualmente, los nacionales de países como El Salvador, Haití, Honduras, Siria y Nicaragua cuentan bajo el régimen del TPS .

Los venezolanos que huyen de la crisis humanitaria y de la inseguridad de su país no son a nacionales de otros países que cumplen con los criterios de elegibilidad y les ha sido otorgado el estatus migratorio de TPS. Primero, Venezuela es uno de los países más inseguros del mundo con la tasa de homicidios más alta de la región: 16.506 asesinatos y 60.3 muertes violentas por cada 100 mil habitantes. Más del 90 por ciento de los casos de homicidios están aun sin resolver. Los ciudadanos del común se han convertido en un nuevo blanco de la persecución y la persecución política de parte de régimen de Maduro. Existe represión en muchas comunidades por parte de grupos armados ilegales conocidos cómo colectivosy milicias civiles organizadas leales al régimen de Maduro. Muchos venezolanos se ven obligados también a inscribirse en el partido político del gobierno para poder acceder a alimentos por medio del sistema de distribución de alimentos subsidiado llamado CLAP , Comités Locales de Abastecimiento.

Los venezolanos también ponen en riesgo su vida cuando se ven obligados a regresar a su país. Siendo Venezuela el país con mayores reservas de petróleo del mundo, es actualmente el país más pobre del hemisferio debido a que atraviesa una emergencia económica , sanitaria y nutricional . El Fondo Monetario Internacional estima un 15.000 por ciento de hiperinflación para fines de este año. Aproximadamente una terceraparte de su población corre el riesgo de morir por hambruna. Antes del Covid-19, el país ya estaba luchando con retos en materia salud. Según la Organización Mundial de la Salud, Venezuela afronta la propagación de la fiebre amarilla, el síndrome de Guillain-Barré, el virus del Zika y la malaria. El país ocupa el puesto número 180 entre los 195 países menos capacitadas de mitigar y respond a una epidemia. El avance del Covid-19 traerá como consecuencia un mayor sufrimiento a los venezolanos, ya que quienes se atreven a regresar han sido etiquetados por el régimen como armas biológicasy han sido sometidos a tratos discriminatorios e inhumanos. A su llegada ellos han sido obligados a romper las normas de distanciamiento social y han sido privados de alimentos, agua potable, y acceso a transporte de regreso a sus ciudades de origen.

Una Obligación Moral que También Trae Beneficios a los Estados Unidos:

  • Los venezolanos tienen un alto nivel educativo y contribuirían efectivamente a la economía estadounidense. Dentro de la población que inmigra a los Estados Unidos, los migrantes venezolanos tienen uno de los niveles más altos de educación : por lo menos, el 57 por ciento de los venezolanos en los Estados Unidos cuenta con un título universitario. El otorgar el TPS a los venezolanos permitirá su incorporación a la fuerza laboral formal, lo que llevará a cabo un aumento en las contribuciones al Medicare y al Seguro Social y en la base nacional de impuestos. Cabe recalcar que los venezolanos cuentan con una actitud de emprendimiento e iniciativa propia para la generación de negocios que en si son fuentes de empleo.
  • Los venezolanos dependen de las remesas para sobrevivir. Sumado a las restricciones del régimen de Maduro para controlar los sistemas de cambio de divisas en el país, algunas instituciones financieras estadounidenses como Zelle han cerrado sus plataformas en Venezuela. Esto representa desafíos para aquellos venezolanos que se encuentran en los Estados Unidos pueden enviar remesas regulares. Según la Oficina de Presupuesto del Congreso de los Estados Unidos, el 75 por ciento del número total de venezolanos que vive actualmente en los Estados Unidos calificaría para recibir el TPS . Si a estos ciudadanos se les otorgase autorización de empleo, sus ingresos aumentarían y su estabilidadfinanciera mejoraría, facilitando así enviado de remesas a Venezuela. Dada la devaluación de la moneda local, las remesas en dólares son indispensables para muchos hogares venezolanos.
  • Estados Unidos debe gestionar una política exterior integral y clara sobre Venezuela. Aunque la administración Trump ha dado pasos significativos para presionar al régimen de Maduro, esta campaña de alta presión para ser efectiva debería de complementarse con esfuerzos para abordar las crisis humanitaria y migratoria, que son consecuencia de la corrupción, la mala gestión del gobierno actual, y el abuso sistémico a los derechos humanos por parte de los regímenes de Chávez y Maduro. Proporcionar TPS a los venezolanos es un elemento vital de este componente humanitario que además se coloca a los Estados Unidos como líder invitando a otros países a seguir su política.
  • Organizar a la diáspora. Una diáspora bien constituida y organizada en los Estados Unidos podría proporcionar una plataforma para que los venezolanos exiliados se involucren más activa y efectivamente en los esfuerzos humanitarios y diplomáticos. Ejemplos de dichas diásporas incluyen a las comunidades griega, cubana y judía que muestran que una diáspora venezolana cohesionada y organizada podría tener un efecto positivo y contribuir a la formulación de mejores decisiones y políticas para ayudar a los ciudadanos que aún se encuentran en Venezuela.

Alternativa a TPS

Legisladores estadounidenses han expresado su preocupación ya que una vez implementado el TPS es difícil dar marcha atrás. Algunos países que recibieron el estatus de TPS en los a ñ os 1990s —algunos debido a un desastre natural — todavía lo mantienen. Como alternativa al TPS, se podría emitir una proclamación de política por parte del poder ejecutivo dirigida al Secretario de Estado, al Fiscal General. y al Secretario de Seguridad Nacional otorgando estatus legal temporal a los venezolanos que ya se encuentran en Estados Unidos dadas las condiciones excepcionales de la crisis venezolana. Aunque esta proclamación de política es una solución de corto plazo, permitiría a los venezolanos residir y trabajar legalmente en los Estados Unidos de manera temporal. Una proclamación de política no estaría sujeta a control judicial y, a diferencia del TPS, puede ser revocada por el presidente sin aviso previo, lo que le da amplitud para hacer cambios o seguir aplicando dicha política a una futura administración de gobierno.

El apoyo hacia los venezolanos en el Congreso estadounidense es bipartidista. No abordar la situación de los inmigrantes venezolanos en este país pondría en riesgo la vida de muchas personas. Repatriar venezolanos a un contexto en el que sus vidas están en riesgo solamente empeora la crisis y complica una posible transición.

Moises Rendón / CSIS

Moises Rendon es el director de la Iniciativa Futuro de Venezuela e investigador del programa Américas en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, DC Estefania Pérez Cuellar es pasante de la Iniciativa Futuro de Venezuela.